La Anécdota Musical…El Cuarteto D’ Aida

Por Gaspar Marrero. Investigador musical

Foto: Colección Revista Show, compilada por Rosa Marquetti Torres

Durante mucho tiempo, el ambiente musical de Cuba tuvo párrafos aparte para los cuartetos vocales. Tal y como se afirma, fueron varios grupos norteamericanos de esa línea dentro de la llamada Era del Swing -ubicada por los especialistas en el lapso comprendido entre 1935 y 1945- la principal influencia para el surgimiento de agrupaciones similares en la Isla. Pero, desde luego, el repertorio de estas rendía honores a la música cubana.

Cuarteto D’ Aida, Omara, Haydée, Moraima y Elena

Ejemplo de ello lo fue el cuarteto del pianista y compositor Orlando de la Rosa, conformado por dos voces femeninas y dos masculinas. Por el grupo pasaron, entre otros, Adalberto del Río, Elena Burke, Aurelio Reinoso, Omara Portuondo y Roberto Barceló, todos ellos grandes atracciones en su etapa posterior como solistas. Tristemente, no dejaron grabaciones comerciales…

Las páginas de periódicos y revistas de entonces son pródigas en hechos curiosos, relacionados con pasajes, aparentemente intrascendentes, entre artistas del teatro, el cabaret, la radio y, desde 1950, la televisión. Y un ejemplar de la revista Bohemia deja constancia de lo que sería, con el tiempo, un gran acontecimiento musical.

Tal y como cuenta el periodista de Bohemia, las hermanas Haydée y Omara Portuondo -actualmente, Omara disfruta de verdadera e impresionante fama mundial- iban en cierta ocasión, un día de agosto de 1952, rumbo a Radiocentro, sede del Circuito CMQ. Ambas iban en busca de Amaury Pérez, quien dirigía entonces el programa de televisión El Show Colgate del Mediodía.

En el trayecto hacia Radiocentro, Omara y Haydée se toparon con Elena Burke y con la también cancionera Vilma Valle, quienes ya habían estado en CMQ, pero se encontraron con que aquel espacio televisivo tenía a otro productor. Así se lo hicieron saber a las dos hermanas. Omara explicó entonces:

-Porque nosotras pensamos hacer un dúo…

-¿Y por qué no formamos mejor un cuarteto?- dijo Elena. Omara, entusiasmada, aceptó y sugirió ir a ver, enseguida, a la pianista Aida Diestro. Vilma, no conforme con la idea, se separó del grupo, pero Haydée, Omara y Elena siguieron rumbo hasta encontrar a Aida. Impuesta de la idea, la profesora aceptó de muy buena gana y aclaró:

-Nos falta una y yo la tengo: es La negrita.

-¿Quién es La negrita? -preguntó Elena.

La negrita es Moraima Secada, muchacha, ¡un tiro! -fue la feliz aclaración de Omara.

En unos pocos días, el nuevo Cuarteto Vocal D’Aida -nombre original del grupo- ya estaba listo para debutar en televisión. El productor Rafael Duany fue quien primero las llamó, para debutar en El carrusel de las estrellas. Luego actuaron con gran éxito en el Canal 2. Poco más de un año después de aquel estreno, Omara explicaba:

-Es que nosotras cantamos, nos movemos, y le metemos a lo que sea: lo mismo a lo nuestro que a lo americano; igual a lo alegre que a lo triste…

Por los nombres citados en esta historia, puede aquilatarse la trascendencia de aquel Cuarteto D’Aida original. Deplorable resultó, no obstante, que aquella constelación de voces no resultara atractiva para los promotores cubanos del disco. Solo las llamaban para acompañar a otras figuras. Ello provocó un desprecio fonográfico para ellas de casi cinco años, hasta que el maestro Chico O’Farrill y Aida Diestro conformaran el Lp RCA Victor titulado Una noche en Sans Souci, donde Haydée, Omara, Moraima y Elena cantan con la orquesta de Chico O’Farrill, en grabaciones realizadas en México, en 1957.

Se trata de una verdadera joya fonográfica: un disco para coleccionistas…

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s