El ISA, «45 aniversario»… Recuerdos en tres tiempos.

Por Dr.C. Xiomara Pedroso Gómez. Musicóloga

Reza un viejo proverbio: “es de bien nacidos, ser agradecidos”. Quiero entonces, comenzar estas líneas agradeciendo a mis profesores, compañeros de estudio, y al ISA, la Universidad de las Artes de Cuba, mi universidad.

De mi estancia como estudiante en el ISA, guardo los mejores recuerdos. Tuve maestros excelentes como Grizel Hernández, Iliana García, Harold Gramatges, Dinorah Valdés, María del Rosario Hernández, Lino Neira, María Elena Vinueza y otros tantos que no por desmemoria sino por la brevedad de estas líneas, no menciono. Eran los tiempos en que caminaban por los pasillos y entregaban su sabiduría en las aulas Carlos Fariñas, José Orlando Suárez Tajonera, Fernando Rodríguez “Archie”… Unos profesores me aportaron mucho, otros quizás menos; pero todos sembraron en mí la semilla más importante: la de amar el trabajo y el sacrificio que demanda la Musicología, su capacidad para movilizar el pensamiento, de expandir la mirada en el análisis y comprensión de la música y, sobre todo, de no cejar jamás en el empeño de buscar el conocimiento más allá de las aulas.

Cada día en el ISA fue único, intenso, divertido y desafiante. Faltaban recursos, pero sobraban las ganas, los deseos de aprender y amar el arte. Recuerdo con especial cariño las largas horas que pasaba en las cúpulas de Artes Plásticas, bebiendo de la savia de estudiantes que luego devinieron importantes exponentes del arte cubano como Joan Capote. No olvido las clases de Filosofía con Wilfredo Prieto, aquel maestro que caminaba con la cabeza enterrada en un libro todo el tiempo y daba las conferencias más alucinantes sin un papel en la mano. ¡Qué recuerdos los de los “temidos” Estudios Cubanos que disfruté hasta el delirio, especialmente con maestros como Hilda Vila (discípula de Moreno Fraginals) y la profesora Hortensia Peramo! Estudios Cubanos se consagró como una disciplina que marcaba un antes y un después en la formación humanística de todas las carreras.

Otro punto de giro en mi vida como futura musicóloga tuvo lugar cuando una tarde como parte del programa del Premio de Musicología Casa de las Américas en el año 1999, pude visitar los Estudios Abdala. Gracias al encuentro allí con Laura Vilar surgió la oportunidad que me abriría las puertas al fascinante mundo de la discografía, el tema que me acompañaría desde mi licenciatura hasta mis estudios doctorales. En Abdala primero junto a Laura Vilar y luego con el bajista y compositor Eduardo Ramos en el departamento de Producción, realizaría mis prácticas pre-profesionales, como parte de mis estudios musicológicos en el ISA.

Mis compañeros de estudio, me acompañaron en la travesía mágica que también fue el ISA. No recuerdo de muchos los apellidos; de algunos el nombre; pero los recuerdo y con mucho cariño.

Amé y amo al ISA como mi casa. Cada vez que voy a Cuba siento la necesidad de pisar aquel territorio en el que siempre sentí que se vivía en otro espacio-tiempo, donde las dinámicas cotidianas y el pensamiento parecían ir a veces más adelante que la sociedad extramuros. Cada progreso del ISA me alegra, cada revés, cada pérdida humana y material, me duele mucho también. Acoto algo sobre este último aspecto: de los pasillos del ISA colgaban de los tiempos en que antes de 1959 fuera el Country Club, unas lámparas que aportaban un toque singular al diseño del edificio central de la Universidad. Imitaban mazos de hojas de yagruma, bronceadas por la parte superior, blancas grises en el interior. Luego del inicio de las tareas reconstructivas comenzadas en 1998, proyectadas para un término de diez años y que, tristemente, nunca vieron su fin, las lámparas fueron removidas supuestamente para su restauración. Jamás retornaron. Nunca encontré un espacio para decirlo y ni siquiera sé si este sea el más apropiado, pero esas lámparas eran parte de la visualidad y la historia del ISA. Donde quieran que estén guardo la fe que un día, no lejano, sean devueltas al lugar al que pertenecen. Ellas son parte de la memoria histórica de la universidad.

Al graduarme en el perfil de Musicología en el año 2003, comencé mi labor docente en el Departamento de Musicología. Impartí clases en la Facultad de Música hasta el año 2012 y luego en la Facultad de Medios de Comunicación Audiovisual. Cada grupo de estudiantes que tuve el privilegio de tener frente a mí, fue único y especial. De todos aprendí mucho, más de lo que humildemente haya podido trasmitirles. Con ellos conocí de música, de la diversidad y las complejidades de las vidas de quienes se sientan en un aula sin hablar de ellas, de todo por lo que debía luchar para conquistar cada día mi mejor versión como ser humano, como docente y como musicóloga. Algunos cuentan hoy entre mis mejores amigos. Tuve el honor de compartir mis clases con los que desde entonces despuntaban ya como grandes músicos como Gastón Joya, Lina Liset Saroza Manso, Ernesto Mazar, Noel Gutiérrez, Carlos Tabares (Venezuela), entre tantos que hoy radican fuera y dentro del país. Durante mi estancia en FAMCA, impartí clases a importantes realizadores de los medios audiovisuales como Alberto Luberta Martínez, Eduardo Rencurrell, Silvio Hernández Laborit entre muchos otros que, no por olvido, reitero, sino por espacio, no menciono. Como parte del estudio perpetuo que me acompaña debo mencionar también la maravilla de haber tenido en mi superación de postgrado al Maestro Daniel Diez Ferrer, fundador de la Televisión Serrana, que me ayudó a abrir el lente del conocimiento de caras a mi inserción en el trabajo vinculado a los medios.

En el año 2009 asumo la propuesta de Jefa del Departamento de Musicología, responsabilidad que se extendió por un período de tres años hasta el 2012. Fue un gran reto intelectual y físico. Tenía ante mí la tarea de dirigir el Departamento más grande de la Facultad de música con veintidós docentes, de variadas formaciones, edades y estilos de trabajo. Se sumaba la inexistente infraestructura necesaria para un Departamento: sin un local físico propio y prácticamente sin recursos materiales de la universidad, el encuentro individual con los profesores tenía lugar en bancos al aire libre, en la cafetería, en la entrada de la universidad…, donde fuese posible, hasta poder coincidir en las reuniones departamentales efectuadas en un aula que cedía la dirección de la facultad al efecto. La mayor parte del trabajo pudo realizarse empleando recursos materiales y financieros propios en los que mi familia jugó un papel determinante. Con esto y gracias al apoyo brindado por el colectivo de profesores considero que logramos un avance considerable, aunque no suficiente en cuanto a unidad, organización, disciplina y calidad del trabajo docente-metodológico.

Los estudios, como las líneas que transversalmente atraviesan mi vida, continuaron más allá de mi etapa estudiantil. Un punto de giro como profesional tuvo lugar cuando en mi universidad, el ISA, la Universidad de las Artes de Cuba, la misma que me formó como musicóloga, pude alcanzar en el año 2010 el Grado Científico de Doctor en Ciencias Sobre Arte. Al decir del fallecido Dr.C. Lino Neira para la fecha—con 29 años de edad—era la musicóloga doctorada más joven del país. Dos años después alcanzaba la Categoría Docente de Profesora Titular de Educación Superior. Habiendo sido ambos hechos, los mayores retos profesionales que he enfrentado hasta hoy, entre los recuerdos más valiosas que me aportaron caben mencionarse el cúmulo de aprendizajes construidos en dichos procesos y la convicción de que desde ese momento en lo adelante el reto profesional y mi compromiso social, como musicóloga, docente, artista y mujer de la cultura habría de ser mucho mayor.

En 1998 comenzó mi relación con el ISA. Hoy en Sudáfrica, un año atrás desde China, el arte de enseñar me sigue uniendo a la Universidad de las Artes de Cuba, ya por más de 17 años. Mañana también, como antes hizo, y desde cualquier otro lugar, podrá mi universidad contar conmigo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s