Música cubana: pensando en el futuro (parte 3)

Por Dra. María de los Ángeles Córdova

Conferencia ofrecida en el Coloquio del Festival Jojazz y Festival Jazz Plaza, en 2004. Se publicará en varias partes

Llegados a este punto podemos constatar cómo, lamentablemente, nos dedicamos a estudiar con mucho más ahínco a nuestra matriz norteamericana que aquellas que actualmente proceden directamente de África, del Caribe, o de Sur América. Considero que las razones son claras:

En primer lugar porque el jazz ha tenido un desarrollo particular en los Estados Unidos, lógicamente influido por su propio proceso histórico. Sigue leyendo

Anuncios

Colectando la memoria del país, su propia historia… ahí va el trovador, como un camino

Por Ailer Pérez Gómez

Así reza la Canción de ombligo, que Vicente Feliú dedicara a Lino Betancourt y a los viejos trovadores. Y justo así transcurrió la fértil vida de quien tuvo su pasión en la trova de todos los tiempos. La noticia de su muerte conmociona, pero ha confirmado la trascendencia de su impronta en la crónica de acontecimientos históricos y la construcción de memoria en torno a lo más raigal de la música cubana.

Periodista, escritor y locutor radial, investigador musical por excelencia, Lino Betancourt Molina (Guantánamo, 1930 – La Habana, 2018), era reconocido como el “historiador de la trova cubana”, uno de esos títulos de honor que solo pueden otorgar la militancia y el compromiso incondicional.

Fue en su natal Guantánamo donde inició su labor profesional en emisoras radiales en los años cincuenta. Santiago de Cuba le dio luego la posibilidad de conocer de primera mano la esencia de la trova y el son más auténticos. Según su propia palabra, esto marcó su inicio en ese mundo de voces y guitarras, cuando entró en contacto, como periodista de una emisora santiaguera, con grandes cantores. Continuó más tarde en La Habana como testigo privilegiado en encuentros como la Peña de Sirique, que reunía a músicos que defendían “lo más cubano y tradicional”, entre ellos Sindo Garay, Oscar Hernández y Bienvenido Julián Gutiérrez.

Es esta la simiente de su obra, que ha quedado registrada en numerosas publicaciones periódicas, así como en casi una decena de libros, dedicados fundamentalmente a estudios acerca del nacimiento y desarrollo de la trova a lo largo y ancho de Cuba.

Entre lo más reciente de su producción, Lo que dice mi cantar (Ediciones La Memoria, Centro Pablo de la Torriente Brau, 2015), es una compilación de decenas de textos en varios géneros, escritos para el sitio digital Cubarte. Incluye crónicas, semblanzas, relatos sobre trovadores y hechos vinculados con el género; personajes conocidos, otros casi desconocidos, además de referencias a bailes, ritmos y al cancionero trovadoresco en los siglos XIX y XX.

La trova y el bolero. Apuntes para una historia (Editora Musical Producciones Colibrí, 2011), precisamente registra momentos y figuras imprescindibles de la tradición trovadoresca cubana, desde el siglo XIX hasta poco antes de la primera mitad del XX.

Como la rosa, como el perfume (Ediciones Museo de la Música, 2011), creado junto a Eduardo Ramos, es un cancionero que contiene el texto – letra de cuarenta obras emblemáticas, junto a la síntesis biográfica de sus creadores.

Igualmente son reconocidas sus publicaciones sobre la vida y obra del legendario músico cubano Francisco Repilado, Compay Segundo (2000) y Siempre Compay (2009), así como La trova en Santiago de Cuba (2005).

Recientemente había anunciado otras novedades editoriales: un volumen de crónicas y otro de un cancionero con una iconografía que incluiría unas 500 fotos de trovadores famosos.

Otro ámbito de escritura destacado es el de las notas fonográficas, donde pueden relacionarse entre sus aportes más recientes los discos De la trova un cantar, con el cual se celebró el 150 aniversario del natalicio del gran Sindo Garay o Serenatas con nombre de mujer.

Sin embargo, su obra publicada no es más que el resumen de un quehacer incansable en función del conocimiento y promoción de la música cubana en todos los espacios posibles, de ahí su intervención con la misma intensidad en la palabra escrita que en la oralidad, como experto cuya línea de pensamiento hizo énfasis en los orígenes e íconos de la canción trovadoresca en Cuba. De ese modo ofreció su saber en conferencias, conversatorios y talleres en eventos nacionales e internacionales.

Debieran tomarse como lecciones obligadas sus constantes participaciones en la mayoría de los espacios de diálogo, eventos teóricos o coloquios sobre la música cubana; su presencia en la radio, la televisión y hasta los medios digitales, con oportunos relatos de acontecimientos históricos y lúcidas reflexiones sobre los mismos.

Ejemplo notable su aporte al Festival de la Trova Pepe Sánchez, realizado cada año en Santiago de Cuba. Con razón fue señalado que “nadie le superaba en conocimiento sobre el ‘Pepe Sánchez’, entre otros motivos porque él fue uno de sus fundadores en 1964”, y por justicia en las horas posteriores a su muerte fue anunciado que el evento teórico del Festival llevará, en adelante, el nombre de Lino Betancourt.

Alto honor para quien mereciera importantes condecoraciones como el Premio Nacional de Radio (2007), el Premio del Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau (2016), o la Placa conmemorativa del Centenario del Natalicio de Rafael Hernández (Puerto Rico), pero sobre todo el reconocimiento, agradecimiento y cariño de los músicos cubanos. Como si se tratara de “un hermano de madera y barro bueno… un hermano mayor, un peregrino”.

Lino Betancourt…cronista de nuestro cantar

Por Leannelis Cárdenas Díaz

Muchos son los estudiosos que desde diversas áreas del conocimiento han dedicado su vida a la investigación de la historia de la música cubana. Tal es el caso del destacado periodista, musicógrafo y locutor de radio Lino Betancourt Molina, quien dedicara su vida a investigar sobre lo más valioso de nuestra música tradicional. Hoy, a horas de su fallecimiento, su impronta se consolida dejando un camino a seguir para futuras generaciones.

Con una acuciosa y detallada obra, Betancourt dedicó la mayor parte de su existencia a desentrañar, principalmente desde la historiografía, el decursar de géneros de la música tradicional como la trova y el son. Así mismo se preocupó por reconocer a muchos de los protagonistas olvidados de la historia de la música nuestra, haciendo especial énfasis en la cancionista cubana. Su ímpetu investigativo sumado a la combinación entre las herramientas historiográficas y periodísticas que poseía, le permitió transitar desde textos puramente históricos hasta las crónicas más sensibles. Toda la experiencia acumulada a lo largo de los años, propiciaron se convirtiera en una voz autorizada para hablar de música cubana tanto dentro como fuera de la isla. Su labor como conferencista en países de América, Europa, África y Asia ayudó a difundir y socializar aspectos tanto de la música cubana tradicional como contemporánea.

Con una obra en la que resaltan títulos como  Compay Segundo (2000), La trova en Santiago de Cuba (2005), Siempre Compay (2009), Como la rosa, como el perfume y La trova y el bolero en Cuba (ambos del 2011), Lo que dice mi cantar (2015), además de su labor como redactor de notas discográficas, sobre todo para el sello Unicornio de Producciones Abdala, Betancourt fue merecedor de innumerables reconocimientos. Entre ellos destacan las distinciones X Aniversario de la Nueva Trova, la Distinción por la Cultura Nacional, la Condición de Artista de Mérito de la Radio y la Televisión, Medalla Alejo Carpentier, el Premio de Honor Cubadisco 2010, entre otras.

Miembro de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), de la Unión de Historiadores de Cuba (UHC), de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC) y de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana (ACRC), siempre militó las filas de la cultura y la revolución.

Hoy le decimos adiós a un amante de la trova sin remedio, investigador incansable, cubano cien por ciento, a alguien que se marcha pero que nos deja a través de apuntes históricos… Lo que dice “nuestro” cantar. 

¡ÁNIMO, ANIMAL! GRAN CONCIERTO HOMENAJE A LUIS EDUARDO AUTE

A continuación reproducimos la noticia publicada en el blog del Diablo Ilustrado, aunque ya sucedió, la significación del evento será del interés de muchos.

Concierto homenaje a Luis Eduardo Aute en la celebración del 50 aniversario de su carrera musical.

El próximo lunes 10 de diciembre en el Wizink Center de Madrid tendrá lugar un concierto histórico con motivo del 75 aniversario de Luis Eduardo Aute y sus 50 años en la música. Sigue leyendo

Mama Ina, premio CUBADISCO 2018, categoría Jazz Solista

Por Ada Oviedo

Resulta muy grato acercarme a la obra de uno de los grandes músicos jóvenes a quien, además, tengo la satisfacción de conocer desde su niñez.

Gastón Joya, es de las personas que tienen un talento musical natural, acompañado de una sólida formación académica con profesores que guiaron y conformaron su personalidad artística. Es de la generación que despuntó desde los primeros años en el conservatorio “Guillermo Tomás” en su natal Villa de Guanabacoa, en las clases de violonchelo, instrumento con el que inició sus estudios musicales. Sigue leyendo

FRONTERAS DEL SON

Ponencia leída en el marco del Simposio del Fórum Internacional de Música en La Habana Cubadisco-Primera Línea 2018.

Por Santiago Auserón

En 1929, con ocasión de la Exposición Iberoamericana de Sevilla, el Septeto Nacional de Ignacio Piñeiro viajó a España, se presentó en el Pabellón de Cuba de dicha Exposición y realizó un registro fonográfico para La Voz de su Amo en Madrid, a comienzos del mes de octubre. Una agrupación sonera de creación reciente se hacía reconocer en la metrópoli tan sólo tres décadas después de culminar la independencia cubana. El son ofrecía al mundo tonos frescos, jóvenes como su nación, lentamente madurados durante cuatro siglos de soles y sombras. Antes que la madre España, el negocio discográfico norteamericano, en los inicios de su formidable expansión, había detectado el potencial sonero. Pero los avatares de la historia interrumpieron –primero en España y luego en Norteamérica– la difusión natural de la recreación cubana de ritmos y melodías populares en nuestra lengua. Sigue leyendo

Omara siempre de Cuba…La Habana

Por Yamilka Cabrera

Canciones colgadas como sábanas blancas de un balcón de La Habana de Omara. Cualquiera diría que en ellas desafía al tiempo, se reinventa y demuestra su cubanía como lo ha hecho siempre. Pues sí, Omara no tiene para cuando parar si de música se trata. Los años maltratan su andar y descuidan la firmeza de su voz, pero la “bomba” y las ganas de seguir representando la música cubana no se las quita nadie.

Omara siempre no es un disco más de la “diva del Buena Vista Social Club”, es un fonograma permeado de la buena música popular cubana y latinoamericana, en el cual su protagonista, a los casi 88 años de edad, se despliega para entregar desde un son montuno tradicional hasta un bossa nova o una canción latinoamericana. Es Omara consecuente con los nuevos caminos de nuestra música popular, atreviéndose a hacernos bailar salsa, timba e incluso guaguancó, aunque algunos digan que es un disco solo para escuchar en la quietud de la casa o en el disfrute de algún mojito cubano. Sigue leyendo

Un rockerito español en busca del ritmo perdido en la península ibérica

Por Amaya Carricaburu Collantes

En la mañana del lunes 24 de septiembre tuvo lugar una extensa conferencia del músico e investigador español Santiago Auserón. El encuentro sucedió en la sede del Cidmuc, gracias al esfuerzo colaborativo de esta institución y el Departamento de Musicología de la Universidad de las Artes ISA.

Entre los asistentes se encontraban numerosos estudiantes de la carrera de Musicología, profesores de la propia universidad, así como investigadores y músicos interesados en el curso de las investigaciones realizadas por Auserón, que tienen como eje común la búsqueda de la dimensión sociológica del mestizaje musical, y que transitan desde la demostración de la existencia en suelo ibérico del pensamiento rítmico africano, hasta la cosmovisión del mundo griego clásico a través del estudio de su música. Sigue leyendo