La música como ventaja competitiva de los destinos ciudad de Matanzas y Varadero.

Por Leydet Garlobo González. Musicóloga

El 13 de octubre de 2018 la ciudad de San Carlos y San Severino de Matanzas fue proclamada destino turístico. Con motivo de la declaratoria se desplegaron acciones constructivas y socioculturales acordes con la política de desarrollo local,[1] la cual busca salvaguardar los valores culturales que atesora la urbe y que le merecieron, en el siglo XIX, el distintivo de “Atenas de Cuba”.

Por su parte, Varadero se reconoce como principal polo de sol y playa del país; uno de los más visitados del área del Caribe. El mismo es resultado de un sistema turístico consolidado a lo largo de sucesivas etapas de desarrollo,[2] particularmente a raíz de la crisis de los años 90 -conocida como “período especial”-. Durante la última década, algunos de sus indicadores aumentaron significativamente; por ejemplo: los ingresos, las llegadas de visitantes internacionales y la planta hotelera.[3] No obstante, analistas y dirigentes de los ministerios a cargo, consideran que los arribos de clientes aun no satisfacen las capacidades receptivas de la localidad. [4]  

Favorecer el posicionamiento competitivo del destino Varadero en el mercado mundial, así como el del incipiente Matanzas ciudad, requiere, entre otros aspectos, elevar la calidad de sus productos y servicios, potenciar proyectos de desarrollo local que aporten autenticidad a la oferta, continuar el perfeccionamiento de la Empresa Estatal Socialista y fortalecer los vínculos entre el sector estatal y no estatal.

Asimismo, en las cuestiones que atañen a la relación Cultura-Turismo, los Ministros de Cultura, Turismo y Economía y Planificación cubanos han priorizado tanto el circuito hotelero como el de los espacios públicos. Se ha manifestado el interés por diseñar estrategias para el máximo aprovechamiento de los valores culturales añadidos[5] en la conformación de una oferta al turista que preserve lo mejor y más representativo de la cultura cubana e incremente la rentabilidad de los dos sectores.

En ese sentido, Matanzas cuenta con valores culturales capaces de generar mayores beneficios económicos y socioculturales, si su gestión se inserta de manera eficaz y eficiente; pues, la cultura cubana es uno de los incentivos de viaje reconocidos por el turista.[6] De ahí que se plantee el estudio de los atributos matanceros como elementos clave para la consolidación y el afianzamiento de los destinos ciudad de Matanzas y Varadero. Ese planteamiento se sustenta en dos razones fundamentales:

1º. Dada la proximidad entre Matanzas y Varadero, esta puede atraer, mediante ofertas culturales, a los turistas alojados en los hoteles de la península.

2º. Y, viceversa, puede contribuir al desarrollo del polo en términos de su cultura musical, propiciando ofertas culturales in situ.[7]

Entre los atributos culturales matanceros, posiblemente la música adquiera el más alto grado de participación en la oferta turística, dadas sus cualidades como elemento de la identidad cultural cubana y  factor aglutinante de personas de igual o distinta procedencia cultural.[8] Sobre la base del potencial musical matancero y su incidencia en la infraestructura del polo Varadero, se diseñará un modelo de gestión, con el objetivo de articular ambos destinos. Dicho modelo de gestión así como otros elementos metodológicos se darán a conocer en cuanto sean debidamente aprobados. Entretanto, nos limitaremos a esbozar la descripción de la problemática.

Considerando la relación integral que debería existir entre vida cultural en la ciudad de Matanzas, en especial las relacionadas con la música como valor cultural añadido, y la integración de los músicos matanceros a la oferta de Varadero, en el proceso de exploración preliminar realizado, se ha podido constatar que:

1º. Se precisa considerar la ciudad de Matanzas como destino cultural, lo que se justifica ampliamente con la historia de la ciudad y sus valores patrimoniales en el ámbito de la cultura.

2º. Se precisa perfeccionar el proceso de selección de los músicos que participan laboralmente en las actividades que se presentan y promueven en los hoteles y espacios extrahoteleros de Varadero, pues sus actividades son programadas y desprogramadas a merced de un personal que, según se ha comprobado, en la mayoría de los casos no posee la suficiente preparación para obrar en tal sentido.

Llama la atención también que la oferta musical no se caracteriza por priorizar debidamente el valor artístico, lo cual se evidencia en el hecho de que los músicos de reconocido prestigio obtienen muy poca visibilidad en el contexto (tanto en los espacios culturales de la ciudad de Matanzas como –y sobre todo- en las instalaciones hoteleras y extrahoteleras de Varadero), dada la inexistencia de una política de precios que respalde el valor de sus creaciones; en consecuencia, la gestión no se revierte en beneficios ni para los artistas en particular ni para la comunidad matancera en general.

Estas cuestiones han dado lugar a severas problemáticas que median en el “sistema de trabajo” entre músicos y decisores de la oferta musical para las instituciones culturales y turísticas, tanto de la ciudad de Matanzas como del polo, lo cual evidencia la disfuncionalidad del proceso de puesta en práctica de la música como oferta al turista en los mencionados destinos.

¿Coincide lo antes descrito con la política cultural dictada por el país? ¿Se llegará por ese camino a ejercer un turismo verdaderamente sostenible?

Turismo sostenible implica la mejora continua de los productos y servicios que conforman su oferta. Junto a ello, se encamina a satisfacer las expectativas del cliente que los consume y del personal humano que los brinda, así como a garantizar un impacto social favorable en la comunidad. La música, como parte de ese sistema, puede y debe proyectarse desde iguales perspectivas. Ello requiere una puesta en valor que la revele como ventaja competitiva[9] a partir de sus posibilidades dinamizadoras de la oferta turística. El presente estudio pretende dar un primer paso en esa dirección.


NOTAS

[1] La política de desarrollo local de la ciudad de Matanzas fue abordada en entrevista con Leonel Pérez Orozco, Conservador en dicha ciudad /octubre, 2018.Subir

[2] Las etapas fundamentales del Turismo en Cuba son: 1850-1902/Etapa de la República/Triunfo de la Revolución-1990/crisis de los años 90 en adelante. Consultar en Apuntes. Geografía Turística de Cuba, de Eros Salinas Chávez, Eduardo Salinas Chávez y Maité Echarri Chávez (2008).Subir

[3] Informó el entonces Ministro de Turismo cubano, Manuel Marrero, en Asamblea Nacional (2019).Subir

[4] El Ministro de Economía y Planificación cubano, Alejandro Gil Fernández, informó en la Asamblea Nacional del Poder Popular (2019) que en el año transcurrido arribaron a Cuba alrededor de 4 300 000 visitantes, cifra que no cubre las capacidades receptivas del país (que amplió su infraestructura hotelera en 3918 capacidades). La causa fundamental del incumplimiento de la expectativa fue el Bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos a la Isla. Para el año 2020 se previó un arribo de 4,5 millones de visitantes al país, para un crecimiento del 4,7%., lo cual no pudo lograrse debido a la Covid-19.Subir

[5] Los valores culturales añadidos o agregados son atributos culturales de carácter local que otorgan singularidad a la oferta. El cliente los percibe como valores culturales determinantes en su elección de un destino u otro.Subir

[6] El MINTUR realiza, mensualmente, encuestas a 5000 clientes extranjeros a su salida del país. Al cierre del mes de mayo de 2019, el 42% de los encuestados señalaron la cultura cubana como un incentivo de viaje. Esta información fue ofrecida por el ex Ministro de Turismo cubano, Manuel Marrero, en la Asamblea Nacional (2019).Subir

[7] Desde hace años, los músicos matanceros trabajan en diferentes instalaciones hoteleras y extrahoteleras de Varadero, por lo que se considera que han realizado una labor de impacto en el polo; no obstante, la exploración realizada para la presente investigación demuestra la necesidad de perfeccionar ese intercambio.Subir

[8] Está demostrado científicamente (a través de neuro imágenes) que la música activa en el cerebro el área de la socialización. Cfr: Entrevista a Stefan Koel sch. Prof. de psicología de la música, Freie Universität Berlin Música, emociones y neurociencia Redes no. 105, www. redes. tve.es Subir

[9] Es un concepto dinámico relativo a la competitividad. Hace referencia a la capacidad de los destinos turísticos de utilizar de forma eficiente sus recursos de valor -naturales o construidos-, en una estrategia proyectada a mediano o largo plazo.Subir

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s