Alto honor para el maestro Alfredo Diez Nieto.

El maestro Alfredo Diez Nieto acaba de ser investido con un alto honor. La Presidencia de la República de Cuba, a propuesta del Ministerio de Cultura, decidió otorgarle la Orden “Félix Varela” de Primer Grado, por sus valiosos aportes a la cultura de la nación.

Alfredo Diez Nieto y Rolando Rodríguez / Foto tomada de Internet

A propósito de este relevante acontecimiento, hoy difundimos las palabras, que, ante la noticia, escribiera su colega, intérprete y amigo, Evelio Tieles, reconocido violinista y pedagogo cubano, junto a una breve reseña de la distinguida trayectoria del maestro Diez Nieto.


Palabras para el maestro y amigo Alfredo Diez Nieto

Me enseñaron que uno debe ser digno de uno mismo. Alfredo Diez Nieto, digno y consecuente con su creatividad y trayectoria, nos ha convocado hoy aquí con su vida y obra: la cubanía, lo cubano.

La Orden “Félix Varela” que hoy se le otorga, se honra con Alfredo y honra al insigne nombre que le da relevancia y significado al reconocimiento.

Decía mi padre: “los grandes hombres son como las grandes montañas, se miran y se saludan”.

Los alemanes tienen sus tres B. Nosotros tenemos nuestras tres A. Alfredo tiene lo que merece desde hace años.

Honrado por su amistad, Alfredo Diez Nieto me ha enseñado que él, que ama y construye, que él, estoico, ha sabido que con la entereza y el sacrificio que requiere la paciencia, cumple con su cometido, con su destino. Eso es, al cabo de muchos años, lo que he aprendido de él. Hoy lo digo enriquecido por las diarias conversaciones que hemos tenido a lo largo del mes de febrero hasta el 17 de mayo.

Sus 101 lúcidos, cultos, inteligentes, creativos años siguen vivos y presentes. No tiene ninguna frustración. Me ha hecho mejor con su estoicismo, modestia, además de su generosidad moral y valentía personal.

Me ha aportado paz espiritual al comprender que no basta entender, sino que al mismo tiempo que entiendes debes aceptar la realidad tal cual es.

Su genialidad al servicio de su amor a Cuba: ha integrado, expresado y testimoniado otras facetas de nuestra sociedad en su música.

Su vida es un ejemplo de que la cultura cubana es un crisol que fragua múltiples raíces y fuentes del frondoso tronco de la rica y diversa cultura cubana.


Alfredo Diez Nieto / Foto tomada de Internet

Alfredo Diez Nieto, compositor, pianista, director orquestal y pedagogo cubano, nació el 25 de octubre de 1918, en La Habana. Realizó sus primeros estudios musicales, entre 1926 y 1933 en el Conservatorio Iranzo, con los maestros Rosario Iranzo, Juana Prendes, Jaime Prats, Amadeo Roldán y Pedro Sanjuán, en las especialidades de piano, solfeo, teoría de la música, armonía, historia de la música, contrapunto y fuga, composición, orquestación e instrumentación, dirección de orquesta, técnica dodecafónica, pedagogía y estética.

Posteriormente, la asistencia a los ensayos y conciertos de Erich Kleiber, en la etapa en que este estuvo al frente de la orquesta Filarmónica de La Habana, influyó notablemente en su formación como músico y especialmente como director de orquesta. Desde 1947 hasta 1951 estudió en The Juilliard School of Music, de Nueva York, con los maestros Edward Steuermann (piano), Bernard Waagenar (composición) y Fritz Mahler (dirección orquestal).

Desde 1934 se dedicó a la docencia, inicialmente en los conservatorios Iranzo, Costa, Bosh y Kohly. En 1959 fundó, organizó y dirigió el Conservatorio Alejandro García Caturla. Paralelamente, fue profesor de Armonía en el Conservatorio Amadeo Roldán, en la Escuela Nacional de Arte (ENA) a partir de 1969 y, desde su fundación en el año 1976, figuró como profesor de las Cátedras de Armonía Contemporánea, Composición y Contrapunto y Fuga en el Instituto Superior de Arte (ISA), además de permanecer en la Comisión Metodológica hasta su jubilación en 1988.

En 1963 fue nombrado director de la Escuela para Instructores de Arte, donde realizó cambios en los planes de enseñanza. También ofreció voluntariamente cursos de Armonía, Contrapunto y Fuga durante los años 1965 y 1966 en la Banda del Estado Mayor del Ejército. Luego de su jubilación continuó vinculado a la enseñanza de la música de forma sistemática.

Fue Asesor Nacional del Movimiento de Aficionados, perteneció a Comisiones Metodológicas e intervino en los planes de la Reforma de la Enseñanza Musical.

Como resultado de su larga labor docente, ha legado varias obras didácticas: Contrapunto (Ediciones Cidmuc, 2014), así como La Armonía y su aplicación y Principios de las Formas Musicales (Ediciones Cidmuc, en proceso), Teoría de la Música y La Didáctica general en la Educación Musical, estas últimas inéditas.

Uno de los hitos de su trayectoria fue la fundación, junto al musicólogo y pianista Odilio Urfé, del Instituto Musical de Investigaciones Folklóricas, IMIF (1949), el cual luego fue transformado en el Seminario de Música Popular (1963). Allí fue responsable de la organización y diseño de los programas de estudios de la docencia especializada para músicos profesionales. Como parte de este trabajo fundó y dirigió la Orquesta Popular de Conciertos Gonzalo Roig (1965-1988). Esta agrupación, formada por los músicos que asistían como alumnos al Seminario, interpretó en concierto obras de Bach, Vivaldi, Haendel, Haydn, Mozart, Beethoven, Mendelssohn, así como de Cervantes, Sánchez de Fuentes, Caturla y Edgardo Martín. Acompañó a los solistas Lucy Provedo, Yolanda Hernández, Susy Oliva, Emelina López (sopranos), Roberto Urbay, Julio Hamel, Alberto Joya, Frank Emilio Flynn (pianistas), Rafael Lay, Armando Ortega, Celso Valdés Santandreu (violinistas), Richard Egües, Alfredo Portela (flautistas), María de los Ángeles Castellanos (oboísta), Flores Chaviano (guitarrista), y Rubén Noriega (clarinetista).

Como compositor, ha defendido en todo su catálogo una estética nacional, reconociendo la obra de Amadeo Roldán como su principal influencia en este sentido. Entre sus obras pueden significarse sus creaciones sinfónicas, entre ellas tres sinfonías y otras emblemáticas como Los diablitos y Sudor y látigo, esta última para voz y orquesta, además de numerosas obras para instrumentos solistas y formatos de cámara, destacándose la Gran Sonata para piano, la Sonata para violín y el Quinteto para orquesta de cuerdas. Sus composiciones han sido escuchadas en conciertos y festivales de la antigua Unión Soviética, Bulgaria, Checoslovaquia, Estados Unidos, Canadá, Alemania, Hungría, España, Polonia, Suiza, Suecia, Puerto Rico, Argentina, Costa Rica y Cuba.

Reconocimientos

Premios

2004- Premio Nacional de Música

2005- Premio Nacional de Enseñanza Artística

2010- Premio Miguel de Cervantes y Saavedra de la Federación de Sociedades Españolas de Cuba

2013- Premio Especial Cubadisco, álbum Capricho Cubano

2014- Premio Maestro de Juventudes (Asociación Hermanos Saíz)

2018- Premio Especial Cubadisco, DVD Sinfonía Cubana

Medallas:

1979- Orden Nacional del Ministerio de Educación

1982- Por la Cultura Nacional

_____Raúl Gómez García

1983- Rafael María de Mendive

1984- Educación Cubana

2002- Alejo Carpentier 

Diplomas:

1981- Por labor en la música (Brigada Hermanos Saíz de Jóvenes Escritores y Artistas, Brigada Raúl Gómez García de Instructores y Profesores de Arte)

1983- Reconocimiento como Jurado del concurso Raúl Gómez García (Sindicato Nacional de Trabajadores)

1984- Honor al mérito por 50 años dedicados a la enseñanza (Conservatorio Amadeo Roldán)

_____ Reconocimiento en el campo de la música popular cubana (Ministerio de Cultura)

1986- Por cooperación en la esfera del Arte y la Cultura a la Casa Central de las Fuerzas Armadas Revolucionarias

_____ Fundador del Instituto Superior de Arte 

1988- Por la labor artística (Gran Teatro de La Habana)

1989- Por meritoria labor como maestro de Arte (Instituto Superior de Arte)

1992- Por Mérito Pedagógico (Ministerio de Cultura)

1993- Premio al Reconocimiento (UNEAC)

1999- Nominación al Premio Nacional de Música

2001- Nominación al Premio Nacional de la Enseñanza Artística

2002- Nominación al Premio Nacional de Música

2003- Por destacada labor autoral (Agencia Cubana de Derecho de Autor Musical y UNEAC)

2003- Miembro de Mérito de la UNEAC

2013- Diploma del Ministerio de la Música por sus 95 años de vida

2014- Doctor Honoris Causa de la Universidad de las Artes de Cuba

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s