La Anécdota Musical… Toma chocolate…

Por Gaspar Marrero. Investigador musical

Faltaban solo pocas semanas para la llegada del nuevo año 1956. La Orquesta Aragón, desde su programa diario en Radio Progreso, cosechaba sus primeros éxitos luego de radicar definitivamente en La Habana. Además de la radio y la televisión, la firma discográfica RCA Victor se interesó en los músicos cienfuegueros. En sucesivas sesiones de grabación, desarrolladas en los estudios del Circuito CMQ, en el edificio de Radiocentro, quedan grabados arreglos del maestro Rafael Lay, director de la orquesta,  acerca de “Silencio”, de Rafael Hernández, El organillero (Agustín Lara), Los fantasmas (Rosendo Ruiz Quevedo), y de dos composiciones de Jorge Zamora, como chachachá: No me molesto” y “Señor juez”.  Este último se conserva en una de las caras del disco RCA Victor 23-6857 y se registró el 5 de diciembre de 1955, en el propio programa discográfico donde se obtuvo la versión original del que constituye, de modo imperecedero, el máximo hit de la Aragón. Este aparece en la otra cara de ese soporte.

Acerca de El bodeguero, se cuentan muchas historias, relacionadas todas con qué y quién sirvió de inspiración a Richard Egües para componer ese chachachá imborrable. El propio Rafael Lay lo calificó como la obra musical más completa de todo el repertorio de la orquesta.

Richard expone su vivencia: “Esto fue algo muy curioso. Yo tengo un amigo, Carlos Franco, que fue bodeguero. Teníamos un círculo de amigos comunes, admiradores todos de la Orquesta Aragón. Como ya yo estaba en la orquesta, me decían: ‘Oye, Richard, tienes que hacerle algo a Franco…’ Pero yo les contestaba: ‘Bueno, directamente a Franco solo, no, sino a todos los bodegueros.’ Tuvimos un tiempo, primero, en que, ya fijos en La Habana, íbamos a nuestra provincia regularmente, todas las semanas. Y en uno de esos viajes, al regreso, le dije a Lay:

“-Compadre, le voy a hacer un número a los bodegueros.

“-¡Muy bien, compadre! -me contestó- ¡Métele mano enseguida!

El recordado maestro de la flauta, compositor y arreglista, explicaba que los autores musicales recogen frases populares para sus creaciones: “Y yo tomé algunas frases populares, aunque otras eran idea propia. El bodeguero, por ejemplo, incluye una frase que no es mía:

Por entonces, la Aragón va a tocar un baile en el pueblo de Casilda y allí encontré a un heladero que pregonaba:

-Toma, toma chocolate… Vamos, vamos, paga lo que debes…

Aquello se me quedó impreso y lo metí en El bodeguero y mira hasta dónde ha ido a parar.

A finales de noviembre del ‘55 se montó y se grabó a comienzos de diciembre.  Las Navidades de 1955 se bailaron con El bodeguero.

“Este número lo sentí también [concluye Richard Egües], porque no es una cosa del otro mundo, pero quedó bien hecho y le agradezco mucho a la orquesta la interpretación que hizo en la grabación. Fue muy buena, muy bonita.”

Desde esa primera grabación de 1955, se acumularon más de treinta versiones discográficas, incluida la famosa interpretación del cantante norteamericano Nat King Cole.

Todavía, en pleno siglo xxi los conciertos de la Orquesta Aragón, en cualquier escenario del mundo, no pueden excluir de su programa el coro inolvidable:

“Toma chocolate… paga lo que debes…”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s