Marcial Benítez “El sinsonte espirituano”. Acercamiento a su vida a través de la mirada de su hijo Rolando Benítez.

Por Sayli Alba Álvarez. Investigadora y profesora

Conocí a Rolando Benítez en su casa, ubicada en la calle Garaita de la ciudad espirituana. En aquel entonces yo indagaba sobre la historia de la Parranda Espirituana. Conversamos mucho tiempo, de la historia cultural espirituana y coincidimos que faltaba mucho por escribir e indagar. Hijo de Marcial Benítez, el “Sinsonte espirituano”, una figura distinguida en la música cubana, improvisador y excelente tonadista. Rolando Benítez, ha tenido una reconocida labor en la cultura cubana, como poeta repentista y estilista del punto espirituano, se mantuvo durante cinco años como director de la Parranda Típica Espirituana. Formó parte del Conjunto Los Pinares, durante muchos años y del programa Guateque en la Agricultura. Hacía tonadas espirituanas y el llamado punto parranda a dúo con Paquito Díaz. Para suerte nuestra se conservan muchas grabaciones de esa época. Pudo intercambiar en su vida artística con figuras como Rafael Gómez Mayea (Teofilito), Celina González y Ramoncito Veloz entre otros. Le pedí que me hablara de su padre y del tiempo que dirigió la Parranda, pero inevitablemente, un músico con su conocimiento y ardua labor en el rescate de lo tradicional, habló de muchísimos temas.


Mi padre se destacó desde niño en la improvisación. Mi abuelo hacía versos también y viendo la actitud de mi padre, es decir su inclinación, lo sacaba en las fiestas y lo ponía a cantar y así se fue desarrollando. Mi padre era muy elegante, siempre andaba bien vestido, usaba guayabera y sombrero jipijapa, de acuerdo a la época.

Marcial Benítez «El sinsonte espirituano»

Era repentista y creó tonadas, como La Palmarito, por lo que fue contratado en la Emisora y en una película con Pototo Y Filomeno[1]. Lo de Palmarito, viene de dos versiones, yo te las voy a repetir y no voy a desmentir a ninguna, porque esas historias que en su momento no se escriben, pasan a la oralidad y la verdad se disemina, pero bueno, Legón Toledo[2] decía que en la zona de Tuinucú había alguien que hacía un estribillo parecido y otros dicen que fue por la zona de Arroyo Blanco. Lo que sí te puedo asegurar es que Teofilito como músico y Marcial como vocalista lo llevaron a lo que se escucha en las grabaciones y que tuvo una total acogida que los llevaron a la inmortalidad. Esa tonada la he escuchado en muchos lugares, pero solo aquí en Sancti- Spíritus se hace como es. Claro está los Sobrino vieron formar y crecer esa tonada y la hicieron exacta, luego los Toledo la conservaron y la realizan con adornos, de un estilo precioso como no la hacen en ningún lugar de Cuba, porque por ejemplo en La Habana la hacen lisa, quiero decir sin adornos ni nada, le quitan los contratiempos y los silencios. Eso tienen esas obras que cuando salen de su lugar de origen porque se popularizan las van cambiando, pero sin perder lo esencial.

Cuando surge la Emisora, por allá por los años 30, mi padre había sido lector de escogida. Manuel Guillot Benítez me enseñó una foto de una manifestación tabacalera en la que sale mi papá al frente. A él lo metieron en la política, y dio algunos mítines en representación de Eduardo Suárez Rivas, un político destacado de aquella época que representaba al Partido Liberal.

Con los Sobrino hizo algunas salidas, pero fue eventual, es decir no era de forma fija, como Teofilito o los otros. Donde sí trabajaban juntos era en la Emisora, Los Sobrino no solo lo acompañaban, sino que hacían su repertorio, en ese momento Marcial era un cantante más de la Parranda.

En aquella época la vida de un músico era muy difícil, entonces un hombre que se llamaba Rogelio Ramos hizo una fábrica de jabón y se puso de acuerdo con mi papá y en un camión rastra se fueron por los pueblos promocionando el jabón con unos discos donde estaba grabado mi papá cantándole a los pueblos donde llegaban. Eso lo hizo muy popular, lo conocieron en toda Cuba y el hombre se hizo rico, cuando triunfó la revolución le intervinieron la Fábrica de jabones y se fue. Una de las décimas que cantaban en los pueblos era esta, dedicada a Ciego de Ávila:

Ciego, eres por tus piñales

famoso en el mundo entero

del sector azucarero

prestigio por tus centrales.

Tus inmensos platanales

embellecen tu pradera

es tu zona verdadera

fuente que a Cuba engrandece

y el mejor puesto merece

como zona ganadera.

Mi padre era un hombre romántico y muy enamorado, de las mujeres, de la vida, de las fiestas. Tenía mucha facilidad de palabra. Despidió algunos duelos. Cuando sus padres murieron hizo esta décima:

Llegué a la ciudad dormida

y aquella tranquilidad

de tristeza y soledad

dejó mi alma compungida.

Analizando la vida

en aquel pueblo desierto

mal tal vez o con acierto

de aquel hechizo cautivo

pensaba si el estar vivo

era mejor que estar muerto.

En La Habana mi papá y José Ramón Sánchez “El madrugador” tenían un bando de poetas que iban a las actividades y se enfrentaban. También cantaban juntos en un programa. Yo recuerdo que decían que eran los dos que más lindo cantaban en aquella época.

Yo me voy acercando, porque cuando él estaba aquí, la casa se llenaba de música y fiesta. ¡Hasta Celina y Reutilio venían a sus programas! Empiezo a crecer en ese ambiente festivo. Si había un cumpleaños venían poetas de todos los lugares.

Empecé tocando el güiro y las claves, hasta que también improvisé. En los espectáculos del Santiago, la música campesina tenía un lugar cimero y yo improvisaba en el parque, frente a la Biblioteca Pública, subido en un cajón y mi papá se ponía orondo, decía por el micrófono que yo era su heredero, una pluma del gallo…

En los Santiagos la gente se disputaba los lugares, venían grupos de muchos lugares a competir. Mi papá ganó muchas veces, como repentista y como agrupación, todos los Santiagos los hermanos Sobrino se llevaban el Gran Premio, ellos eran únicos, siempre ganaban. Yo no sé cómo lograban ese empaste de voces, porque ni ensayaban las entradas, se paraban de lejos y aquello era una dicha escucharlos, la verdad que retumbaban y los aplausos no paraban. Eran sencillamente insuperables en su arte. Tenían un don natural prodigioso. Había uno que hacía un falsete por encima del primo y del segundo (Pascual). Armando tenía un primo muy alto y el segundo de Marcelino era un trueno, impactaban.

En aquel tiempo cualquier artista espirituano, que salía de la provincia le pedían que cantara un punto espirituano. Eso era un sello de nuestra región, de nuestra cultura.

Mi papá gorgojeaba cantando. Lo difícil del punto espirituano es la medida musical. Por eso la improvisación se dificulta, porque es fijo. De ahí que no todo el mundo pueda cantar el punto espirituano y los que logran hacerlo se destacan mucho. Los reyes del punto espirituano eran los Sobrino. Ellos cantaban aquello que decía:

Cuando los Sobrinos mueran

Adiós pueblo espirituano

Se acabó el punto cubano

en mi tierra yayabera.

El punto esquinero floreció en aquellos años, porque era muy difícil encontrar a alguien que tocara guitarra. Es el mismo punto espirituano, pero sin acompañamiento musical.

Entré a la Parranda, porque yo trabajaba con Teofilito en la Emisora Radio Tiempo de los hermanos Vázquez, que tenían una emisora en varios lugares locales. Me hice operador de audio y empecé a cantar. Entonces me trajo Lorenzo López Veloso (Padrón) que tenía un programa campesino en la misma emisora, yo empecé a cantarle a los oyentes. Un día cuando el programa iba a empezar él, que era el que abría, no había llegado, entonces yo lo hice y Padrón que venía oyendo el Programa en su carro, me felicitó y me quedé abriendo el programa.

Al poco tiempo Ramón García y Neida Revuelta, se fueron y Horacio Santana fue a buscarme y entonces tenía dos programas y en Radio Jatibonico también. Así me vinculé mucho con el trabajo que hacía la Parranda, pues ellos también estaban en las emisoras.

Algunas de mis décimas, están por ahí grabadas, otras las llevo en la memoria. Una vez fui a una conmemoración nacional, por el 9 de abril, canté esta décima:

Cuando un pueblo se levanta

en pos de su libertad

y ante la barbaridad

de los crímenes se espanta,

el eco de su garganta

retumba como un cañón.

Y del estruendo a la acción

se rompen todos los mitos

en una fusión de grito

pólvora y Revolución.

Hice también algunas décimas de amor:

Un pequeño recorrido

en un auto de alquiler

en el que un viejo chofer

se hacía el desentendido.

Un sendero ensombrecido

del pueblo a varios cordeles

y como testigo fieles

de nuestras ansias y bromas

la cordillera de lomas

y aquellos altos laureles.

Respecto al trabajo de la Parranda, puedo decir que se ha sido muy irrespetuoso con la agrupación, se fue relegando a un plano cerrado. La programaban en los asilos, en la prisión y dejó de presentarse al gran público que la añoraba. Aquí en Sancti Spíritus, con lo que tiene que ver con las tradiciones, todo ha sido flojo en extremo, aun cuando somos un pueblo muy tradicional en la música y la razón no es que a las personas haya dejado de gustarles, sino que el aliciente para mantener las tradiciones es realmente muy bajo, no hay intención por parte de las autoridades de la cultura. Ha sido una cuestión de desconocimiento en muchos casos y en otros, falta de voluntad. Tenemos un rico folclor campesino, en el que la música de las parrandas lleva la supremacía y eso, desgraciadamente no se cultiva, ni se escucha, salvo contadas excepciones, creo que el caso de Marcelo[3] es único. No sé qué ha pasado con nuestra historia musical.


NOTAS

[1] Sus nombres eran Leopoldo Fernández y Aníbal del Mar.

[2] Armando Legón Toledo fue un importante investigador cultural de nuestra provincia, que aportó muchísimo a la historia de la cultura, enfatizando en la música.

[3] Se refiere a Marcelo Lamas, músico espirituano que cultiva la música campesina en niños.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s