La Anécdota Musical… El error de Miguelito

Por Gaspar Marrero. Investigador musical

Cuentan que Miguelito Valdés, ese tremendo cantante cubano, se equivocó una vez…

De la compositora Cristina Saladrigas no he encontrado mucha información. Algunas fuentes ubican su nacimiento en La Habana; otras, en Santa Clara. El importante diccionario Compositores cubanos, del investigador cubano Zenovio Hernández Pavón, dice de ella que su familia era de La Habana. Como su señor padre ejercía como juez, sus obligaciones lo condujeron a varias ciudades de la Isla y fue ese el motivo por el cual su hija Cristina nació en Santa Clara. Sin embargo, no se consigna la fecha. El autor añade que estudió algo de guitarra, pero que, en esencia, dominó el instrumento de modo autodidacta.

En 1942, la entrevistó la revista Carteles. Y en esa conversación periodística, la compositora afirmó que su bolero titulado Ojos malvados lo compuso en 1935, mientras pasaba unos días en Varadero, y que esa pieza musical fue su primera creación.

Y acerca de ese bolero recogí esta anécdota:

Según se cuenta, Cristina se acercó a Miguelito Valdés. Acababa de organizarse la nueva Orquesta Casino de la Playa, la cual marcaría un momento trascendental para la música cubana.

Ella le propuso su bolero al futuro Míster Babalú… pero a él no le gustó. Y lo rechazó. Eso, desde luego, fue un jarro de agua fría para Cristina.

Uno de los músicos de la Casino de la Playa era Walfredo de los Reyes. Tal y como lo califica el discógrafo, coleccionista e investigador Cristóbal Díaz Ayala, “era trompetista discreto y un cantante mediocre, que sin embargo, gustaba al público.” Y sucedió que Walfredo vio en la propuesta un filón para destacarse.

El 17 de junio de 1937, la nueva banda acudió a cubrir su turno para efectuar grabaciones, en medio de un verdadero maratón discográfico realizado en La Habana por dos técnicos de los discos Victor -la firma estadounidense regresaba a Cuba luego de seis años de ausencia-. El programa fonográfico se inició (tal y como lo reflejan los registros de la Victor), con la versión de Miguelito Valdés del afro Bruca maniguá, original de Arsenio Rodríguez. Y la segunda grabación fue la de Ojos malvados por Walfredo de los Reyes. Como la producción de los discos no coincidía exactamente con el orden en el que se efectuaban las grabaciones, este bolero salió en el primer disco impreso de la Casino de la Playa, código82109 –Bruca maniguá salió en el segundo, el 82114.

¡Y la versión de Walfredo de los Reyes fue un verdadero hit! ¡Cosas de la música!

Orquesta Casino de la Playa

Poco después, el Conjunto Matamoros lo llevó a discos. Y su creadora añadió otras composiciones a su carpeta autoral. Hernández Pavón en su diccionario los relaciona: Quiero volver a soñar, ¿Qué soy en tu vida?, Miré tus ojos, Milagro de amor, Ya no quiero olvidar, Verdad y No hay que ilusionarse.

Sin embargo, como ha sucedido con otros autores, a Cristina Saladrigas le bastaron esos Ojos malvados para que su nombre perdure en la historia del bolero cubano.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s