Roberto Carcassés: El talento de la sencillez.

Por: Guille Vilar

Ya desde comienzos de los años 90, el pianista y director de la experimental agrupación Estado de Ánimo, Roberto Carcassés, se nos revela como un artista de prometedora trayectoria. De hecho, las propuestas del trovador Santiago Feliú proyectan un concepto integrador cuando se fusionan con el sonido compacto de dicha agrupación. Ahí están los innumerables conciertos que juntos han realizado, al igual que las grabaciones discográficas como el sugerente CD Sin Julieta (2002), en donde Carcassés tiene a su cargo tanto los arreglos de cuerdas, piano y percusión como un exquisito tema titulado Y tú, en dónde él solo acompaña a Santiago para evocar refinado lirismo.

Del homenaje que el pasado año se le ofreciera a George Martin, el productor de los Beatles, los criterios coinciden en que la versión a piano de Roberto Carcassés acerca de la pieza I want you (She´s so heavy) es una obra excepcional por la orgánica integración del típico tumbao cubano a la densidad del agresivo rock. Tampoco se puede obviar el memorable concierto, también en 2002, que tuvo lugar en el Teatro Nacional con motivo de la actuación del cantante brasileño Lenine, en donde Carcassés con su grupo Interactivo superó todas las expectativas, incluso las del propio Lenine con esta agrupación de amplio espectro estilístico, capaz de abordar lo mismo el rock, el jazz o la timba con el mismo rigor interpretativo. Semejantes apuntes bastan para localizar las acciones de Roberto Carcassés como un encuentro seguro con la autenticidad en el arte. Y la más reciente corrección de tal afirmación ocurrió el pasado 11 de octubre en el teatro Amadeo Roldán con el concierto Sólo piano, reto rendido por la audacia del talento contenido en la sencillez del joven músico. Es el impulso que lo lleva a realizar un concierto para piano, nada menos que un sábado por la noche, convocatoria a la cual, no obstante, respondieron aquellos que descifran el aliento de lo sublime en su código creativo.

Interpretar el Preludio y Fuga en Do menor de J. S. Bach; la Sonata en Si Bemol Mayor No.10 de W. A. Mozart y la Rapsodia No. 1 en Si menor de J. Brahms, constituye de por sí un ambicioso programa para un músico de formación popular, que obviamente implica su cuota de curiosidad a la hora de enfrentarlo. Desde que Roberto Carcassés apareció en escena, nos remite de inmediato a la justa dimensión humana del hecho artístico. El magnetismo de este espectáculo no radica en la sobriedad de la atmósfera que requiere de una vestimenta apropiada como acurre en conciertos similares; sino justamente en el opuesto: estamos en presencia de un amigo que nos hace sentir como si estuviéramos en la sala de su casa, sencillamente vestido, para con la mayor naturalidad cantar el estado de gracia que requiere el piano clásico.

Para la segunda parte del concierto, confirma su dominio del concepto de lo contemporáneo en composiciones de compleja estructura como Mecánica cotidiana y Dafnis y Terry con el mismo espíritu de frescura, espontaneidad y buen gusto que lo caracteriza.

Confeso deudor de la herencia de Lilí Martínez, Ernán López-Nussa y de Keith Larret, Roberto Carcassés se encuentra inmerso en planes de estudio que le permitirán explorar regiones como compositor e intérprete, aunque figura entre artistas imprescindibles de la cultura cubana contemporánea.

Tomado de Periódico Cubadisco No. 4. Diciembre, 03.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s