Notas para recrear Lo Nuestro

Por: Yurien Heredia, musicóloga, Cidmuc.

Foto tomada de Internet

Festejando la más que merecida nominación del CD Lo Nuestro del músico y contrabajista guantanamero Yelsy Heredia a la 20a Entrega Anual de los Latin GRAMMYs.

Lo nuestro, pone a la vista la diversidad en nuestra identidad como cubanos. De modo particular, presenta las esencias únicas de una de las regiones más ricas culturalmente en Cuba. Este CD/DVD defiende un sentimiento de pertenencia a lo autóctono: la cultura guantanamera y su changüí como símbolo cimero.

Yelsy Heredia, entrega de manera muy sincera su visión de un Guantánamo lejano en el tiempo y en el espacio para él como creador. En esta, su carta de presentación en la escena cubana, ha apostado por sus raíces. Al componer y tocar su contrabajo, muestra influencias de los viejos changüiseros y su estilo se actualiza con todos los saberes atesorados por la experiencia como intérprete de variados géneros y estilos de la música cubana y foránea.

Yelsy aglutinó con mucho tino en su grupo a  músicos noveles y consagrados. Uno de los principales valores de este fonograma es contar con la voz y presencia de Celso Fernández “El Guajiro de Yateras”. Se trata de uno de los regineros vivos más reconocidos por expertos y público en el Alto Oriente, que le aporta el sonido de lo oriundo a Lo nuestro.

Protagoniza esta producción un formato atípico en el changüí, factible a otros géneros interpretados en este concierto. En esta formación instrumental llama la atención la supresión de instrumentos imprescindibles para este género, como el tres reemplazado en esta ocasión por el piano y la flauta; y la marímbula  por el contrabajo, con el objetivo de aprovechar todas las cualidades tímbrico-armónicas de los instrumentos incluidos. A todo esto se añade la importancia que toma la flauta como sonoridad significativa en las charangas, los trombones provenientes de las grandes orquestas y la ampliación del set de percusión sobresaliendo el papel de cada uno de los percusionistas con esos timbres tan diversos que logran en sus disímiles combinaciones de instrumentos. Estas características responden al estilo que pretende acuñar Yelsy como suyo, un changüí urbano. La armonía está muy enriquecida, los pasacalles  presentan patrones rítmicos transgresores, el tratamiento de las voces intercambia en algunos temas la estructura tradicional de presentar inicialmente el cuerpo del número y luego los coros.

El changüí es recreado de diversas maneras, desde “La voz de Yateras” en su forma más tradicional hasta “La Habana está muy cara” con elementos del rap y la timba, transitando por “Lo nuestro”  tema que da nombre al concierto. Las colaboraciones muestran tres estilos de improvisación vocal. Kelvis Ochoa en “La albahaca”, sintetiza elementos del sucu-suco de su tierra natal  y otros géneros contemporáneos como la timba. Daymé Arocena en “Hermosa Santa”, un homenaje cargado de espiritualidad para nuestra patrona la Virgen de la Caridad, muestra su formación académica y su sapiencia en el ámbito jazzístico. La Reina y La Real, en “La Habana está muy cara” son la representación de la comunión de la tradición con lo urbano integrando el rap y el changüí.

Un homenaje a los soneros de todos los tiempos es el bolero-son “La Semilla”, que recuerda tantos temas que con esa mixtura genérica hoy son imprescindibles en la playlist histórica de nuestra música y que siguen siendo un patrón a seguir. La inspiración y recreación del sonido de la Original de Manzanillo y  su efecto en los que la escuchan en medio de las fiestas carnavalescas del oriente del país es el impulso de “Cubano del Guaso”,  una defensa de la identidad de todo cubano donde quiera que esté. Reverenciar el papel de un utensilio de cocina, convertido en instrumento musical, es el tema de “El guayo”, un nengón en el que  destaca sobremanera el aporte de Yaroldy Abreu, en la interpretación de este idiófono, a lo que se suma el excelente solo de contrabajo de Yelsy que recorre con maestría los sonidos del mismo y recuerda por momentos a su antecesor la marímbula. “Identidad” es la conga que cierra este concierto, mezclando estilo New Orleans  con nuestra tradición, arrasa con todo el que la escucha. Aplausos entonces, para cada uno de los músicos que conforman esta agrupación bajo la dirección de Yelsy Heredia: Arianne Navarro en la flauta, Ernesto Oliva  al piano, Natali Chongo, Yaroldy Abreu  y Rodney  Barreto  en la percusión, Ivanovi Garzón (Pipi) y Osley Patridge en los trombones, las voces Celso Fernández y Yurien Heredia.

Escuche tantas veces como desee, y disfrute de otros elementos que son cómplices en esta búsqueda de nuestras esencias: velas, flores, cuadros pintados con tinta y ceniza de tabaco. Lo nuestro, defiende nuestras más auténticas tradiciones, no solo las musicales. Permite aglutinar en la escucha y disfrute a los de siempre y otros  que se sumen al conocimiento de esta fortuna.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s