Trío Palabras y el decir de sus cantares: reseñando un álbum.

Por Dr.C. Xiomara Pedroso Gómez. Musicóloga (https://orcid.org/0000-0002-1506-0263)

Corren tiempos en los que con no poca frecuencia -en medio de un panorama sonoro signado por una sostenida pobreza creativa- se acrecienta la añoranza y el deseo de sentir vivas y de vuelta, músicas nacidas en suelo cubano que se ganaron por derecho propio un sitial en la historia musical de la mayor de las Antillas y del mundo. A ese anhelo tributa Lo que dice mi cantar. Con este fonograma, conformado por once temas y grabado en los estudios Eusebio Delfín de Cienfuegos, bajo el sello Muxía Music debutó mundialmente el Trío Palabras en el año 2019.

Como una muestra gourmet de obras indispensables de la cancionística cubana, este fonograma, premiado en la categoría Cancionística en la vigésimo tercera edición del certamen Cubadisco, posee múltiples valores que lo convierten en un ejemplar digno de atesorarse. Es de alabar el esmerado trabajo de Arte y Repertorio para seleccionar obras cimeras de la canción trovadoresca cubana, tanto en los planos composicionales como interpretativos. Todo el repertorio en su conjunto, constituye un referente ineludible del caudal creativo de compositores como José Pepe Sánchez, Manuel Corona, Rafael Teofilito Gómez Mayea, Alberto Villalón, Miguel Companioni, María Teresa Vera, Rafael Hernandez, Jorge Anckermann y Lorenzo Hierrezuelo.

Pero no hubiese significado mucho tal esfuerzo conceptual sin tener el respaldo de interpretaciones que casi se acercan a lo impecable. Vania Martínez y Leane Pérez, consiguen un acople vocal y tímbrico entre voz prima y segunda que ilustran con exactitud la más depurada estética de la interpretación trovadoresca. A tal esfuerzo se suma como tercera integrante del trío la guitarra de Nubia González, junto a invitados de reconocida trayectoria como Maykel Elizarde en el tres y el cavaquiño, Teresa Wong en el laúd, Rachid López en la guitarra clásica, Mey Lin Chaviano en el contrabajo y Axel Year y Alexis Arce en la percusión. Todos despliegan un dominio instrumental que más allá de la intachable técnica, destella por un profundo conocimiento de la esencia discursiva del ámbito sonoro trovadoresco y de la cancionística cubana más tradicional. Como muestra de lo anterior se añade el dominio expresivo en la ejecución, rica en sutilezas de matices, fraseos precisos y la demarcación de planos sonoros bien equilibrados tanto en la construcción de cada tema como en la atmósfera sonora lograda desde el proceso de grabación.

“Lo que dice mi cantar” es una propuesta diferente, que se distancia de producciones que en no pocas ocasiones han hecho de algunos temas de la cancionística y la trova tradicional cubana, ediciones en serie, música pret-á-porter, trascendente y prescindible como las postales musicales que abundan para turistas. En este álbum se despliegan con encomiable maestría géneros como el bolero, la canción, el son y la habanera. Baste escuchar interpretaciones como Tristezas de Pepe Sánchez, El soldado de la autoría del colombiano José María Garavito y el cubano Jorge Anckermann o el bolero Doble inconciencia de Manuel Corona, que grabado excepcionalmente por María Teresa Vera y Lorenzo Hierrezuelo, cobra aquí un nuevo matiz, proyectado desde nuestro tiempo y que logra convertirse en una entrega tan loable como aquella. Son sólo tres ejemplos de todo el espectro musical que se recoge en el disco cuya atenta escucha sobrepasaría con creces cualquier intento reflexivo desde la palabra.

Entre las peculiaridades que añade la magia de lo singular a esta propuesta está el trabajo de grabación que se lanzó a la búsqueda de una sonoridad lo más natural, realista y orgánica posible. Tal propósito más allá de los instrumentos acústicos empleados, se logró -como refieren el productor e ingenieros a cargo[1]– desde la concepción del registro sonoro hasta su procesamiento, que incluyó como estrategias de diseño e ingeniería del sonido, la ejecución instrumental simultánea en el estudio de grabación, el registro de tomas únicas, sin correcciones de afinación y un trabajo mínimo de post-producción. Como colofón de este concepto, la edición se materializó en un disco vinilo de larga duración, un elemento que viene a completar la coherencia conceptual de un fonograma en tiempo histórico, sonido y soporte en consonancia con los preceptos editoriales del sello Muxía Music que debuta y exhibe el presente álbum como única producción en su catálogo hasta la fecha.

Aún no habiendo sido editada por un sello cubano, Lo que dice mi cantar es un ejemplo vivo de los principios trazados en el Programa de rescate, plasmación y difusión del patrimonio musical cubano que implementa el Instituto Cubano de la Música desde el año 2004. Si bien el rescate y la plasmación fueron asumidos por otras jurisdicciones, ello no resta valor ni mérito al empeño. Queda en territorio cubano entonces, el deber de contribuir a su difusión pues, al fin y al cabo, no importa bajo qué bandera, el patrimonio que aquí se recoge es y siempre será cubano.

No queda más que exaltar tan logrado empeño y alertar el oído para escuchar en el viento lo que este álbum -parafraseando a Eduardo Galeano en aquel Sueño de Helena-, murmura: “Escúcheme, que le conviene. Escúcheme, que le va a gustar”.


NOTAS

[1] Véase la descripción de la edición en la plataforma virtual de venta Elusive Disc: : https://elusivedisc.com/the-trio-palabras-lo-que-dice-mi-cantara-180g-lp/

Un comentario en “Trío Palabras y el decir de sus cantares: reseñando un álbum.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s