Para la historia del Isa… África de ida y vuelta

Por María del Rosario Hernández

La celebración del Día de África convoca a reflexionar sobre las acciones realizadas por parte de la Facultad de Música de la Universidad de las Artes, referidas a las relaciones con este continente.

La presencia de la cultura africana, vista como un todo, está sistematizada en los estudios universitarios de la música en nuestro país. Resulta obvio en la enseñanza de la percusión, en los contenidos de las disciplinas “Música cubana” y “Cultura cubana”, entre otras. Pero nunca nos detenemos a observar las relaciones desde otro punto de vista, y es acerca de esa parte de la historia menos conocida, a la que nos referiremos.

Con antecedentes de la presencia de estudiantes africanos en la Escuela Nacional de Arte desde sus primeras décadas, recordamos la creación de una agrupación charanguera que todavía hoy existe y sus músicos volvieron a Cuba para continuar su trayectoria. Me refiero a la orquesta Maravillas de Mali, que tiene como asesor, arreglista y amigo a Manolito Simonet, por aquello de su presencia en la Maravillas de Florida. 

Diferentes etapas y connotaciones posee  esta relación con la Facultad de Música de la Universidad de las Artes, si se observan cómo, aunque de manera modesta, se producen relaciones en las que la Cuba de hoy, recibe y aporta. 

Existen diferentes maneras de observar la relación. Un vínculo muy claro y directo en el cual los resultados de la gestión académica se observan claramente, es cuando nos referimos a la presencia de estudiantes africanos en matrícula, cursando estudios completos. La segunda estancia en Cuba como estudiante de Bath Tapo, graduado de Musicología procedente de Mali, es recordada hoy por la maestra Grizel Hernández, ya que él fue de sus primeros alumnos en la Facultad. Bath integró aquel grupo de estudiantes africanos que habían cursado estudios en la ENA; por tanto su transcurrir por el perfil musicológico fue prácticamente a la par que sus compañeros cubanos y, de esa manera sembramos en él mucho del conocimiento y la espiritualidad.

Diversos han sido los proyectos de colaboración establecidos por las direcciones del Ministerio de Cultura, con el objetivo de colaborar en el desarrollo artístico de África. Uno de ellos fue en el año 2000 en el que varios profesores viajaron a Angola para realizar una revisión curricular, con vistas a la creación del Instituto de Arte. Continuaron estudios y acciones en diferentes países y se apoyaron las enseñanzas musicales de los niveles iniciales. No es hasta diciembre del 2006, que se concreta una vinculación universitaria sostenida todavía hoy, de diferentes maneras.

Luego de un profundo proceso de selección en Angola, la profesora Iliana García, al descubrir el inmenso talento vocal de la población angolana, propuso a la Universidad la matrícula de 4 jóvenes para el perfil Canto. Ellos, al igual que Bath Tapo en la década de los 80 del pasado siglo, cursaron la carrera completa, con mínimas adecuaciones en el currículo de la Universidad. Sus nombres: Gomes Domingo[1], Bruno Netto, Armando Zibungana y Emanuel Mendes. 

Gomez Domingo, Bruno Netto, Armando Zubungana y Emanuel Mendes, durante un concierto en Kilamba / Foto cortesía de la autora

La Universidad les aportó conocimiento musical, cultura general, amor a Cuba, que se mantienen hasta hoy. Sus voces se desarrollaron de manera importante, el don natural adquirió dominio y estilo al interpretar obras de diversos géneros y etapas históricas, siempre con la certera guía de los profesores encargados de una labor integral. Se produjo una particular interrelación, ya que llegaron al repertorio vocal internacional, a través de la visión de la cultura cubana. Ingresaron al ISA en el 2007 y se graduaron en el 2012. Fue una etapa de relevantes presentaciones públicas de los estudiantes de canto, y ellos pudieron formar parte de los mismos, lo que tributó como práctica académica a la formación profesional. 

El cantante y docente Waldo Díaz valora altamente el nivel artístico alcanzado por estos egresados, conserva materiales con sus interpretaciones de obras muy diversas genérica y estilísticamente. 

En marzo de 2014 viajan a Angola las profesoras Dra. María Eugenia Barrios y Nadiesha Barceló, designadas como contextualizadoras a partir de la propuesta de  apertura de la carrera de Canto en la institución ISarte de dicho país. El objetivo principal de esta estancia fue el conocimiento profundo de las condiciones para la realización del proyecto, a fin de proponer el currículo e iniciar la elaboración de los programas de asignaturas por parte de los profesores de la Facultad[2].

Conversando con Nadiesha Barceló acerca de lo que este hecho académico ha aportado a Angola nos dice: 

De Cuba en esa formación está básicamente el knowhow desde el cual se diseñó la carrera. La formación humanista que trasciende lo puramente técnico y trabaja la interpretación desde la construcción de los referentes históricos y musicales y los referentes personales y culturales del músico. La vinculación de lo universal, lo regional y lo nacional imbricados desde la filosofía hasta la música.

Otra cuestión de relevancia que se observa es lo aportativo de introducir el estudio de la historia, cultura y artes angolanas para su comprensión en función de la interpretación. 

Los cuatro egresados de canto mencionados anteriormente, al regresar a su país, se insertaron en la labor académica de ISartes, junto al grupo de docentes cubanos y angolanos, que ya estaban constituidos como colectivo. Al respecto, la cantante y profesora Maité Fernández expresa:

Se aportó en cuanto a la superación metodológica del claustro, los procesos de selección y la legalidad académica. Nuestros egresados de canto han sido también profesores de: Armonía [Armando]; Historia de la Música [Bruno]; Historia del arte vocal [Emanuel]; Audiciones Analíticas [Gomes].     

La profesora y cantante Maité Fernández durante una clase de canto, en Luanda / Foto cortesía de la autora.

Maité, quien laboró en Luanda, desde el 2016 hasta fecha muy reciente, considera que  esa estancia le proporcionó una de las experiencias más importantes de su vida; que tuvo que aprender a impartir materias diferentes de manera simultánea, a tutorear Tesis, y, sobre todo, a compartir con personas de otras culturas y costumbres; lo que agradece sobremanera. 

Maité Fernández con estudiantes angolanos / Foto cortesía de la autora.

Otro aspecto a recordar con énfasis fue que en el año 2018, impactó en nuestro entorno musical la presencia y obra del artista congolés Ray Lema[3], quien actuó en la edición del  Festival Internacional Jazz Plaza de ese año, acompañado por la Orquesta Filarmónica del ISA. 

Ray Lema y la Orquesta Filarmónica del ISA en el Teatro Mella / Foto cortesía de la autora.

La relación con Ray Lema fue de mucho valor. No conocíamos del trabajo desarrollado por Ray como pianista, compositor y jazzista. Su estilo, caracterizado por la presencia de la cultura del Congo fue altamente valorada por nuestros estudiantes, que primero tocaron su música –la orquesta Filarmónica del ISA, bajo la batuta de estudiantes de Dirección de Orquesta[4] realizaron el montaje inicial de las obras y luego se incorporaron el solista y el director de Brasil. Hoy no es posible pasar por alto el aspecto humano, la sencillez y capacidad de comunicación de Ray. Fueron dos presentaciones que permitieron el disfrute de un numeroso público en el Aula Magna de la Universidad de las Artes y en el Teatro Mella. 

Ray Lema y la Oruqesta Filarmónica del ISA en el Aula Magna de esa Universidad / Foto cortesía de la autora.

Fue interesante también la presencia de egresados y estudiantes en un mismo proyecto, incluso el nivel de integralidad que proporcionó esta acción artístico-académica, en tanto profesores de diferentes perfiles se incorporaron al proceso de montaje, por ejemplo, en el apoyo vocal se unieron una profesora y una estudiante de otras especialidades[5]. La orquesta estuvo además integrada por estudiantes de los niveles precedentes. 

Estas acciones nos abren un camino que ha de ser más intenso, diverso y sistemático. Saludemos hoy lo que será nuestro quehacer de siempre. 

Notas

[1] Gomes falleció en el mes de junio de 2019.

[2] Este proyecto abarcó diferentes carreras de la Universidad.

[3] Nacido en Zaire, en el año 1946. Lema es considerado como uno de los artistas más innovadores y creativos de África y del mundo. En 1974 el gobierno encargó a Lema la creación del ballet nacional zaireño. En esta etapa inició entonces sus investigaciones en la música y danzas tradicionales de las más de 250 etnias del Zaire. Viajó por los campos recogiendo ritmos y profundizando en la diversidad de la música de su país. Desde el 2004 Lema regresa a los escenarios como pianista, mezclando el jazz con influencias clásicas y ritmos africanos.

[4] Estos estudiantes de Dirección de Orquesta fueron César Eduardo Ramos y Alice Jane Guerra.

[5] La profesora Anilé Solís y la estudiante Dayamí Pérez, actualmente voz femenina del tan popular Dúo Iris.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s