Fiesta de Bembé

Por Carmen María Sáenz Coopat

Notas musicológicas escritas para el álbum Fiesta de Bembé, perteneciente a la Antología de la Música Afrocubana. Cuyos créditos de producción son los siguientes:

Producción: María Teresa Linares

Texto: Carmen María Sáenz Coopat

Técnico de grabación: Eusebio Domínguez

Fotos: Carlos Manuel

Grabación in situ, en la calle Salamanca, Matanzas, 4 de marzo de 1981.

La preservación de las manifestaciones folklóricas de procedencia africana que aún se cultivan en las zonas rurales y urbanas de Cuba, es uno de los objetivos de nuestra política cultural. Entre estas manifestaciones, las de procedencia yoruba o lucumí tienen mucha importancia en la región occidental de la Isla, en la cual se encontró gran cantidad de esclavos de esta etnia africana de acuerdo a las condiciones económicas de la colonia, lo que propicia que aún se mantengan vivos rasgos de su cultura, y, entre ellos muy marcadamente, los musicales.

La cultura musical yoruba está íntimamente vinculada a la religión. La música de la liturgia se ejecuta en los tambores batá. La profana con los güiros o abwes y los tambores de bembé, pudiendo combinarse los dos últimos tipos de instrumentos.

Bembé es también el nombre que recibe la fiesta. El baile y los toques, que aunque no tienen carácter ritual son una extensión de la práctica de la santería ya que todos sus toques y cantos se dedican a los santos u orichas del panteón yoruba por parte de los iniciados en la religión o creyentes que se divierten.

Se celebran fiestas de bembé para simple esparcimiento o para festejar el aniversario de la fecha en que un creyente se ha iniciado o hecho santo, como es el caso recogido en la presente grabación.

Los tambores de bembé no exigen fundamento ritual alguno en su construcción o manejo, aunque se guardan cuidadosamente y se “refrescan” antes de utilizarse.

Son muy variados en su construcción y forma de toque de acuerdo a la zona en que se encuentren, donde pueden hallar influencias de elementos culturales de otras etnias africanas.

Los tambores de bembé de este grupo son tres y reciben los siguientes nombres: iyá, obbatá y erún. Tienen forma cilíndrica, son unimembranófonos con el cuero clavado aunque los que tienen influencia iyesá poseen dos membranas y tensión por medio de cordaje. Pueden hacerse con tronco de palma, aguacate, cedro, pino o almendro. El cuero puede ser de buey, caballo o mula.

Los tambores que intervienen en la fiesta que hemos grabado fueron construidos en 1952. Tuvieron un sistema de tensión de cuero a través de garabatos de madera de aguacate (estacas en forma de v) introducidas en el cuerpo del tambor, similar al de los tambores de la cultura arará. Este sistema de tensión fue sustituido por el de herrajes al ser reparados los tambores y solamente el erún conservó la tensión original. El cuero de los parches es de buey.

La madera utilizada es de tronco de aguacate. El Iyá y el obbatá están hechos de duelas y el erún es enterizo. Por el extremo libre, por el que se asientan, tienen practicadas unas aberturas que forman tres patas. El erún no posee patas, como no las tuvieron en su forma original los dos tambores, que antiguamente tuvieron en su lugar otro parche.

Los tambores están decorados con los colores de la agrupación a la que pertenecen, que son rojo, azul y blanco. El iyá está adornado con pañuelos y una banda de maribbó de fibra de coco en el borde del parche.

Al conjunto de bembé también se integra un aggogo o guataca, hoja de hierro del implemento agrícola del mismo nombre (azada).

En el toque intervienen solamente hombres, que son siete y se alternan en la ejecución de los tambores y la guataca, manteniéndose un relevo dada la duración y continuidad de los cantos.

El tambor iyá es el que sale o inicia el toque e improvisa. Se percute con un palo o baqueta que sujeta el ejecutante con la mano derecha y con la izquierda percute “a mano limpia” o dando golpes sobre el parche con el puño cerrado. En los cantos de mayor expresividad se percute con el palo al borde del aro que bordea la boca del tambor y también se llega a percutir con dos palos. El tocador del iyá permanece de pie. El erún y el obbatá se percuten con dos palos y sus tocadores permanecen sentados.

La colocación de los tambores es la siguiente:

Obbatá                        Iyá                   Erún                Tocador con aggogo

(sentado)                    (de pie)           (sentado)        (de pie)

Además el conjunto tiene un cantante solista (gallo), que puede variar y que, generalmente tiene dominio de la improvisación en lengua yoruba y un coro de ocho mujeres que crece a medida que se anima la fiesta. El canto tiene una estructura de pregunta-respuesta, afirmación o repetición por parte del coro de lo planteado por el solista.

El coro baila en círculo al centro del salón frente a los tambores y el solista se integra o puede permanecer fuera de él. Este elemento coreográfico es alterado al comenzar la posesión de un santo sobre algunos participantes, con la consecuente excitación general.

La fiesta de bembé es muy dinámica y la animación colectiva va in crescendo con cada toque, que son ininterrumpidos.

El canto a Elebwa es el que inicia el bembé, por ser la deidad que abre las ceremonias y además porque es la regente en la agrupación a que pertenece la santera homenajeada. Posteriormente se ejecutaron los cantos a Oyá y Changó, que se han seleccionado por poseer una mayor calidad en la ejecución y expresividad. Además, durante la interpretación de esos cantos, se logró el clímax de la fiesta y varios participantes cayeron en la posesión de los santos estimulando el ánimo de tocadores y cantantes.

Tanto en la ciudad como en el canto se realizan actualmente fiestas de bembé. La presente se efectuó en la ciudad de Matanzas, en la calle Salamanca, el día 4 de marzo de 1981, a donde fuimos invitados cuando nos encontrábamos realizando una investigación de campo.

Hora de inicio: 8:00 pm Terminó a las 12:00 pm.

Los tambores de bembé y sus tocadores pertenecen a la agrupación Niloniyé “Los hijos de Atocha”, que encabeza el santero Eugenio Lamar Delgado “Cucho”.

TOCADORES: Grupo de tambores Niloniyé, de la casa de Eugenio Lamar.

  • Gilberto Mirales Calvo
  • Alfredo Calvo Brito
  • Reinaldo Almendari Bergolla
  • Orestes Alfonso Delgado
  • Bárbaro Mas Lamar
  • Moisés Urrutia Ruíz
  • Bárbaro Luis Chirino Miranda
  • Luis Lamar
  • CANTANTES SOLISTAS:
  • Canto a Oyá: Maximina Calle y Eugenio Lamar “Cucho”
  • Canto a Changó: Bárbaro Mas Lamar
Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s