Música de Salón, un siglo XIX sonoro que nos regresa

Por Laura Vilar Álvarez, musicóloga

Cuando Miriam Escudero me dió la gran noticia, «¡ya terminamos el disco y es un disco doble!», le respondí cortésmente pero nunca tuve la real certeza de lo que con tanto júbilo ella me decía. Al palpar dicho producto discográfico hace apenas 48 horas entendí su alegría, pues cuando te topas con un resultado profesional, de valor cultural y  belleza, el corazón late con mayor fuerza.

Portada del album, sellos Colibrí y La Ceiba

Qué hermoso y profundo homenaje a nuestra Habana querida y a Santiago de Cuba, cuando escuchamos Música de Salón, siglo XIX que hicieron Producciones Colibrí y La Ceiba, ambos sellos discográficos dedicados a plasmar excelencias de la música cubana. Hermosos temas, joyas de la música de salón, recreo de la sociedad habanera y santiaguera del siglo XIX,  intérpretes jóvenes que viajaron en el tiempo para hacernos sentir los sonidos de los quitrines y calesas por las empedradas calles donde sus melodías entretenían a la sociedad de aquellos tiempos.

La interpretación vocal y del piano con el timbre logrado nos remonta a un pasado cuyas melodías, al decir de la musicóloga Dra. Claudia Fallarero, provocan “el ejercicio sensorial de sentir, oler y escuchar las prácticas de las ciudades antiguas, a través de los escritos legados”.[i]

contraportada del album, sellos Colibrí y La CeibaPero esta sensación lograda es uno de los resultados finales de la investigación gestionada por la musicóloga Dra. Miriam Escudero Suástegui con el tema “Documentos sonoros del patrimonio musical sonoro” del Centro de Investigación y Desarrollo de la Música Cubana (Cidmuc). Ella logra aunar personas con un mismo propósito, ha creado en el Gabinete de Patrimonio Musical Esteban Salas[i] que ella dirige, un equipo de expertos en la materia, quienes con gran entrega y en un proceso complejo de búsqueda en la prensa periódica del siglo XIX, realizaron la selección, edición digital de las partituras, selección de los intérpretes, aprendizaje e interpretación de las obras, la grabación sonora, mezcla y masterización, donde finalmente se sintetiza sonoramente esta preciada producción discográfica, única en el mundo.

En estas grabaciones se devela un pasado que hoy resulta inédito, se identifica una manera de crear obras con estilo propio que son referentes de una época que a su vez reprodujo el estilo del siglo XIX europeo. Estos escenarios cubanos fueron reflejos de todo un período donde el papel de la mujer ocupó un lugar importante dentro de la creación e interpretación musical cubana, amén de las limitantes que imponía la sociedad de aquellos tiempos.

Hacer un disco es una labor altamente especializada que va desde la selección del repertorio, la selección de los intérpretes, el orden o el acople de ese discurso sonoro, la manera de captar el sonido -sus variables tecnológicas, el timbre, ecualización-  y la interpretación artística de la obra y finalmente completar el trabajo con la gráfica que lo acompaña.

Recuerdo todo este proceder que para los conocedores del tema es familiar y obvio, sin embargo, lamentablemente muchos artistas y productores no tienen en cuenta todos los elementos tirando por la borda el acabado del fonograma, lo que denota, en varias y reiteradas ocasiones falta de profesionalidad artística. Insisto en ello pues cada producto discográfico constituye un documento único que debe informar y es en sí mismo una obra de arte.

Esta aparente disgregación del tema que me inspira es precisamente para destacar y resaltar  el valor de este álbum doble, Música de Salón, cuya resultante es motivo de celebración. Con un exquisito cuidado se presentan 80 obras redescubiertas, interpretadas y adecuadas a la partitura original que fueron encontradas en la prensa periódica cubana. Las notas musicológicas de Claudia Fallarero explican todo el proceso de recolección y ordenamiento con magistral síntesis y profesionalidad. El diseño es sencillo, rememorando una época con símbolos gráficos que denotan un imaginario que hoy puede verse en las paredes y salones de museos e instalaciones de nuestra Habana colonial. Es reconocida la obra del intérprete, de manera tal que quien lo escuche conozca de la valía de estos artistas jóvenes cubanos.

Una vez más, la gestión de la investigación musicológica trae al presente un pasaje de la vida de la sociedad cubana y revela creaciones realizadas por hombres y mujeres que dejaron sus huellas creadoras en las partituras, el único testimonio de una creación artística que tuvo vida propia y sonó en muchas casas y plazas coloniales.  Merecen reconocimiento y agradecimientos especiales esos editores de antaño, visionarios, que supieron publicar lo único posible para la posteridad de esas creaciones musicales: las partituras y gracias a ellos hoy las podemos recuperar.

Marcos Madrigal interpreta alguna de las obras presentes en el disco. Foto: L. Vilar

Con este producto discográfico, moderno soporte que plasma el sonido, Miriam Escudero y todos los que trabajaron en la labor de investigación: Dra. Zoila Lapique, Dra. Claudia Fallarero, Msc. Franchesca Perdigón y Lic. Indira Marrero;  los pianistas Marcos Madrigal y Lianne Vega, el guitarrista Josué Tacoronte y los cantores Milagros de los Ángeles Soto, Roger Quintana y Anyelín Díaz y la grabación a cargo de Giraldo García y sus asistente Harold Merino Bonet y Eduardo Pico, se muestra un fragmento de “la punta visible de la inmensa y desconocida vorágine musical de la Isla en aquel entonces”[iii] que forma parte de nuestra historia y de la memoria histórico – musical de la nación cubana.

 

Notas

[i] Dra Claudia Fallarero, especialista del Gabinete de Patrimonio Musical de la Oficina del Historiador de la Ciudad, quien estuvo a cargo de la producción musical de esta álbum y las notas discográficas

[ii] Gabinete de la Oficina del Historiador de la Ciudad

[iii] Dra Claudia Fallarero, notas al CD Música de Salón, La Habana y Santiago de Cuba, siglo XIX. Producciones Colibrí y Producciones La Ceiba, La Habana 2019

 

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s