Roberto Sánchez Ferrer a sus 93 años.

Por Ada Oviedo Taylor. Historiadora del Arte

El maestro Roberto Sánchez Ferrer ocupa, sin dudas, un lugar relevante en el ámbito sinfónico en Cuba. Su prolífera labor como instrumentista, compositor, orquestador y director de orquesta lo convierten en una de las personalidades paradigmáticas de nuestra cultura musical desde la segunda mitad del siglo XX. Nacido en La Habana el 31 de diciembre de 1927, su extensa carrera con más de sesenta y cinco años de vida artística, ha abarcado una obra integradora donde la música no ha tenido fronteras estéticas entre lo popular y lo sinfónico.

Inició sus estudios musicales en el Instituto Edison y el Conservatorio Levy. En su formación en la orquestación y dirección orquestal fueron decisivos los profesores Félix Guerrero, Enrique Bellver, Enrique González Mántici y el director rumano Jean Constantinescu.

Con solo 18 años dirigió una revista musical integrada por músicos de la Orquesta Filarmónica de La Habana, lo que constituye su primera función como director de orquesta.

En 1945 conforma el Trío de Jazz nombrado Los raqueteros del Swing, donde tocaba el clarinete junto a José Álvarez en el piano y el baterista Antonio García, al que se incorporan posteriormente Arturo (Chico) O’Farrill, Kiki Hernández, Gustavo Más, Isidro Pérez y la cantante Ana Menéndez.

Integró también como saxofonista y clarinetista la Orquesta Hermanos Castro, de aquí pasa a otras importantes jazzband de la época, entre ellas Hermanos Le Batard, Orquesta Riverside y Habana Casino, presentándose en centros nocturnos y cabarets de la categoría de Montmartre, Sans-Souci y Tropicana, donde permaneció por ocho años bajo la dirección de Armando Romeu.   

En esta etapa realiza orquestaciones, tanto instrumentales como para cantantes de la talla de Esther Borja, Fernando Álvarez y el venezolano Alfredo Sadel, para sus producciones discográficas. Dirige en 1955 la primera ópera completa televisada en Cuba, La Bohéme de Puccini, al frente de la orquesta del canal 2 de la Televisión Cubana (Telemundo).

Un lugar destacado ocupa su labor como organizador y director de la Orquesta de las Juventudes Musicales, la que realiza su primera presentación el 14 de diciembre de 1958 en el Lyceum Lawn Tennis. Con ella interpreta obras significativas del repertorio universal y de compositores cubanos, entre estos últimos, versiones de obras de Manuel Saumell, Ignacio Cervantes y Esteban Salas, así como de compositores contemporáneos, entre ellos Roberto Valera, Fabio Landa, Juan Blanco, Carlos Fariñas, Nilo Rodríguez, Edgardo Martín, Félix Guerrero. En 1960 obtiene por oposición la dirección de la Orquesta de Cámara de La Habana, por lo que recesan sus funciones al frente de las Juventudes Musicales. En 1979 se vincula nuevamente a esta formación orquestal al ser invitado a  dirigir el concierto inaugural del XIV Festival de las Juventudes Musicales en Polonia.

En 1961 viaja a París como director musical de Danza Moderna de Cuba y conduce la orquesta del Teatro de las Naciones Sara Bernhardt. Este mismo año dirige La Traviata de Verdi, en la primera temporada de ópera en Cuba después del triunfo de la Revolución.

Obtiene una beca para el Instituto Superior de Música de Leipzig en 1962. Allí realiza un posgrado de dirección orquestal con el maestro Franz Jung. Al año siguiente, la Universidad de Uruguay le otorga el premio “Puerta de sol sobre ágata y amatista”, debido a los resultados de la grabación de la obra Cánticos sinfónicos a Cuba revolucionaria, del compositor Alberto Soriano.

En 1965 integra la Dirección Musical de la Ópera Nacional y desde 1976 hasta 1978 se desempeñó como Director general. Ha realizado numerosas giras internacionales a países de América Latina, Asia y Europa en los que se han presentado las más famosas zarzuelas cubanas de Gonzalo Roig, Ernesto Lecuona, Rodrigo Prats entre otros. En 1986 es invitado por la Universidad Autónoma de Chihuahua para dirigir su orquesta.

Entre sus composiciones se destacan dos óperas, Van Troi y Ecué Yamba-O, y las obras sinfónico-vocales SonMy (cantata) y Jatín (poema sinfónico-vocal para mezzo-soprano, narrador, orquesta, coro mixto y coro infantil), ambas premiadas en el Concurso de las FAR de 1973 y 1975 respectivamente.

El poema sinfónico-vocal Jatín fue estrenado en Riga, URSS, en 1980 y posteriormente en el Primer Festival Internacional de Música Contemporánea de la URSS en mayo del siguiente año.

En su catálogo autoral también destacan el ballet A Santiago con tema de la canción homónima de Juan Almeida, representado en Santiago de Cuba por Alicia Alonso y el Ballet Nacional de Cuba; también Tema y variaciones, donde recrea la canción de Eliseo Grenet Chivo que rompe tambó, y de manera didáctica a cada forma tradicional une un género cubano como el danzón, el bembé y la guajira, y las obras corales La noche para coro femenino, con letra de Rolando López del Amo y Canción coral con textos de José Martí, que obtuvo el primer premio en el Concurso de canciones corales convocado por la UNEAC de Santiago de Cuba.

Muchas felicidades maestro, por su obra y enseñanza en sus noventa y tres años de edad y más de siete décadas de fructífera labor musical.


REFERENCIA BIBLIOGRÁFICA

Jorge Garciaporrúa: “Con Sánchez Ferrer a los sesenta”, en Revista Clave, no.7, 1987, pp. 52-57.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s