¡Te lo dije, nos van a elogiar…!

Por Guille Vilar. Crítico musical

Para nadie resulta una novedad haber tenido entre sus manos el envase de algún producto alimenticio, en donde podemos leer la siguiente advertencia: “botarlo después de usar”. Hasta aquí todo es absolutamente normal. El problema aparece cuando dicho criterio de coherente lógica comercial, se trata de aplicar a productos culturales como puede ser el caso de una canción.

La distinción de una autentica obra musical de relieve, no se extravía con el paso de los años. Por suerte, personalidades como el relevante pianista y compositor Harold López- Nussa, saben de la vigencia de una obra de arte y con todo derecho ha revitalizado un clásico como es el caso del Baile del Buey Cansao´ de Los Van Van. Baste conocer del alboroto que ahora mismo se ha armado en las redes sociales con esta personal interpretación de Harold para su disco Te lo dije, como una fehaciente prueba de que lo verdaderamente bueno, no tiene fecha de vencimiento.

Grabado en los estudios Ojalá, en esta reciente propuesta discográfica, Harold se hace acompañar por su equipo de también músicos estrellas conformado por el trompetista Maykel González, el bajista Julio Cesar González y por su hermano Ruy Adrián López Nussa en la batería además del carismático Cimafunk como invitado, quien se apropia respetuosamente de este indiscutible éxito de Juan Formell. No puede ser de otra, pues pasar por alto la historia de esta cadenciosa conga-son con aires caribeños, que arrasara literalmente en los bailables y en nuestras fiestas de comienzos de los años ochenta, sería un absurdo.

Entonces si con semejante versión se rinde emotivo homenaje al Tren de la Música Cubana, dicho reconocimiento se extiende a Para Bailar, memorable programa televisivo de competencias de baile, espíritu que anima a Raupa, Nelson Ponce y Edel Rodriguez, los realizadores de la sugerente onda retro del vídeo clip en cuestión de dicha pieza. Editado en blanco y negro, con una textura que imita a la de una cinta de vídeo dañada por el transcurso del tiempo, las parejas de la compañía de Lizt Alfonso aparecen ubicadas en medio de una escenografía que reproduce el entorno de aquel gustado programa, donde los inevitables chispazos del jazz avalado por estos jóvenes, nos traen de regreso a la dinámica musical de hoy en día.

Finalmente, la calidad y diversidad estilística de los restantes temas del disco, le permitió confirmar a Harold López-Nussa su confianza en el alto nivel artístico del empeño alcanzado: “¡Te lo dije, nos van a elogiar…!”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s