La Anécdota Musical… Maracaibo oriental

Por Gaspar Marrero. Investigador musical

En febrero de 1979, con motivo de un nuevo aniversario del fallecimiento de Benny Moré, escuché con inmensa satisfacción un programa especial, realizado como homenaje por Gladys Pérez y trasmitido por Radio Progreso. En aquella audición, conocí, por primera vez, del testimonio del guitarrista y compositor santiaguero José Artemio Castañeda: en las etiquetas de los discos casi siempre se sustituye el segundo nombre por su inicial y ello ha dado pie al uso incorrecto, de Antonio, Alberto… Pero después del éxito de su composición Maracaibo oriental, lo de José Artemio (¡cosas del Benny!) se transformó en Maracaibo Castañeda.

Fallecido en 2013, pocas semanas antes de cumplir ochenta y cinco años de edad, el autor de este verdadero clásico de la música cubana desarrolló una fecunda carrera musical, como compositor y como instrumentista: formó parte, incluso, del imprescindible Conjunto Rumbavana.

Para conformar aquel programa gigante como tributo al Bárbaro del Ritmo, Gladys Pérez efectuó innumerables entrevistas; una de ellas, a Maracaibo. Intentaré resumir su testimonio:

Castañeda conoció al Benny en Santiago de Cuba. Ese primer encuentro propició que el compositor le ofreciera algunas de sus inspiraciones al célebre y popular cantante. Luego de cantarlas una a una, el Bárbaro escogió la titulada Maracaibo oriental: “En el próximo disco, va”.

Dicho y hecho. El Benny invitó al autor al programa de grabaciones para la RCA Victor, que se realizaría en los estudios de CMQ. De acuerdo con los datos compilados por el coleccionista e investigador cubano Cristóbal Díaz Ayala, esa noche del 29 de abril de 1958 quedaron listos para matrices el bolero Preferí perderte (Ángel Lores Jiménez) y dos páginas de José Dolores Quiñones: otro bolero, Que me hace daño, y el bolero mambo Camarera del amor.

Todo transcurrió a las mil maravillas… hasta que llegó el turno para Maracaibo oriental.

Y sucedió lo inesperado. El arreglo no aparecía.

Se buscó por todas partes, estuches, maletines, carpetas… un viaje relámpago a casa de Generoso Jiménez, quien había hecho la orquestación…

Nada.

Alguien propuso suspender la grabación. Se perdía tiempo y el alquiler del estudio estaba pagado por “tantas” horas:

-¡Qué va! -dijo el cantante- El autor está aquí y ese número hay que grabarlo hoy…

¡Esas genialidades de Benny Moré…!

-Mira, Columbié -entonces, pianista de la Orquesta Gigante-, tú me haces esto (le tarareó la entrada)… Ustedes van a tocar así (indicó de igual modo a los saxos)… Tú, inspira y después me entregas -le dijo al trompetista Alejandro El Negro Vivar-, cuando tú me hagas la seña, yo arranco a cantar…

“Y así se grabó el ‘Maracaibo oriental’ -recordaba muchos años después, en aquella entrevista, José Artemio Castañeda-, sin arreglo ni na’. Y ha paseado el mundo y se ha hecho internacional…”

Desde entonces, cuando a Benny le preguntaban por el autor de ese hit, respondía: “Ah, el autor es Maracaibo Castañeda”.

Y así quedó.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s