Festival Piña Colada, una inauguración “a lo cubano”

Por Miraima Cristina García Lacerra

A propósito del Festival Piña Colada realizado recientemente en la provincia de Ciego de Ávila y, con la intención de crear un vínculo con el quehacer musicológico del resto del país, nuestro equipo editorial tuvo la iniciativa de encomendar la realización de algunos comentarios sobre este evento a la jóven musicóloga avileña Miraima Cristina García Lacerra. Gracias a su esfuerzo podemos contar con estas impresiones de primera mano, que resaltan la importancia de este tipo de festivales para el desarrollo de la música cubana.

Grupo Orishas en su actuación durante el Festival Piña Colada, foto tomada de las redes sociales del evento
Grupo Orishas en su actuación durante el Festival Piña Colada, foto tomada de las redes sociales del evento

Ha llegado el mes de abril y corre esa época en que la capital avileña se agita ante el advenimiento de uno de los eventos más esperados del año: el Festival de música fusión Piña Colada. Una idea gestada por el músico avileño Arnaldo Rodríguez, director de la agrupación Arnaldo y su Talismán, que en los últimos años ha permitido al público de su terruño disfrutar de artistas como Leonis Torres, Alain Pérez, Alexander Abreu y Habana de Primera, Buena Fé y Qva libre, entre otros tantos.

En esta oportunidad la excitación alcanzó niveles inesperados y aún recuerdo el asombro cuando recibí la noticia a través de las redes sociales, de que el grupo Orishas asistiría a la jornada inaugural del festival. Como muchos, recibí con entusiasmo la noticia del reencuentro de dicha agrupación tras siete años de silencio. Era la oportunidad perfecta para disfrutar de la nueva producción discográfica de este grupo integrado por Hiram Riverí Medina (Ruzzo), Roldán González Rivero y Yotuel Omar Romero Manzanares (Guerrero). Poco o casi nada se ha escuchado sonar en el territorio sobre su disco Gourmet (2018), solo el single “Cuba, Isla Bella” ha disfrutado de una promoción nacional suficiente para alcanzar los espacios más recónditos de la geografía avileña. A pesar de que esfuerzos como el que nos ocupan demuestren la voluntad de la agrupación al respecto.

Tras una larga espera de dos semanas llegó el día tan anunciado, y desde pasadas las 8 de la noche el público se había trasladado hacia la Plaza de la Revolución Máximo Gómez de esta ciudad. Motivado, sin duda alguna, por el deseo de obtener un espacio privilegiado para disfrutar del concierto de este hito del hip hop cubano.
“Represent”, antológico tema perteneciente el fonograma A lo cubano (2000), fue el punto de partida para velada. Y la euforia cundió en el auditorio que mantuvo este espíritu a lo largo de canciones como “Hay un son”, “Atrevido”, “Bembé” y “A lo cubano”. En este último tema se cantó a viva voz aquel estribillo que decía: “a lo cubano/ botella de ron/ tabaco a mano…”.

Como un avance del nuevo disco el pueblo de Ciego de Ávila recibió la invitación de Yotuel a cantar junto a Roldán el single “Sastre de tu amor”, tema que evidencia la madurez con la cual este trío de artistas asume su regreso a los escenarios, esta vez mediante el compromiso de luchar contra “la enfermedad de denigrar al sexo femenino” en palabras de sus miembros. Fue así como una plaza enardecida sucumbió al encanto de aquella lírica canción cuyo estribillo decía: “Yo quiero ser el sastre de tu amor/ yo quiero hacértelo a la medida/ yo quiero que dos copas de licor/ nos pongan otra vez a la deriva.”

Otro estreno a propósito de las canciones del disco Gourmet fue el tema “Donde nací”, al cual Yotuel Romero describiera como un canto “desde los confines del corazón al barrio”. Este grabado en featuring con el reconocido cantante colombiano Silvestre Dangond y fue, sin lugar a dudas, otro bocado agradable para el paladar avileño.

Yotuel Romero, cantante del grupo Orishas, foto tomada de las redes sociales
Yotuel Romero, cantante del grupo Orishas, foto tomada de las redes sociales

Para cerrar el concierto la agrupación interpretó junto al público otros temas que años atrás justificaran la fama obtenida por esta agrupación como “537 Habana”, “El kilo” y “Que pasa”. Sin embargo, la petición de un auditorio emocionado dio al traste con la humildad de los artistas que, ya terminado el espectáculo, retornaron al escenario para interpretar otros temas como “Yo nací orisha”, “No hace falta ná” – dedicado al nocivo efecto del consumismo- y “Cuba, isla bella”.

Es necesario, por justicia, elogiar el trabajo que junto al reconocido trío integrado por Roldán, Ruzzo y Yotuel, realizaron los músicos integrantes de la orquesta con la cual se hicieron acompañar, quienes cautivaron también al auditorio por su versatilidad, gran dominio del repertorio y proyección escénica.

Las últimas palabras de este escrito serían de agradecimiento al Festival Piña Colada y a Arnaldo Rodríguez por hacer realidad el anhelo de varias generaciones de avileños.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s