Celeste Mendoza en su 90 aniversario*

Por Yamilka Cabrera, musicóloga

*El pasado 6 de abril se cumplieron 90 años del natalicio de tan importante figura para la música cubana, les ofrecemos esta semblanza como parte del reconocimiento y la admiración que, desde nuestro blog y el Centro de Investigación y Desarrollo de la Música Cubana, le profesamos a La reina del guaguancó.

En el barrio de Los Hoyos, lugar de múltiples tradiciones, nació la cantante, bailarina y rumbera Celeste Mendoza Beltrán, el 6 de abril de 1930. Un icono de nuestra cultura, tan versátil como auténtica, que habría celebrado su 90 cumpleaños. Esta excelente artista se inició en el mundo del arte desde muy corta edad, influida por las expresiones rumberas de su natal Santiago de Cuba, instintos que se materializarían de la mano de su primo Jorge Beltrán, quien ejerció como su profesor hasta convertirse en su pareja de baile.

Celeste fue una de las mujeres memorables de su época. Se convirtió en ejemplo de fuerza, perseverancia y mucho talento. Fue pionera en la interpretación femenina de la rumba, en momentos en que este género era solo cantado por hombres. Su performance la condujo a ocupar un lugar decisivo y fundamental en el desarrollo de esta forma musical y, como dijera la investigadora Rosa Marquetti, a propósito de su fallecimiento:

De no haber sido por ella, el guaguancó no habría irrumpido en voz y cuerpo de mujer y con una excelencia irrepetible en salones, pistas de cabaret y medios de difusión masiva. Era un reto no solo musical, sino también de género. La Mendoza llegó, abriéndose paso, como una tromba arrasadora que mostraba exultante su dominio escénico, su cantar desinhibido, acercando sin pedir permiso y del modo más natural, el guaguancó a la aceptación popular más absoluta.[1]

Hoy podemos reconocerla como la Reina del guaguancó. Con ella siempre hubo ocasión para rememorar sus raíces, los momentos que la acercaron a la música y al baile, sus primeros rasgos artísticos desarrollados al sonido de un cajón de bacalao, cucharas y una botella. Su proyección sin igual le permitió su incursión en todo tipo de escenarios, desde los más elegantes hasta los más populares. La radio, la televisión, el cabaret, el teatro, etc., todos estos espacios fueron inundados por la imponencia y sabrosura propia de las actuaciones de esta rumbera. Todo fue un no parar desde su aparición en la radio en 1951, como concursante en un programa de participación conducido por Germán Pinelli, lo cual le dio el impulso necesario para desarrollar su carrera profesional.

Con 21 años Celeste debutó en los escenarios de Tropicana, uno de los más prestigiosos cabarets de La Habana, bajo la dirección de Roderico Neyra Rodney. Este tiempo fue crucial en su desempeño como bailarina, lo cual complementó con su oportunidad de crear un cuarteto vocal junto a su hermana Isaura Mendoza, Omara Portuondo y Gladys León. Su proyección fue siempre así, diversa y dinámica, por ello no nos sorprende su posterior protagonismo en programas de radio como Alegrías de Hatuey, de Radio Progreso, o en la televisión en Esta noche en CMQ, dirigido por Joaquín M. Condall; también es posible recordar sus actuaciones en el Teatro Martí. Fue una época muy prolífera en su vida profesional, durante el cual su imagen y su talento fueron muy bien aprovechados por los grandes directores musicales de cada escena artística. De sus incursiones en el cine es posible recordarla en películas como Tin Tan en La Habana oel documental Nosotros, la música.

A pesar de poder actuar en todos estos afamados e incluso glamorosos escenarios, Celeste siempre mantuvo su apego a los espacios más populares, dígase centros nocturnos como Las Vegas, el Alí Bar, el Sierra, el Nacional, etc. Lugares que eran más accesibles al pueblo, gran conocedor de su quehacer y, en ellos, sembró raíces con canciones como Qué me castigue Dios (Marcelo Salazar) o Soy tan feliz (José Antonio Méndez).

Celeste Mendoza / Foto tomada de Internet

Su obra, afortunadamente, quedó perpetuada en múltiples grabaciones. De gran importancia resultan las realizadas junto al sello Gema en la década de 1950, con la dirección musical de Bebo Valdés, oportunidad que permitió el inicio de una continua relación profesional entre ambos artistas, que compartieron varias presentaciones en vivo y grabaciones musicales.

Con posterioridad al triunfo revolucionario, Celeste continuó grabando con sellos nacionales como EGREM. De sus últimas producciones resultaron discos como Celeste, mucha Celeste (1992), Cuba (1993), Reina del guaguancó (2000), Que me castigue Dios y Éxitos (2000), entre muchos más. En este aspecto, Celeste compartió con un gran número de músicos tanto en sus fonogramas como en otros a los cuales fue invitada. Entre ellos se hace necesario mencionar al propio Bebo Valdés, Ernesto Duarte y su Orquesta, el Conjunto Sierra Maestra, Los Papines, Clave y Guaguancó, etcétera.

Su arte también se dio a conocer en espacios internacionales de Europa y América Latina. La Mendoza tuvo giras artísticas en diversos países como Venezuela, Panamá, Estados Unidos, Francia, Puerto Rico, etc. Estas giras involucraban espéctaculos, programas radiales y televisivos, los cuales pudo realizar junto artistas como Ninón Sevilla, Josephine Baker, Pedro Infante, Edith Piaf y sus coterráneos Benny Moré, Elena Burke e Ignacio Villa (Bola de Nieve).

Sus actuaciones quedan en la memoria de muchos que la veneran, pues sus días de gloria fueron intensos y prolíferos. Su vasta trayectoria artística pudiera generar infinidad de investigaciones no solo en el ámbito musicológico sino también en la danzología ya que su dinamismo escénico amerita diferentes perspectivas para su comprensión. Este empeño necesario ayudaría a revelar los secretos que convirtieron a Celeste en la Reina del guaguancó.


Bibliografía

“Celeste Mendoza”,en Directorio de afrocubanas. https://directoriodeafrocubanas.com /2016/05/31celeste-mendoza/

“Celeste Mendoza”,en Ecured, http://www.ecured.cu/Celeste_Mendoza (Consultado: 16-5-2020).

Marquetti, Rosa: “Divina y terrenal Celeste Mendoza”, en Desmemoriados de la música cubana, en http://www.desmemoriados.com/divina-y-terrenal-celeste-mendoza/ (Consultado: 15-5-2020). 

Valdés, Alicia: Diccionario de mujeres notables de la música cubana. La Habana, Ediciones Unión, 2005.


[1] Rosa Marquetti: “Divina y terrenal Celeste Mendoza”, en http://www.desmemoriados.com/divina-y-terrenal-celeste-mendoza/

Anuncio publicitario

3 comentarios en “Celeste Mendoza en su 90 aniversario*

  1. Yentsy Rangel

    Fue de esas mujeres que trascendió el espacio femenino en la música. Imagino a los retos que se enfrentó dentro de una escena dominada absolutamente por hombres. No sólo fue una excelente cantante, sino expandió los márgenes de la performance femenina en la música. Excelente propuesta Yamila, muchas gracias!!!

    Me gusta

  2. Miguel Gutt

    Definitivamente los desarrollos musicales en la evolución de la música cubana desde lo relatado por Carpentier con la aparición de la Ma Teodora hasta nuestros dias es fantástico, todas las estructuras musicales tienen un atractivo singular y único, sus aportes a la construcción de la identidad cultural latinoamericana a través de la música afrocubana.
    Gracias Merce Lay por estos espacios….

    Me gusta

  3. Yaisel

    Un excelente artículo que trae a colación a una figura imprescindible de nuestra música cubana y que es muy poco mencionada o estudiada. Aún nos falta muchísimo para cubrir todas las posibilidades y aristas que la música cubana nos proporciona y es que artistas como Celeste Mendoza ameritan un análisis profundo desde todos los puntos de vista. Bravo Yamilka, por este necesario acercamiento al quehacer de esta intérprete.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s