Jazz desde casa. Las descargas de Chucho Valdés en Facebook.

Por Amaya Carricaburu Collantes

Desde hace cinco semanas los seguidores de Chucho Valdés en su página oficial de Facebook estamos teniendo una grandiosa oportunidad de disfrutar de pequeños recitales de alrededor de 30 minutos, que con frecuencia semanal (los martes) regala este genio de la música cubana.

Muchas han sido las iniciativas de músicos y disimiles artistas de ofrecer su arte desde la intimidad de sus casas, en medio de la gravísima situación mundial generada por la pandemia del Covid-19. Ha sido un momento de explosión creativa a nivel mundial y de mayor acercamiento artista-público, gracias a las redes sociales y en especial a Facebook. En Cuba también hemos podido disfrutar de nuestros músicos por esta vía, a pesar del limitado acceso a internet de que disponemos.

De entre toda la oferta cultural con que contamos, destaca por razones obvias de calidad la de Chucho Valdés. A lo largo de los 6 conciertos que ha ofrecido, denominándolos indistintamente mini conciertos, mini recitales o jazz desde casa -aunque yo prefiero llamarles simplemente descargas, hemos podido disfrutar de un repertorio variado, de la calidad interpretativa que nos tiene acostumbrados y por si fuera poco, de comentarios muy personales sobre cada uno de los temas interpretados. Comenzaron el día 17 de marzo y su frecuencia ha venido siendo semanal, cada martes a las 3:30 pm.

Motivado porque la conexión con la música se debe mantener y en el piano Steinway bendecido por su padre Bebo (cuya historia sobrecogedora nos contó), ha conformado cada encuentro con repertorio muy variado donde prima la música cubana y los standars de jazz, pero que recorre música de Brasil, México, España y Francia por citar algunos.

Chucho Valdés transmitiendo en Facebook Live
Chucho Valdés transmitiendo en Facebook Live

Algunos de los momentos muy especiales han sido el tributo a John Coltrane, la descarga dedicada a la música para cine, la historia de su tema Claudia, la valoración de Juanito Márquez como uno de los más grandes compositores cubanos de todos los tiempos, un guitarrista increíble, fuera de serie, compositor, un orquestador.

Y es que precisamente en esa intimidad, en esa cercanía creada por la personalidad de Chucho, reside uno de los grandes valores de estos mini conciertos, porque cuánto más significado tiene una obra o una interpretación al conocer de primera mano su historia o lo que ella significa para quien la compuso o la interpreta. Cuánto emociona notar de muy cerquita, la pasión puesta en un tema, la emoción de un recuerdo entrañable…

Al mismo tiempo, recibimos lecciones de música con las valoraciones de cada obra, e incluso de sí mismo, no es de extrañar que luego de concluir “Esta tarde vi llover” de Armando Manzanero, Chucho nos alerte: No se asusten con mis locuras, yo me voy al tono que me dé la gana y vuelvo cuando quiera, y voy para donde quiera y me muevo para Chopin y para todos lados y a veces respeto la melodía y la armonía y a veces rompo con todo eso y toco, toco lo que quiero, es mi estilo.

Otro de los momentos clave ha sido su discurso “irakerístico” como él mismo ha llamado a un extenso comentario sobre la importancia de esa legendaria banda y que transcribimos a continuación:

Creo que en la historia de la música cubana en la segunda mitad del siglo XX […], no ha habido otra banda igual que esa. Esa banda lo revolucionó todo, era un grupo que no era de música bailable, nosotros veníamos de la Orquesta Cubana de Música Moderna, de los trabajos en el Teatro Musical, de los trabajos con la Orquesta Sinfónica, nunca habíamos entrado en la onda de los bailes. Pero hacía falta tomar la popularidad de las masas grandes para llevarlas después a nuestro mundo, que también era el mundo del jazz, de la música afrocubana.

Irakere fue el primer grupo que introdujo los tambores batá y la música yoruba y hablada también en la lengua yoruba, la “Misa negra” fue un ejemplo de eso. Esa obra abrió las puertas para un camino diferente, un punto de vista nuevo, igual que la música bailable que nos lanzamos con el “Bacalao con pan”, que todo el mundo sabe que ha sido un hit mundial. Entonces realmente la banda […] como colectivo era una banda increíble, pero no solamente por la banda como tal porque individulamente […] cada uno era un tremendo músico. […] Fue el grupo que introdujo la timba indiscutiblemente, no se dejen engañar por nadie, la timba nació con Irakere, con el “Bacalao con pan”, con “A romper el coco”, con “Aguanile bonkó”, con “Los caramelos”, con el “Atrevimiento”, con todo. Irakere lo revolucionó todo, y simplemente esto yo no lo digo con vanidad ni mucho menos, lo digo con el orgullo de que nosotros queríamos hacer algo distinto de lo que estaba pasando, y esa banda se internacionalizó gracias a una figura y un nombre que está en la historia forever. Cuando Dizzy Gillespie vino en mayo del año 77 a Cuba, después que nos escuchó en el teatro Mella me dijo “Chucho yo voy a hacer que esta banda la conozcan en los festivales de jazz del Estados Unidos y de cualquier parte del mundo porque es excelente”. Y así fue, fuimos el primer grupo musical cubano que actuó en un festival de jazz de Estados Unidos.

Su “Canto a Dios” nos lo ofreció desde su propio dispositivo móvil, en la versión grabada junto a la Orquesta Sinfónica Nacional y el Coro Nacional dirigido por Digna Guerra, esta obra compuesta en 2005 no ha tenido casi difusión, el disco estuvo como medio estancado, pero el Canto a Dios fue una obra muy inspirada.

No han faltado varios temas del exitoso disco «Lágrimas negras», considerado por él como una de las cosas más hermosas que se haya hecho en la música en todos los tiempos. Por ello nos ha tocado “Si te contara” e “Inolvidable”.

Chucho Valdés portada Facebook
Chucho Valdés/Foto tomada de Chucho Valdés Oficial

Como es de esperar el impacto en redes ha sido altísimo, cada mini recital ha logrado más 90 mil reproducciones, siendo las más vistas la inaugural del día 17 de marzo con  268 mil y la del 31 del propio mes con 233 mil. Los comentarios también sobrepasan el millar cada vez, siendo el del día 31 el que más tuvo con 3.7 mil, por cierto ese día Chucho tocó «Claudia»,  «El cumbanchero», «Desafinado», «Esta tarde vi llover» y otras más, pero sobre todo nos contó la historia del primer tema y también se recreó un poco en la historia de su familia y los frecuentes nacimientos en octubre, eso fue el preámbulo de dedicarle un tema su natal pueblo Quivicán.

Mañana martes estaremos pendiente de la próxima descarga, seguros de que será otro momento de gran disfrute. Termino este comentario con las palabras que más han escrito sus seguidores: Gracias Maestro, Gracias Chucho!!

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s