Benny More, eternamente iluminado por el Sol de la patria

Por Guille Vilar

Hablar sobre el Benny Moré siempre resulta un ejercicio en donde acudimos a una de las fuentes de mayor prestigio y de incidencia directa de la música popular en la sensibilidad de la nación cubana. Por lo tanto, no pretendemos el acercamiento formal a esta figura mítica de nuestro enriquecedor patrimonio sino justamente a partir de sus virtudes como músico colocar en su justa medida el significado y compromiso que encierra semejante profesión en los tiempos que corren. Lamentablemente, hay quienes se limitan a aprobar la pretensión de aquellos jóvenes que buscan insertarse como músicos en la vida cotidiana, pero sin contar siquiera con el mínimo de aval profesional que se requiere para semejante empresa. Sencillamente reconocen que puede ser una forma fácil de ganarse la vida, aunque para nada tengan en cuenta si llegarán a ser respetados en su profesión. Sin embargo, esas mismas personas que aparentemente son tan condescendientes, cuando llegan a un hospital, espera que los reciba un médico de verdad que les haga sentir que están en buenas manos. Otro tanto ocurre cuando vamos a abordar un avión. Si nos dicen que a cargo del vuelo va a estar un novato de poca experiencia como piloto, seguro que preferimos cambiar el pasaje para otro momento porque en eso nos va la vida. Pues la profesión de músico reclama el mismo nivel de exigencia que esperamos de un prestigioso doctor o de un experimentado piloto de aviación.

Foto tomade de internet

Es por eso que acudimos al Benny Moré cuya obra constituye acertado ejemplo de cómo un hombre de extracción humilde, nos ha dejado el valioso legado de una música que conserva plena vigencia en nuestros días. Por lo tanto, escuchar las grabaciones de Benny Moré se extiende mucho más allá que hacer una nostálgica mirada al pasado. Es arribar a la convicción de que definitivamente somos testigos de una inusual capacidad para sorprendernos por la magnificencia de su música. Cuanta elegancia desprenden los boleros Como fue, Mi amor fugaz y Preferí perderte, piezas matizadas no solo por el exquisito equilibrio del arreglo musical sino por el buen gusto del inspirado canto. Esta esmerada distinción de su estilo interpretativo jamás se extravía incluso en temas movidos como la guajira Cienfuegos, el mambo Bonito y sabroso o el emblemático son montuno Santa Isabel de las Lajas. Quizás la clave del secreto que explicaría la permanencia del encanto de su obra a través del tiempo, radica en que se trata un músico autentico, dotado de una enorme intuición creadora que puso en función de alcanzar indiscutible popularidad a golpe de talento.

En la historia de la cultura cubana contamos con suficientes artistas de gran valía para en nombre de ellos honrar el merecido prestigio de nuestra música en el mundo, pero cuando motivados por la fecha escogemos al Benny Moré, el orgullo que nos embarga por contar con este paladín del arte supremo es de tal magnitud, que nos vemos obligados a realizar las siguientes reflexiones. ¿Cómo es posible que ante el testimonio grabado de las magníficas canciones que conforman el archivo de este músico venerado en nuestro país, persista la presencia de quienes hacen y promueven una obra matizada por los acentos de una grotesca mediocridad? ¿Cómo es posible que, para intentar alcanzar un determinado nivel de vida, se esté dispuesto desde canciones de una sórdida estética, violentar las normas morales de la convivencia en una sociedad como la nuestra?

La recreación de textos plagados de una vulgaridad extrema se ha convertido en la negación del picaresco doble sentido, el popular gracejo criollo que ha distinguido a nuestra música bailable a lo largo del tiempo. De todos modos, para insertarse en el sólido universo musical de la nación cubana, se debe estar preparado como para competir en una serie de Grandes Ligas, donde el nivel del rigor profesional que se exige nada tiene que ver ni por asomo con los llamados “juegos de manigua”, escabroso símil donde los músicos a que hacemos referencia piensan que de esa forma pueden llegar a ser campeones. Por otra parte, es cierto. En el negocio de la música se gana mucho dinero, pero no olvidar que tales ganancias están vinculadas directamente con el prestigio profesional que se sea capaz de sedimentar durante el desenvolvimiento de una exitosa trayectoria.

Recuerden también que cuando se goza del bienestar que trae consigo la fama pasajera, se puede llegar a estar encandilado por las lámparas que tengas sobre tu rostro, pero estas se pueden fundir y entonces te quedarías a oscuras. Lo verdaderamente trascendental es que artistas de la talla de Benny Moré permanecen eternamente iluminados por el Sol de la patria, esa luz que nos permite vislumbrar su corazón agigantado ante el agradecimiento de millones de cubanos que lo honramos en el centenario de su natalicio.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s