Musicalia en Concierto

Por Amanda Espinosa. Estudiante de Musicología. Universidad de las Artes

El concurso Musicalia ha figurado, desde hace 28 años, como uno de los espacios privilegiados de la facultad de Música del Instituto Superior de Arte.

La edición correspondiente al año 2021, debido a la pandemia de la Covid-19, se realizó por medio de las redes sociales y constituyó su principal obstáculo la no presencialidad del curso. El concierto que tuvo lugar el pasado jueves, 2 de diciembre, vino a clausurar las premiaciones y demostraciones de los jóvenes talentos, ganadores en las categorías de interpretación y composición musical. Fueron entregados los reconocimientos de los compositores Claudia Troya, Mario Arteaga, del clarinetista Enmanuel Gutiérrez y el tresero Juan Miguel Sánchez. Asimismo, fue hecha la entrega de la mención especial en la categoría de interpretación en conjunto, a la representante del cuarteto vocal femenino Cuadrigales.

Paula Piñeiro, laureada con mención especial hace solo unos meses en el concurso de composición de la Uneac, fue la primera creadora e intérprete en el escenario. Su ejecución de tres piezas de su obra Memorias de un cimarrón –basada en la novela testimonio Biografía de un cimarrón, de Miguel Barnet-permitió que el público apreciara la obra desde su doble condición de creadora e intérprete. Jirigais, Lamento y Danza ritual reflejaron la coherencia estructural de la joven compositora.

Enmanuel Gutiérrez, estudiante de primer año de la Universidad de las Artes, se destaca muy pronto por su habilidad como clarinetista. Antecediendo su interpretación de Lecuonerías de Paquito de Rivera, explicó el carácter improvisativo de la obra, que señala la destreza del compositor para reelaborar melodías “clásicas” cubanas, como las de Malagueña y Comparsa de Ernesto Lecuona. La interpretación de Enmanuel no desmereció la cálida acogida de su interpretación por el público.

La guitarrista Millet Padrón se sumó al programa del concierto. En su actuación presentó el Capricho XX Obsequio al Maestro, de Mario Castelnuovo-Tedesco y el Preludio de la Cavatina de Alexandre Tansman, ambos compositores contemporáneos, fueron creadores relevantes del siglo XX. La joven guitarrista se ha convertido en una muy popular intérprete, que ha habituado al público del ISA a su técnica limpia y sensible.

Cuento-espécimen, obra premiada en el Musicalia, fue interpretada por el flautista Samdor Ramírez y la guitarrista Daniela Lobaina. Su autor, Jonathan Formell, aplicó en cada uno de los instrumentos varios efectos tímbricos, a tal punto que, en el caso de la flauta, no aparecen espacios para la sonoridad conservadora de este instrumento. Utiliza frullato, pizzicato de lengua, canto con grito, white noise y sonido eólico. En general, el público puede relacionar el resultado tímbrico de ese tratamiento con los sonidos de las aves. Por otro lado, la guitarra cuenta con una afinación microtonal. En su conjunto, Cuento-espécimen es una obra que requiere una preparación específica por sus múltiples variaciones tímbricas y la estrecha vinculación de ambos instrumentos como dúo bien logrado.

Un contraste en toda regla fue la obra siguiente, interpretada por Juan Miguel Sánchez Vidal, estudiante de tres que recreó su versión de Veinte años. Del lenguaje contemporáneo de la música “de concierto”, el público arribó  a la sonoridad mucho más desenfadada de la música popular. La interpretación de la reconocida canción de María Teresa Vera exigió una mayor creatividad del tresero, que simpatizó con el público de tal manera que pidió “palmas” a los espectadores, asumiendo durante su actuación una proyección de espectáculo, mucho más carismática y teatral que la del resto de sus compañeros intérpretes en el concierto.

Ernesto Otaño fue el compositor de las últimas tres piezas del concierto: Jazzerías, Superposión y Jerarquías.  Estas fueron asumidas a dúo con la estudiante de musicología y clarinete Lida Fontallis. En ellas, Ernesto demostró sus habilidades en la flauta, el clarinete y el saxofón, respectivamente.

Con muestras como las anteriormente referidas se puede afirmar que el concurso Musicalia sigue motivando y agrupando al talento joven de la facultad de música de la Universidad de las Artes; tanto es así, que el concierto del jueves, 2 de diciembre, demostró las capacidades de sus protagonistas como compositores e intérpretes comprometidos, en los que sobresale su voluntad de llevar a cabo sus proyectos artísticos. Asimismo, la facultad, en su amplio recorrido por retomar la vida cultural durante el nuevo curso presencial, fomenta la vinculación de sus estudiantes en la producción de conciertos. Vale significar, entonces, la participación en la ingeniería de sonido de los estudiantes Carol Reyes y Javier León, así como la estudiante de musicología Christina Carballo, como redactora. Afortunadamente, los estudiantes premiados no cejan su voluntad de continuar superándose para llenar espacios con la buena música que se propicia en la Universidad.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s