De “Caminos abiertos” a “Más trombón que nunca”

Por Leannelis Cárdenas Díaz. Musicóloga

Eduardo Sandoval ha demostrado ser un instrumentista eficiente. En su reconocida trayectoria como trombonista, Sandoval ha probado su valía integrando la cuerda de metales de destacadas orquestas de la escena musical de nuestro país. Su trabajo constante lo llevó a lanzar en 2015 -bajo el sello de la Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales EGREM-, su primer álbum como solista titulado Caminos abiertos, momento que marcaría un punto de inflexión en su carrera, llevándolo a emprender de forma segura un nuevo camino.

Deudor del legado musical de Juan Pablo Torres, tal y como se autodefine, Sandoval no ha sesgado en su empeño de hacer valer todas las cualidades que posee el trombón como instrumento individual. A razón de esto, en 2019 le da vida al que se convertiría en su segundo fonograma. Igualmente, bajo el sello discográfico EGREM, este álbum denominado Más Trombón que nunca se muestra como la carta de confirmación de su trabajo como solista y líder de su propio proyecto.

Si bien Más Trombón que nunca todavía no debe ser asumido por el público como el disco “de madurez” en la carrera de este músico, sí puede ser entendido como un momento de conformación y consolidación de su estilo interpretativo y sonoro.

Integrado por un total de diez temas y bajo la producción musical de Alain Pérez, este CD parte de las bases estilísticas del jazz para recorrer de manera discreta, en ocasiones, o de forma muy evidente en otras, distintas sonoridades de la música del continente americano. A su vez, propone tanto temas originales como versiones de obras antológicas de la música cubana y universal.

Bajo la premisa de Pa qué preguntas llega el primer track del disco. Este afro-jazz de la autoría de Alain Pérez funge como obertura a lo que está por venir, trazando el camino sonoro a transitar en todo el fonograma. Solos instrumentales, un sonido enérgico en el trombón, gran trabajo de los ritmos cubanos y afrocubanos y un formato instrumental propio de las pequeñas bandas de latin jazz (piano, bajo, drums, percusión cubana e instrumento solista) no se hacen esperar.

De Bahía a Bahía, como segundo sencillo, aporta otro matiz al discurso musical en cuestión. Con sonoridades propias de la música brasilera, esta suerte de samba-bossa compuesta igualmente por Alain Pérez nos muestra un Sandoval con gran dominio del instrumento, haciendo gala de un sonido claro, limpio, preciso. Así mismo la atinada ejecución de algunos pasajes rápidos posiciona al trombonista como el protagonista indiscutible de esta obra.

Como tercer tema hace su aparición Este amor que se muere de la autoría del gran Juan Formell. Con un arreglo concebido a modo de bolero jazzeado, Sandoval tiene a bien cantar desde el trombón toda la línea melódica, cual voz humana, invitándonos a disfrutar de lo que considero el momento más artístico y de mayor calidad interpretativa del disco. Junto a Dundumbanza de Arsenio Rodríguez (cuarto track), constituyen sendos homenajes a estos dos grandes de la música cubana.

Llegados al ecuador del disco asoma Agradecido, un latin compuesto por Sandoval, para luego dar paso a las versiones no tan acertadas de los temas La bella cubana de José White y La muerte del cisne de Piotr I. Chaikovski. Aun cuando es meritorio querer interpretar temas tan conocidos del pentagrama nacional y universal, respectivamente, versionar este tipo de obras puede ser peligroso, sobre todo cuando los nuevos arreglos no tienen nada que aportar a los originales.

La obra Nostalgia de Jusef Díaz (trak ocho) es seguida por Trombón para Orula,un guaguancó que llega de la mano de Osain del Monte. Llamados por la diana de Rubén Bulnes, los tamboreros y Sandoval ofrecen esta rumba como homenaje a Orula, deidad y oráculo de la religión yoruba, y a los talentosos trombonistas que han formado y forman parte de la escuela del instrumento en Cuba. Para terminar, al grito de Te dije que se iba, Eduardo llega acompañado del propio Alain Pérez y Telmarys, quienes a viva voz y con gran cubanía ensalzan la figura de Sandoval.

Más trombón que nunca es, sin dudas, un fonograma a visitar para saber por dónde se mueve la sonoridad del trombón cubano contemporáneo.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s