Juan Rivera Prevot y La guarapachanga: 60 años de sabor cubano

Por: Ada Oviedo Taylor. Historiadora del Arte

Entre los compositores de música popular existen aquellos que a pesar de un amplio catálogo son identificados por una obra que los hace trascender, y este es el caso de Juan Rivera Prevot, con el tema La guarapachanga. Su formación autodidacta está enraizada en las más genuinas maneras de hacer que han caracterizado la música de la región guantanamera, donde nació el 27 de diciembre de 1931.

Desde muy temprana edad recibe las primeras influencias del son oriental; su propio hogar (Cuarteles e/ 6 y 7 Sur) fue centro de reuniones de amigos y músicos como Luis Martínez Griñán (Lilí) y Rafael Inciarte Brioso quienes lógicamente marcaron su futuro desempeño como creador musical.

Pero sus inquietudes musicales debieron ser aplazadas por otros compromisos de mayor urgencia hasta 1959, cuando llega a la capital como integrante del Ejército Rebelde.

A las funciones de dirección que asume desde los años sesenta incorpora su quehacer como compositor musical. Es precisamente a partir de los acontecimientos y transformaciones sociales que definieron esa década que crea su primera obra, la guaracha Se corre el rumor.

De esas vivencias se ha nutrido gran parte de su repertorio, incluyendo el título de mayor éxito y que lo ha consagrado nacional e internacionalmente: La guarapachanga.

Según cuenta el propio autor se inspiró en el entorno de los cañaverales, el guarapo y la jocosidad propia de la personalidad del cubano. El tema surgió en 1961 cuando se encontraba en la primera Zafra del Pueblo al frente de un numeroso grupo de macheteros en el central Habana Libre; así surgió también el ritmo homónimo: “Guarapachanga”, donde mezcla las células rítmicas del son con las de otros géneros musicales del Caribe.

La guarapachanga, señala también, es la decimocuarta composición en su catálogo y fue grabada de forma casual, a sugerencia de Andrés Castillo, periodista, compositor, por entonces funcionario de la compañía disquera Panart[1]. La propuesta fue hecha a modo de completar las piezas musicales que integrarían el disco en proceso de grabación del Conjunto Chapottín y sus Estrellas en el año 1962. El tema fue orquestado por alguien muy conocido por Prevot: Lilí Martínez, quien se desempeñaba como pianista y arreglista del Conjunto.

Así comenzó el exitoso camino de esta obra que estableció una rápida comunicación con el público bailador a partir de los códigos utilizados por su creador: lenguaje directo y coloquial, donde hace referencia a un personaje ya fijado en la memoria popular; Mama Inés, utilizando como estructura básica la alternancia copla-estribillo que favorece el diálogo, fluidez melódica, ritmo estable y cadencioso a lo que se suma la interpretación de uno de nuestros más grandes soneros, Miguelito Cuní con el Conjunto Chapottín en la mejor etapa de popularidad de la agrupación.

Obra recurrente en el repertorio bailable cubano, La guarapachanga ha sido versionada por cultores de variados estilos, responsables de su permanencia en generaciones tan diversas como el conjunto Casino, las orquestas Riverside con Tito Gómez, de Enrique Jorrín, Charanga Rubalcaba, así como en voces como Raúl Planas, Omara Potuondo, Rolo Martínez, Teresa García Caturla, Mayito Rivera, Enrique Álvarez y su Charanga Latina, Alexander Abreu y el Septeto Santiaguero entre otros. También han logrado igual éxito las versiones realizadas en el extranjero por Tito Puente, Celia Cruz, Rolando Lasserie, Oscar D´León y Arturo Sandoval.

La cinematografía cubana ha incluido el tema en la banda sonora de importantes documentales, Nosotros la música (1963) Rogelio París; Festival del Son, Qué bueno canta usted (1973) Sergio Giral; Un documental dedicado a Félix Chapottín y Miguelito Cuní (1980) Constante Diego “Rapi”; Yo soy del son a la salsa (1996), Rigoberto López.

Justo es reconocer otros títulos que a su vez prestigian el catálogo de Juan Rivera Prevot, compuesto por más de ciento cuarenta obras que confirman la diversidad temática y genérica de su repertorio. Le ha cantado al amor y a la mujer, a la naturaleza, a situaciones cotidianas descritas a través de géneros que van desde el son, pasando por el bolero, la guaracha, la conga hasta el merengue, y en las voces de reconocidos intérpretes como Roberto Faz y su conjunto (Sueño mentiroso, bolero-mambo); Hermanas Patterson (Tírame la serpentina, conga); Pío Leyva (Bacalao con espina, merengue), de este último también el Conjunto Los Latinos realizaron su versión; Caridad Cuervo (Me he quedado loco, bolero-mambo); Caridad Hierrezuelo (Ya no lo puedes tener, ritmo guarapachanga); Jesús Fajardo y la orquesta Oriental de Mario Patterson (Porque estoy convencido, bolero-chá); Héctor Pardo (Ya no eres amanecer, bolero), este fue incluido en la selección Boleros de Oro (Volumen II).

Muchos de los temas de Prevot han resultado finalistas y premiados en diversos eventos y concursos, entre ellos el Festival del Creador Musical, con las obras Pueblo cortando caña y Canto a la miliciana; los concursos de composición Juan Arrondo con el bolero Amor y fuego, el Carnaval de La Habana, 1990 con la conga Al rojo vivo: el Eduardo Saborit, donde obtuvo el tercer premio, con las obras Como cubano que soy, Recogiendo tu cosecha y En el surco del amor.

Son muchos los títulos que responden a su autoría, pero indudablemente La guarapachanga, al decir del propio Prevot, es “la obra que le ha dado la vida”; y así también lo confirman los bailadores que a lo largo de estos cuarenta y cinco años la han disfrutado. Mérito adicional que coloca a este destacado compositor en un sitio privilegiado dentro de la música popular cubana.

La Guarapachanga

Un día yo fui al central

a casa de mama Inés

y del trapiche saqué

guarapo para el café

CORO

La guarapachanga se puede bailar

la guarapachanga se puede gozar

la guarapachanga se puede bailar

la guarapachanga se puede gozar

En Cuba se da el tabaco

en Cuba se da el café

en Cuba se da la caña

porque Cuba rica es

CORO

Si quiere fumar tabaco

si quiere tomar café

le da la vuelta al trapiche

igualito a mama Inés

CORO

Ya yo me fumé el tabaco

ya yo me tomé el café

como cubano recuerdo

de la vieja mama Inés.

CORO


[1] Panart. Primer sello disquero cubano, fue fundado en 1944 por Ramón S. Sabat. Ubicado en el corazón de La Habana (San Miguel entre Campanario y Lealtad), en él grabaron importantes figuras de la música cubana en las décadas de los cincuenta y sesenta.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s