El Cidmuc celebrando el 55 aniversario de la EGREM

Reconocimiento del Cidmuc  a la EGREM por sus 55 Años de fundación en el Simposio internacional del Cidmuc en CUBADISCO 2019

Por Laura Vilar, musicologa, Cidmuc

Cuando la música suena, se requiere plasmarla en algún soporte para que perdure y pueda escucharse hasta el infinito, de aquí la función principal de los estudios de grabación que acompañados de sellos discográficos, editoras musicales y varios eslabones más, que se entrelazan en una misma cadena productiva hasta formar el fonograma.

Mario Escalona, director de la EGREM, feliz de su reconocimiento. Al fondo nos acompañó el artista Isaac Delgado y funcionarios de la EGREM

Ciro Benemelis a quien recuerdo en cada certamen de Cubadisco decía que “el disco constituye la columna vertebral de la industria de la música”.

Y si seguimos ese hilo conductor llegamos a la Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales, Egrem, la primera de nuestras casas discográficas, que en esta ocasión celebra sus 55 años de constituida. Heredera del legado de otros sellos discográficos antes del triunfo de la Revolución y como nueva empresa nace con la impronta de sus estudios de grabación, sello discográfico y  editora musical.

No pretendemos historiar, otros lo han hecho y su colectivo actual ha reconocido la labor de muchos de sus fundadores y de sus artistas, pero es nuestro deseo reconocer en este Simposio el vínculo que ha existido siempre entre el Cidmuc y la Egrem, o dicho de mejor manera entre la musicología cubana y la Egrem.

Con el Cidmuc y María Teresa Linares, se concluyó la Antología de la Música Cubana, realizado por un equipo de investigadores del Cidmuc el primer volumen de la Serie Música del Caribe con el disco Folk Music of Carriacou de Granada, serie hoy detenida pero no eliminada porque podrá continuarse cuando las condiciones lo permitan, más recientemente la multimedia de la Orquesta Aragón, resultado de investigación y otros proyectos que están por llegar.

Mario Escalona agradece al Cidmuc, al fondo acompaño al Simposio durante todas sus jornadas la imagen de Fernando Ortiz, de la Serie “Umbral” del artista cubano Fernando Reyna Escalona, quien manipuló tinta y ceniza de tabaco sobre el lienzo para rendir su tributo a tan importante intelectual cubano

Otros musicólogos le han aportado a la Egrem desde diferentes eslabones del proceso de producción: la investigación, la producción, la comercialización, como A y R, la gestión, el procesamiento de archivo, la comunicación y aunque sabemos que su director actual lo valora, también nos agita, por eso no podíamos dejar de reconocerle sus esfuerzos y logros en este Aniversario. Decir también que la EGREM ha sido un loable escenario para que la musicología cubana de varias generaciones aprenda y en la praxis diaria comprenda todos los aspectos del proceso productivo desde los contenidos, el acabado del producto hasta su rentabilidad. No es producir discos, es hacerlos bien, mantener el diálogo con los artistas y lograr colocar su obra en el mercado internacional, es entender el mecanismo de una industria que debe ser sostenible y rentable.

Quiero destacar también el registro de su archivo como bien patrimonial de la nación cubana lo que constituye una de sus aristas encomiables pues además de su recuperación y socialización en nuevas propuestas discográficas, tiene la protección legal que requiere tanta música acumulada de nuestra historia.

Le agradecemos al joven artista Sandor González Vilar, su obra titulada Yuka de la serie de membranófonos de Cuba, que perduran en la música cubana, porque entendió que estaría en buenas manos, que sería cuidada con el mismo celo y amor que han sido tratados sus fonogramas. Un Yuka que deviene de los ancestros africanos, tambor que llama al baile, a la alegría, tambor que sobrevive al tiempo y usa el rojo de Changó como símbolo de un guerrero que libra grandes batallas.

De igual manera que Changó la Egrem libra sus batallas por el registro de la música cubana, por la defensa de sus artistas y por la salvaguarda de su patrimonio sonoro. Con este tambor en sus predios siempre podrá llamar a sus ancestros cada vez que sea necesario librar una nueva batalla por la defensa de la música cubana y sus creadores.

 

 

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s