De la Teoría al ejercicio de la musicología en la Universidad de las Artes (ISA)*

Por María del Rosario Hernández, Grizel Hernández, Iliana García y Dinorah Valdés (†), profesoras de la Universidad de las Artes.

*Publicado en revista Clave, año 19, n. 1 / 2017, pp. 44-51.

A Argeliers León, el Maestro En el centenario del natalicio del primer decano: José Ardévol “Una tradición verdadera no es el testimonio de un pasado transcurrido; es una fuerza viviente que anima e informa el presente”

Stravinski

La musicología es una ciencia que permite el estudio de los más disímiles comportamientos de las músicas. En Cuba, su devenir está asociado a la historia misma del Instituto Superior de Arte y cimentada en el pensamiento del maestro Argeliers León. Este trabajo pretende esbozar los preceptos que condujeron la formación de los musicólogos entre 1976 y 2002, fecha en que comenzaron los estudios sistemáticos de la especialidad en el país y el año en que culminaron los estudios de la primera generación de egresados de la Mención en Música de la Maestría en Arte del ISA, actividad organizada y dirigida por el Departamento de Musicología como fase superior de su labor docente en la etapa estudiada, pues dicha Mención fue la primera experiencia de su tipo en la Facultad de Música.

Si bien la orientación teórica del diseño curricular de la carrera fue proyectada por Argeliers, su periodo de estudios con importantes maestros en el Conservatorio Municipal y su labor con María Muñoz de Quevedo y Fernando Ortiz constituye canon para la concepción de la musicología construida por el estudioso. La actividad de dichos maestros estaba avalada por un avanzado pensamiento y ejercicio docente, que le muestran otras pautas para su obra. Ambos le revelan otros modos de comprender y aplicar la teoría de la música, la pedagogía y la historiografía, disciplinas que ya eran ejercidas por Argeliers desde su vínculo como estudiante y como maestro del conservatorio.

El curso de Música Folklórica de Cuba de María Muñoz de Quevedo al cual asistió en 1943, como parte del curso de verano de la Universidad de La Habana, lo aproxima a las culturas populares y le lleva, según explicó años después, a un salto metodológico respecto a lo usual en Cuba en aquellos momentos y, de manera particular, a la aplicación de novedosos instrumentos para abordar la historia, la transcripción o el análisis de las músicas folklóricas y populares cubanas.[1]

Argeliers también recibiría en los predios universitarios las clases con don Fernando Ortiz, que le muestran otros acercamientos para comprender la formación étnica y social del pueblo cubano, así como el ejercicio de las técnicas e instrumentos de investigación. Con estos dos maestros aprehende las formas más novedosas para acercarse a la cultura popular y años después, volcaría su adiestramiento, así como su formación pedagógico musical, en la organización de la malla curricular concerniente a los cursos superiores de música creados en 1973 en la Escuela Nacional de Arte, como primer paso para la creación de la futura licenciatura en Musicología, cuya concreción se realizaría con la apertura del Instituto Superior de Arte en 1976.[2]

Desde el primer año, la formación se concentró en las disciplinas Información Musicológica, Investigación Musicológica y Práctica de Investigación, impartidas por el profesor Argeliers León. Durante ese periodo inaugural, el ejercicio de localización y fichaje de la información fue un preciso objetivo como parte esencial de la metodología de la investigación, así como los constantes ejercicios de redacción hasta llegar al proceso de diseño de investigación y trabajo final de diploma.

A estas disciplinas se añadieron otros estudios vinculados a la superación técnica e histórica y de formación cultural que se impartieron por profesores cubanos de los departamentos de Musicología y de Composición respectivamente. Asimismo se sumaron profesores de la extinta Unión Soviética para impartir las disciplinas de Armonía, Lectura de Partituras y Análisis Musical. También vale mencionar la labor de aquellos profesores de los departamentos de disciplinas generales.[3] Es importante significar la voluntad de los profesores de esta primera etapa en impartir contenidos relativos al estudio de la música del siglo XX, temas que cambiarían paulatinamente en los cursos posteriores por diversas razones.

La pronta incorporación al claustro del profesor Olavo Alén, quien había obtenido el título de Doctor en Ciencias en la Universidad de Humboldt, Alemania, con máximos lauros, conllevó la incorporación de novedosos contenidos en la formación del musicólogo cubano, en tanto se comenzó a impartir la disciplina Transcripción con un nuevo perfil[4] y por primera vez, Organología y Teoría del Folklore. Estas materias aportaron las técnicas para afrontar el estudio de las músicas folklóricas, interpretar sus maneras de hacer en el marco de determinado contexto sociocultural y entender dichos fenómenos con una sólida perspectiva teórica. El abordaje de dicho campo de estudio necesitaba con urgencia de la investigación científica dada la rápida pérdida y deterioro de nuestro patrimonio musical en esta esfera de acción.

Al crearse en 1978 el Centro de Investigación y Desarrollo de la Música Cubana (Cidmuc)[5] –otro importante proyecto de Argeliers junto a Olavo Alén– la musicología cubana estaba preparada para abordar con herramientas científicas, el estudio de las más tradicionales manifestaciones de la cultura musical folklórica y popular. De ello dan fe los trabajos de curso de dichas disciplinas que asentaron información fundamental para el posterior desarrollo de la obra Instrumentos de la música folklórico-popular de Cuba. Atlas, realizada en esa institución, que necesitó de una magna labor colectiva a la que se incorporaron los primeros grupos de egresados, en particular del primer curso regular diurno, quienes pasarían aún estudiantes a ser parte de esta entidad.

Si bien el perfil etnomusicológico marcó la primera etapa del ejercicio de la licenciatura dada la emergencia del estudio de nuestro patrimonio, es significativa la diversidad de temáticas que como objeto de estudio muestran los trabajo de diploma, lo cual ha sido una constante en correspondencia con la propuesta de la musicología globalizadora y diversa que caracterizó la conceptualización teórica conferida a la especialidad por su fundador.[6]

Todavía sin ser valorado bajo el concepto de práctica pre profesional, los estudiantes de los diversos cursos se vincularon a la redacción de críticas para la prensa plana –en particular de los festivales de Música Contemporánea de la UNEAC y de la Asociación Hermanos Saíz– poniendo en práctica los postulados del maestro cuando expresaba la emergencia de socializar el accionar musicológico. Coadyuvaba a este objetivo el adiestramiento como músico y la formación teórico-musical de los estudiantes que se consolidada con otras experiencias a partir de su incorporación a los estudios superiores.[7]

La presencia de los profesores rusos constituyó un aporte significativo en la renovación del pensamiento teórico e histórico en los primeros años de la carrera. Si bien ya era sólida la formación hacia el campo etnomusicológico, se hizo evidente la necesidad de continuar revolucionando y actualizando las disciplinas de carácter técnico.

De esta manera la incorporación paulatina en la década de 1980, de un sólido grupo de jóvenes que realizaron estudios superiores en diversos centros de enseñanza de la extinta Unión Soviética constituyeron momentos de nuevos cambios. Previamente se había incorporado el profesor Jesús Gómez Cairo para impartir Análisis Musical y Teoría del Folklore; posteriormente María del Rosario Hernández, Mercedes Aróstegui y Mercedes de León continúan la renovación de los contenidos de Historia de la Música, Solfeo y Análisis Musical y años después la presencia del profesor Leonid Dyz, conmueve de manera radical los contenidos de estas disciplinas e impone un viraje metodológico significativo al desarrollo de las líneas teórico-históricas del Departamento de Musicología y de la Facultad.[8]Algunos logros en este sentido son el estudio de los estilos armónicos que planteó un reto en el contenido del programa de la disciplina Armonía. Asimismo se incluyó Historia de la Polifonía como asignatura en la concepción del nuevo plan de estudio (Plan C) que se concibió en esos años.[9]

Los enfoques en la armonía y la polifonía funcional, el análisis integral y las concepciones de los musicólogos ruso-soviéticos sobre la “entonación”[10]enriquecieron el panorama teórico e hicieron posible el abordaje del estudio de la música y los músicos –universales y cubanos– a partir de la interacción entre todos los componentes del texto musical, así como de conceptos matemáticos, filosóficos y dramatúrgicos vinculados al entramado histórico-cultural.

La integración dialéctica de lo existente en nuestro con- texto con lo valioso que aportaba la cultura y tradición pedagógica y musicológica de esa nación, preparó un nuevo escenario para el florecimiento en las ramas teóricas que tomó lo más significativo de ambas líneas y logró una síntesis y coexistencia de diferentes puntos de vista que se han complementado al seguir lo tradicional que subyace, se transforma y enriquece al propiciar nuevos métodos y enfoques.

La etapa fundacional protagonizada por la guía del maestro Argeliers León dejó un importante sedimento para todo el proceso renovador que continuó a partir de 1984 bajo una nueva dirección departamental, el enrique- cimiento del claustro del departamento con jóvenes egresados y con el nuevo diseño curricular expuesto en el Plan C.[11]Las propias contradicciones existentes en el momento de confrontación de los diferentes enfoques, posibilitó el desarrollo de la ciencia musicológica en Cuba, así como los modos de asumir su enseñanza. Se trataba de retomar todo lo que nuestra tradición mantenía como auténticos valores de la cultura musical cubana para recibir e integrar aquellos nuevos que se nos ofrecían como nación inmersa en un proceso de cambios generados por la Revolución.

la tradición no es lo viejo, sino lo constante, lo que trasmite la autenticidad, el sustrato étnico en transformación, las herencias culturales, y ese fluido que va de la nacionalidad a la nación, y de esta a su entrelazamiento con lo internacional. Cuando José Martí afirmaba que “los juicios de lo pasado son códigos de lo futuro”, dejaba claro que lo que cuenta es el núcleo de verdad, de razón y fuerza motriz que existe en el movimiento de la historia en un determinado lugar, tanto en la vida como en el pensamiento, en la cultura y específicamente en el arte. Ello nos define a la tradición como un enlace dialéctico entre lo que fue y lo que será, como el componente que asegura la línea de continuidad y la unidad en el desarrollo.

Iliana García: “Tradición y caminos del arte coral en Cuba”, p. 7.

Partiendo de una perspectiva dialéctica que no rechazara lo positivo de tales enfoques, sino que aceptara su valor operativo como formas surgidas de la lógica histórico-cultural en sus respectivos contextos –generadas por el avance de los estudios en este campo– y sumadas a la búsqueda de nuevas vías funcionales en la docencia, se descubre la coyuntura y posibilidad de integrar convenientemente todo aquello que en la práctica musicológica y artística podía ser de gran eficacia y aplicación. Dichos cambios condujeron de forma paulatina a un enfoque desde la interdisciplinariedad que tomó madurez a partir del trabajo de los diversos colectivos de asignaturas[12]y con- dujo a métodos, modificación y fortalecimiento de las de modalidades de clases (en conferencias e individuales), en las concepciones evaluativas como parte del hacer del departamento, ya integrado por colectivos de asignaturas relativamente independientes.

Los cambios alcanzaron también al resto de las disciplinas del plan de estudio e impusieron transformaciones en los contenidos de disciplinas vinculadas a la etnomusicología, a la metodología de la investigación así como otras exigencias y dinámicas a los estudios vinculados con la formación filosófica y humanística.[13] La Lectura de Partituras, impartida al inicio por profesores rusos, tomó paulatinamente un sentido más integrador al incorporarse profesores cubanos, que aportaron un pensamiento analítico-musicológico a dicha disciplina.

Un ejemplo ilustrativo, en el sentido de las acciones realizadas en función de una necesaria relación interdisciplinaria, resulta la línea adoptada en clases de Armonía, Polifonía o Análisis, en las que tomando aquello valedero que existía en la academia, se sumaba lo nuevo que permitía una mirada más amplia donde se tomaban en cuenta las interacciones de todos los componentes del texto musical y se aplicaban conceptos matemáticos, filosóficos, dramatúrgicos y referentes históricos.

Partiendo de una perspectiva dialéctica que no rechazara lo positivo de tales enfoques, sino que aceptara su valor operativo como formas surgidas de la lógica histórico-cultural en sus respectivos contextos –generadas por el avance de los estudios en este campo– y sumadas a la búsqueda de nuevas vías funcionales en la docencia, se descubre la coyuntura y posibilidad de integrar convenientemente todo aquello que en la práctica musicológica y artística podía ser de gran eficacia y aplicación.

En las disciplinas teóricas de la música antes mencionadas se fue llegando, de forma paulatina, a un enfoque desde la interdisciplinariedad.

Específicamente en Armonía:

—El enfoque integra una visión que concibe la entidad armónica (acorde, progresión, secuencia…) como una estructura cuyo valor (o función) depende del contexto, de la estructura del todo y la parte, de la macroforma y la microforma con sus variados significados dentro de la dramaturgia musical.

—Las variantes de cifrados armónicos son válidas en concordancia con el objetivo para el cual han sido destinados: la ejecución en el teclado (cifrados barrocos, populares); o para el análisis que generaliza y sintetiza en los diferentes ámbitos, ya sean específicos de una obra, compositor, estilo epocal o género.

—El enfoque histórico en los estilos musicales concebido bajo el prisma de la dialéctica, permite ver los procesos de creación en una continuidad lógica que asume la tradición, a la vez que plantea rupturas y nuevos retos en el medio armónico. Se destaca el papel de la personalidad artística, de sus rasgos individuales, singulares, como parte de un estilo con sus regularidades y características más generales.[14]

Partiendo de los principios didácticos y de los avances de la ciencia artístico-pedagógica y específicamente musical esta concepción integradora de la armonía ha encontrado total coherencia y viabilidad en la enseñanza de la disciplina.

El estudio de los estilos armónicos planteó un nuevo reto en el programa de la Disciplina en el departamento. Nunca antes se había asumido, lo cual ha sido uno de los logros. Asimismo, la inclusión de Historia de la Polifonía como asignatura, fue producto de esta nueva concepción del diseño curricular propuesto en el Plan C que se imparte a partir de ese momento.

La Historiografía Musical ocupó un lugar central en la formación de los musicólogos, entendido el hecho de que los conocimientos básicos de Historia de la Música estaban plenamente dominados por los estudiantes al ingresar al instituto. Las transformaciones ocurridas en la década de 1980, a las que se ha hecho referencia, también ocurrieron en esta esfera del conocimiento, en la que la obra, su entorno, sus relaciones con la tradición y los aportes al futuro pasan ocupar lugar central. Al concepto puramente historiográfico propio de nuestra enseñanza, se unió el énfasis en la influencia de los fenómenos sociales en el pensamiento y la creación musical. Se incluyeron nuevos contenidos y, en la medida en que se sistematizaba la investigación de la música cubana, emergieron nuevos puntos de vista respecto a las relaciones entre la música cubana y la europea. Se hizo además creciente, el interés de los estudiantes por la investigación de temáticas históricas, sin embargo, el estudio de la historia de la música latinoamericana no llegó a alcanzar la presencia requerida en los programas de esos tiempos.[15]

Las prácticas preprofesional y pedagógica como disciplinas fueron concebidas para el nuevo plan de estudios y con ellas se logró una positiva inserción del estudiantado en la vida profesional del entorno. Como parte de esta práctica se establecieron vínculos con el Museo Nacional de la Música para los alumnos de primer año y a partir de segundo, con los departamentos del CIDMUC. Este accionar, en su conjunto, incentivó la apertura a nuevas investigaciones para los trabajos de diploma como proceso de culminación de estudios, consistente en la elaboración de una investigación, que se evidencia en el fortalecimiento de temáticas de diagnósticos relacionadas con los problemas del desarrollo de la música cubana y la etnomusicología que se sumaban a los estudios sobre la creación musical en todas sus aristas que ya se propiciaba desde las aulas.

Como parte del trabajo se desarrollaron importantes eventos que coadyuvaron y confirmaron y visibilizaron el resultado del trabajo del colectivo departamental en la formación de los estudiantes, en correspondencia con las diversas esferas de la concepción musicológica propuesta por el maestro Argeliers León.

En tal sentido en 1986 como reconocimiento por los diez años de creada la carrera de Musicología, se realizó el primer encuentro de graduados, con la participación de todos los egresados hasta ese curso con el objetivo de conocer el resultado de su labor profesional y el funciona- miento de la malla curricular en función de las expectativas del musicólogo y su labor social. Las exposiciones de los musicólogos ponentes confirmó que ya la musicología comenzaba con paso firme a tomar un espacio social de- terminante en el panorama social y cultural cubano, que el programa de estudio cubría las expectativas que hasta ese momento se demandada de la especialidad y comprendía los nuevos retos que se abrían como parte de su madurez .

De esa forma, resultaron determinantes para la visibilidad de la especialidad la participación en los Encuentros de Enseñanza Artística, el Primer Congreso de la IASPM, y las Conferencias científicas del ISA, en que fueron premiados trabajos investigativos presentados por los profesores, así como el Premio de Investigación del ISA otorgado al departamento en los años 90. Otros acontecimientos significativos fueron la realización del Festival Estudiantil de la Creación y la Investigación Artística ISA entre 1987 y 1989, que incluyó  el Simposio de Musicología y el Primer Concurso de Investigación y Crítica Musical del ISA, en junio de 1987; los talleres de crítica musical con la colaboración del profesor Argeliers León y el primer boletín de la Facultad de Música organizado íntegramente por los estudiantes, a lo que se suma el estrecho vínculo que en esos años se fortaleciera con los estudiantes de Composición, con los que se realizaran interesantes conciertos didácticos para la presentación de las obras de los jóvenes creadores.

No pueden faltar en estas memorias sobre el Departamento de Musicología del ISA en estos años, referenciar las expediciones etnomusicológicas que bajo la dirección del Dr. Lino Neira Betancourt y la colaboración de la musicóloga Ana Lesse Brizuela,[16] musicóloga de la Dirección Nacional de Cultura Comunitaria se realizaran en zonas intrincadas de nuestro país. Con el nombre de Brigadas de Investigaciones Serranas “Argeliers León”, fue posible así concretar de manera oficial un sueño pensado el maestro desde la apertura de la licenciatura: la inserción del trabajo de campo desde el aula misma que, a su vez constituyó un reto para todos los implicados, pues tomó cuerpo y fuerza en la difícil etapa del periodo especial, pero que sentó una rica experiencia en los grupos de estudiantes de musicología que formaron parte de estas brigadas y que hoy son privilegiados profesionales por haber sido actores de aquella historia.

La cotidianidad en la función docente y los cambios que en ella se han operado durante este periodo, no han sido observados íntegramente aún desde una óptica científica, cuestión importante para el futuro, ya que una mirada caracterizadora denota que las transformaciones del pensamiento pedagógico, que se iban operando en el claustro de Musicología, fueron penetrando en los intérpretes y en otras especializaciones y se convirtieron, a su vez, en un tipo de didáctica especializada, ya que los profesores han ido modificando objetivos y métodos, que aún no se encuentran debidamente declarados ni totalmente concientizados en algunos casos, y menos aún historiados. Esta labor sería otra arista interdisciplinaria del claustro de la facultad, y quizás del instituto, en sentido general.[17]

Interesante experiencia ha sido la desarrollada desde el año 2000 cuando se asumió una labor investigativa sobre la obra musical realizada desde la perspectiva multidimensional, lo cual requiere de un trabajo interdisciplinario. Para tal propósito se integran las asignaturas de Polifonía, Análisis, Historia de la música y Estética musical, con sus aportes y resultados específicos. Esto se aplicó a los pianistas en el pregrado y desde otra dimensión, a los maestrantes.

La realización de estudios de postgrado impartidos por profesores del departamento, tuvo una importante etapa de culminación con las múltiples ediciones de la Mención en Música de la Maestría en Arte que se extendió a Colombia y México y en la que terminaran estudios maestrantes.[18] En sus contenidos hubo actualización y desarrollo de las diferentes materias impartidas cuyo principal objetivo fue dotar a intérpretes y profesores de conceptos de la teoría y la investigación y lograr su aplicación.

Los trabajos de tesis de cada edición, fuera en el extranjero o en Cuba, representaron un aporte relevante para cada región. Para los maestrantes constituyeron un paso cualitativamente superior en su especialidad y en la propia investigación, para la cual emprendieron tareas disímiles en la mayoría de los casos por vez primera, lo que también constituyó un logro de la maestría: propiciar no solo el conocimiento, sino los recursos científico-metodológicos necesarios para llevarla a buen término.

Ejemplos concretos en el Instituto de Bellas Artes de Chihuahua, México, donde se editó la maestría desde 1999 hasta 2001 corroboran este enriquecimiento mutuo generado por el encuentro con otras culturas. Las tesis realizadas allí estuvieron vinculadas a las propias condiciones sociales, culturales e históricas de la región así como a las especificidades de su actividad musical, tanto en el área de la docencia como en la de la interpretación, investigación musicológica o de gestión y promoción cultural. Tal fue la relevancia de sus contribuciones que dos de esos trabajos fueron objeto de lauros del Estado en ocasión del Premio Chihuahua, el de Composición y el de Estudios Sociales chihuahuenses. Algunas de ellas fueron publicadas y otras han seguido su curso en la promoción y el desarrollo de distintas actividades de la música en el Estado. En ocasión de efectuar en Cuba uno de los módulos previstos, la presencia de los maestrantes aquí les proporcionó igualmente la posibilidad de ratificar y apreciar nuestros logros en la enseñanza artística y de compartir en diferentes campos de la música en Cuba, aparte de recibir los conocimientos de las asignaturas de la especialidad.

Los actos de defensa de las tesis, por otra parte, fueron actividades públicas en las que se pudo constatar el aporte de cada una de las investigaciones y en numerosos casos fueron acompañados de conciertos que integraban los estudios realizados. La amplia divulgación en la sociedad devino en sí mismo un aval de la maestría cuya huella quedó permanentemente en el avance de la cultura en la región.

De los maestrantes cubanos, por otro lado, puede suponerse que los resultados dependieron igualmente de las características individuales y del contexto nuestro que apunta hacia otro tipo de perfeccionamiento, dadas las condiciones de nuestra enseñanza superior y los logros obtenidos en la esfera musical en todos estos años. Se ampliaron temáticas y abordaron otras, desconocidas o poco estudiadas y se actualizaron y precisaron determinados fenómenos del campo musical que enriquecieron a maestrantes y tutores de igual manera, a la vez que favorecieron el incremento de las investigaciones socioculturales y sobre todo musicales en Cuba.

Consecuentemente con lo expuesto, determinados contenidos de las asignaturas fueron adecuados o modificados según las particularidades de cada edición, región específica, o intereses individuales. Así, se pusieron en función de una amplia gama temática: desde estudios sociológicos, etnomusicológicos, didácticos, hasta aquellos teóricos o históricos que en su conjunto proporcionaron un cúmulo de experiencias y conocimiento no solo al maestrante que lo abordaba sino a los que participaban como grupo en la concepción, o simplemente recepción final de los trabajos concluidos, cuya información constituía conocimiento nuevo y a la vez actualización.

En la actualidad la especialidad de Musicología ha continuado su desarrollo con creces, y su dinámica como especialidad ha necesitado determinado lapso para la renovación de sus planes de estudio, en función de las demandas de la sociedad, no obstante las herramientas impartidas en la especialidad han sido válidas para abordar en los trabajos de diploma nuevos campos de investigación o enfoques metodológicos e interdisciplinarios acordes a los presupuestos internacionales más actuales, entre ellos la industria musical, la creación contemporánea de concierto y popular, los estudios de género, o temáticas historiográficas. Asimismo en este siglo xxi se ha hecho evidente la incorporación al claustro docente departamental y de la Facultad, de jóvenes egresados durante los últimos cursos que llevan adelante la herencia de los presupuestos que Argeliers León diseñara para una musicología cubana y que fueran también defendidos por aquellas generaciones de profesores precedentes de este departamento desde su apertura hace ya cuarenta años.

El período estudiado (1976-2002) que corresponde a la creación y primeras etapas de formación de la licenciatura, es muestra de este proceso, que como expresara el maestro en su importante ponencia “La circunvalación en el paisaje”, presentada al Seminario de Musicología celebrado en la Casa de las Américas en el mes de mayo de 1976:

Una concepción actual de la musicología, tan pronto tratemos de ubicarla e impulsarla dentro de los formidables avances actuales que implica la revolución científico-técnica, acogería dentro de sus consideraciones primeras las contradicciones que aparecen en el proceso mismo del desarrollo actual de la sociedad. Las conquistas del conocimiento musicológico contemporáneo resuelven la contradicción entre la sociedad y el hombre, por una parte, y el avance gnoseológico, por otra, situando su objeto en el propio hombre, en la tendencia unitaria e integral del progreso social.

Argeliers León: “La circunvalación en el paisaje”, p. 17.

Relación de profesores vinculados al Departamento de Musicología (1976 -2002)

Alén, Alberto (†). Metodología de Investigación Musicológica y Estadística Aplicada a la Musicología.

Alén, Olavo. Organología, Transcripción, Teoría del Folklore e Historiografía de la Música Cubana.

Antanavichov, A. Historia de la Música.

Aróstegui, Mercedes. Solfeo y Metodología de la Enseñanza del Solfeo.

Belc, Jerzy. Acústica.

Cabrera, Clara. Lectura de Partituras, Solfeo, Polifonía.

Córdova, María de los Ángeles. Lectura de Partituras.

Diez Nieto, Alfredo. Armonía.

Dyz, Leonid. Armonía, Polifonía, Análisis Musical.

Egórova, Olga. Historia de la Música.

Eli, Victoria. Historia de la Música Cubana.

Elósegui, Juan (†). Transcripción.

Escudero, Miriam. Análisis Musical.

Fernández Barroso, Sergio. Historia de la Música, Polifonía.

Fiódorov, Valery. Armonía, Polifonía, Análisis Musical.

García, Iliana. Armonía, Polifonía, Análisis Musical, Metodología de la Enseñanza de las Asignaturas Teóricas.

Garcíaporrúa, Jorge. Lectura de Partituras.

González, Liliana. Análisis Musical.

Gómez, Jesús. Teoría del Folklore, Análisis Musical.

Gómez, Zoila (†.) Teoría Musicológica, Teorías del Folklore.

Hernández, Grizel. Información Musicológica, Análisis Musical, Historia de la Musicología, Teorías del Folklore.

Hernández, María del Rosario. Historia de la Música, Metodología de la Enseñanza de la Historia de la Música.

León, Argeliers (†). Información Musicológica, Investigación Musicológica, Prácticas de Investigación, Teorías Musicológicas, Didáctica de la Música.

Klopov, Vladimir. Lectura de Partituras, Armonía.

León, Mercedes de. Análisis Musical, Armonía, Polifonía, Historia de la Polifonía.

Loyola, José. Polifonía.

Maimesku, O. Lectura de Partituras.

Machín, Mercedes. Historia de la Música, Análisis Musical.

Martí, Mireya. Análisis Musical, Teorías del Folklore, Historia de la Musicología.

Martínova, Irina. Armonía, Adiestramiento.

Neira, Lino. Organología, Transcripción, Metodología de la Investigación.

Orozco, Danilo (†). Postgrado Análisis Musical.

Rodríguez, Lucía. Lectura de Partituras, Análisis Musical.

Rodríguez, Marta. Historia de la Música, Análisis Musical.

Rosado, José. Historia de la Música.

Ruiz Magaly. Lectura de Partituras, Armonía.

Sáenz, Carmen María. Historia de la Música Cubana.

Sahig, Ñola (†). Historia de la Música.

Serguienko, Raiza. Historia de la Música.

Smith, Federico (†). Historia de la Música.

Stepanov, Oleg (†).  Historia de la Música.

Torres, Dolores (†). Armonía.

Urfé, Odilio (†). Historia de la Música Cubana.

Valdés, Dinorah (†). Historia de la Música.

Valera, Roberto. Técnicas Contemporáneas.

Vinueza, María Elena. Historia de la Música Cubana.


NOTAS

[1] Para más información ver Argeliers León: “Historias para la historia”. Subir

[2] La matrícula del primer año de la Facultad de Música fue conformada con estudiantes del curso de trabajadores. El grupo de Musicología estuvo integrado por Zoila Gómez, Victoria Eli, Miriam Villa, Tamara Martín, Yasmíne Ibáñez, Grizel Hernández, Rolando Pérez e Idalberto Suco. En el curso 1977-1978 se formó el primer grupo de alumnos regulares del que formaron parte María Elena Vinueza, Irais Huerta, Dora Iliana Torres, Carmen María Sáenz y Norberto Shand. Subir

[3] Se recuerdan aquí las profesoras Regla Diago Pinillos (Redacción y Composición), María Luisa García Cancelo, que impartiera Psicología y el profesor Dr. Juan Montalvo, de Estética. En la disciplina de Pedagogía han colaborado con el departamento las profesoras Sonia Pérez Biotti y más recientemente se incorpora la hoy Dra. Dolores Rodríguez Cordero. Subir

[4] Juan Elósegui fue el profesor de Transcripción del primer grupo, única ocasión en que se abordó la música popular. Subir

[5] CIDMUC. Institución vinculada al Instituto Cubano de la Música y a la Academia de Ciencias. Desde su fundación contó con la presencia de musicólogos, estudiantes de musicología y de otras ciencias sociales en sus departamentos de Investigación y Desarrollo. Subir

[6] A diferencia de otros países, en Cuba la musicología no está compartimentada. A ella pertenece todo el estudio de las músicas desde las más diversas perspectivas, conceptualización humanista que fuera propuesta por Argeliers León. Subir

[7] Los estudiantes ingresan al Nivel Superior en la Facultad de Música con una sólida formación proporcionada por los niveles elemental y medio del sistema cubano de Enseñanza Artística. Subir

[8] En esta etapa comienzan a impartirse las disciplinas del ciclo teórico-musical en dos horas de modalidad de conferencias y una hora de clases individuales para los estudiantes de Musicología. Subir

[9] En estos años se abre por vez primera la licenciatura profesoral organizada por el Departamento de Musicología. Posteriormente ambas carreras se unificaron por tener similar perfil. Subir

[10] Se refiere a la Teoría de la entonación, desarrollada por el teórico B. Asafiev. Aunque ya había sido expuesta en las clases de Análisis por el profesor Valery Fiódorov, en el primer año del ISA, fue utilizada mayormente por los profesores Mercedes de León y Leonid Dyz. Subir

[11] A partir de este curso la dirección del departamento pasa a ser ejercida de manera oficial por Grizel Hernández Baguer hasta 1998. Posteriormente ha sido asumida sucesivamente por Dinorah Valdés, Iván César Morales, Nisleydis Flores, Xiomara Pedroso y María de los Ángeles Córdova. Subir

[12] En el departamento se organización los siguientes colectivos de asignaturas: Etnomusicología, Historia de la Música, Asignaturas Teórico-musicales y Metodología de la Investigación. Subir

[13] Ejemplo de ello son la incorporación de Historia de la Filosofía, Historia de la Música Cubana, Historia de la Musicología y Estadística aplicada, entre otros. También resultó de gran apoyo para el trabajo del departamento la asesoría del profesor Dr. Orlando Suárez Tajonera y su interés por estrechar los vínculos entre la música y la Estética como disciplina del plan de estudios. La lectura de partituras fue impartida inicialmente por los compositores Jorge Garciaporrúa y Magalys Ruiz. Años después se incorporan las musicólogas María de los A. Córdova y las entonces recién egresadas Lucía Rodríguez y Clara Cabrera. Subir

[14] Iliana García “Las fronteras borrosas: del discurso artístico al discurso académico”. Subir

[15] los primeros momentos de la licenciatura el profesor Olavo Alén impartió la disciplina Historiografía de la Música Cubana, pues los contenidos de Historia de la Música Cubana se asumían en el nivel medio. Sin embargo, con los años quedaron en evidencia deficiencias de esta materia en el nivel precedente por lo que se comenzó a ofrecer el curso de Historia de la Música Cubana para musicólogos, pues ya se le brindaba al resto de las especialidades. El programa de Historiografía pasó a formar parte del último semestre. En este periodo la profesora Victoria Eli dictó las conferencias, asistida por María Elena Vinueza y Carmen María Sáenz. Aunque en otras disciplinas se abordan actualmente tópicos de la música latinoamericana, aún no se han incorporado como disciplina independiente. Subir

[16] Estas brigadas vinculan su origen a las brigadas artísticas que se crearon en los años noventa en el ISA, con la finalidad de apoyar el proyecto del Estado cubano para el desarrollo de las zonas montañosas y de difícil acceso del país. Como relata Neira, las circunstancias que dieron fin a esta experiencia lo llevan a reevaluar acciones y proponer la creación de las Brigadas de Investigaciones Serranas “Argeliers León”. Ver: Lino Neira Betancourt: Brigadas Serranas del ISA en dos tiempos, 1989-1998. Subir

[17] Interesante experiencia ha sido desarrollada desde el año 2000, cuando se asumió una labor investigativa sobre la obra musical desde una perspectiva multidimensional, lo cual requiere de un trabajo interdisciplinario. Para tal propósito se integran las asignaturas Polifonía, Análisis, Historia de la Música y Estética Musical con sus aportes y resultados específicos. Esto se aplicó a los pianistas en el pregrado y, con otra dimensión, a los maestrantes. Subir

[18] Culminaron estudios treinta Maestros de Cuba, nueve de México y cinco de Colombia. Subir


BIBLIOGRAFÍA

García, Iliana: “Tradición y caminos del arte coral en Cuba”. Tesis de licenciatura en Dirección Coral. La Habana, ISA, Facultad de Música, 1984 (inédito).

 ___________: “Las fronteras borrosas del discurso artístico al discurso académico”. Ponencia para Conferencia Científica del ISA, abril de 2011 (inédito).

Hernández, María del Rosario: “El musicólogo en la radio: presencia e incidencia”, en La Magia del Sonido. La Habana, Ediciones en Vivo, ICRT, 2011.

________________________, Grizel Hernández y otros: “Hacia una formación científica en la enseñanza de la música”. Ponencia al I Encuentro Latinoamericano de Enseñanza Artística. La Habana, Palacio de las Convenciones, abril de 1986 (inédito).

Hernández Baguer, Grizel: “Latinoamérica en el imaginario de Argeliers León. Hacia una interpretación de su cancionero”, en Boletín Música (La Habana), n. 28, 2011, pp. 63-81.

 ____________________: “Jalones de una historia”, en Clave (La Habana),segunda época, a.4, n. 2, 2002, pp. 56-60.

 ____________________: Historias para una historia. La Habana, Ediciones Museo de la Música, 2012.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s