30 Aniversario del Instituto Cubano de la Música

Reconocimiento del Cidmuc al Instituto Cubano de la Música en su 30 Aniversario durante el Simposio Internacional del Cidmuc en CUBADISCO 2019

Por Laura Vilar, Musicóloga, Cidmuc

Marta Bonet muestra la Obra, Yurien Heredia, coordinadora del Simposio Cubadisco 2019

Cuando se habla de Cuba no puede dejar de mencionarse a los artistas cubanos, en especial a los músicos, devenidos en su gran mayoría de las escuelas de arte de nuestro país. Formación académica mezclada con las tradiciones orales, es un resultado único, que nos identifica como cubanos.

Ahora bien, no podemos hablar del desarrollo de ellos, actualmente hay más de 19 mil músicos profesionales, si no hubiese existido un sistema institucional que lo condujera, apoyara y promoviera. Con aciertos y desacierto, esa es la realidad y creo importante reconocer la labor del Instituto Cubano de la Música que celebra este año sus 30 años de fundado.

Recuerdo a Alicia Perea, buscando becas para los niños talentos, atormentada porque no había suficientes cuerdas para los instrumentos de las escuelas, ni para la orquesta Sinfónica Nacional nunca le alcanzaba el presupuesto para todo lo que quería hacer. Recuerdo a Ciro Benemelis, fundador de este evento, buscando nuevas opciones, mercados, pretextos para dar a conocer a los artistas en el mundo.

Recuerdo a Olavo Alén, a Victoria Eli  y a Zoila Gómez buscando recursos para el Cidmuc porque ya Argeliers León nos había dado la vida como institución pero queríamos hacer más. A Gómez Cairo y a Orlando Vistel, en la defensa del patrimonio musical y en el dialogo con los músicos respectivamente.  Una lista enorme de músicos y funcionarios que le dedicaron años a conducir procesos y proteger la música cubana y a sus creadores.

Más tarde, Abel Acosta quien reordenó el sistema organizativo interno e impulsó la creación del Programa de Desarrollo de la Música con el concurso de las experiencias de los creadores en cada materia. Hoy se avanza con la batuta en mano de Marta Bonet, músico, productora discográfica y musicóloga quien paso a paso y con mucha paciencia conquista metas en tiempos muy difíciles. Ella trabaja en sinergia, cuando la dejan y la comprenden, porque ella sabe que en equipo todo es posible, ella cree en la institución y sobre todo en los creadores.

El pasado sábado me comentaba que sentía mucha felicidad pues sus compañeros de aula, de su grupo generacional alcanzaron numerosos lauros en este certamen de Cubadisco. Otra generación que avanza y deslumbra, con lo cual se le da continuidad a las obras y a las generaciones precedentes.

Para el Cidmuc, es muy placentero que nos conduzca una musicóloga porque hablamos el mismo idioma aunque es también un mayor compromiso.

No podíamos pasar por alto este aniversario porque creemos que aun cuando las instituciones tienen dificultades, es el camino más seguro para proteger y conducir los procesos creativos y a sus artistas.

Le agradecemos al joven artista Fernando Reyna Escalona que nos regalara para el Instituto Cubano de la Música a un José Martí de la serie “Yo me llamo Nadie, Nadie me llaman todos” y es un Martí que fue realizado con sal y azúcar, elementos antagónicos que representan al mar y a la tierra y que de esta contradicción nació la obra plástica, un Martí que cayó en Dos Ríos y que nutrió la tierra cubana con su sangre pero con su letra nos dio esperanzas y fuerzas para seguir adelante.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s