Ñico Rojas

Por Marta Valdés. Compositora

El 3 de agosto de 2021 se cumplirán cien años del nacimiento, en La Habana, del músico Ñico Rojas. Escribo estas palabras a conciencia, desde la privilegiada posición de quien no se cansó de admirar de cerca su legado, abarcador de planos donde se juntan la persona, el artista, el profesional y, sobre todo el ser humano firmemente enraizado en la tierra donde cada pisada dejó una huella y cada rumbo emprendido marcó un rastro; donde la firmeza del cálculo de un ingeniero proveedor de agua y caminos, se fundió con la afinación del sonido y la clarísima percepción del ritmo que, marcado o iluminadamente sobreentendido, define y diferencia a la vez, latido a latido, cada señal auténtica de cubanía. 

No todos los países de América donde brilla con luz propia la música instrumental para guitarra y otros instrumentos de cuerda pulsada, cuentan con una veta expresiva como la que aporta el legado de Ñico Rojas al repertorio de la guitarra popular cubana en su conjunto, y en los incontables detalles que cada pieza invita a descubrir.

A las puertas del centenario de este músico, crece la urgencia por traer a primer plano a través de los canales de difusión sonora, ese patrimonio que deleitará a conciencia el oído receptor cubano; ese potencial que enriquecerá los planes de estudio, contribuirá al desarrollo de muchas vocaciones y mostrará al mundo, desde su justo lugar, tan virtuosa manera de entonar un canto a la identidad.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s