Danzón en Movimiento: cuarenta y cinco razones para celebrar*

*Ponencia presentada en el Coloquio Internacional Festival Danzón Habana 2021.

Por Ada Oviedo Taylor. Historiadora del Arte

Para el cubano, el baile es una motivación espiritual, una manera de disfrutar e interactuar socialmente entre los grupos humanos. Es así que en numerosas crónicas desde el siglo XIX, se describe un incremento de las sociedades de recreo, las academias de baile, los salones en residencias particulares y otros sitios destinados a la recreación y esparcimiento los que favorecieron la pasión del cubano por el baile, que perdura hasta nuestros días.

Gestos, pasos, y disímiles variantes coreográficas legitiman los valiosos aportes de cada clase social en el contexto socio-histórico que contribuyó desde el siglo XIX al nacimiento de una cultura propia con rasgos musicales y danzarios distintivos de nuestra cultura nacional.

Cuando el 1 de enero de 1879, Miguel Failde y Pérez (1852-1921) estrena Las alturas de Simpsom en los salones del Liceo de Matanzas, tuvo como motivación principal al bailador.

El nuevo género, ante el reclamo de los bailadores, fue concebido por Failde con una estructura, melodía y ritmo que demandaba de los bailadores movimientos espaciales y corporales más lentos, cadenciosos y sosegados que las agitadas danzas las cuales unidas al caluroso clima resultaban agotadoras.

Casi un siglo después, como fieles continuadores de la tradición por nuestro baile nacional, se organiza en La Habana, en 1976 el primer grupo de danzoneros presidido por José Pérez Prado, génesis de la creación del Movimiento cultural comunitario «Amigos del Danzón», el cual organiza en el centenario del género el “Baile de las 100 parejas” en el parque “René Fraga Moreno” en la provincia de Matanzas donde participaron danzoneros de todo el país, allí es aprobada la propuesta de los maestros José Loyola, flautista, compositor y director de orquesta e Ildefonso Acosta, guitarrista, compositor y Premio nacional de música, organizar el Primer Festival Cubadanzón en Matanzas.

Se constituye entonces la Dirección Nacional del “Movimiento Amigos del Danzón” en Madruga, presidida por Raúl Marrero Sardiñas, con el objetivo de revitalizar y difundir el danzón, como primera expresión musical-bailable de la nación cubana.

El Movimiento cultural comunitario “Amigos del Danzón” cuenta actualmente con 1103 asociados pertenecientes a 132 clubs en todo el país, en los que se organizan peñas mensuales con parejas de bailadores, concursos de baile a nivel municipal, provincial y nacional donde se seleccionan las parejas que van a representarlos en los festivales internacionales Cubadanzón, organizado por el propio Movimiento, el Centro provincial de la música de Matanzas y la Dirección nacional de Casas de Cultura; el Danzón-Habana que auspicia la Uneac, el Encuentro internacional “Miguel Failde in memoriam”, presidido por el joven músico Ethiel Failde, flautista, director de la orquesta Failde, Fiesta de la Cubanía en Bayamo. A estos eventos internacionales se han sumado iniciativas locales como el Santiago-Danzón, Manzanillo-Danzón, Todo Danzón en Holguín, entre otros.

Con la premisa de mantener activa la memoria y tradición del Danzón como expresión danzaria de saló en Cuba han desarrollado un programa con acciones que permiten consolidar la cultura danzonera entre los nuevos miembros de la comunidad; niños y jóvenes, que favorecen la continuidad del género y los vínculos generacionales.

Así la Dirección nacional del Movimiento ha organizado los Clubs juveniles del Danzón agrupados por zonas del país; occidental, central y oriental con la realización de sus respectivos festivales para preservar y revitalizar las particularidades danzarias que nos identifican como nación realzando los valores patrimoniales que se conservan vivos en el proceso evolutivo del género que caracterizan su estilo como baile popular de salón.

El Movimiento cultural comunitario «Amigos del Danzón», además de rescatar el baile, revitalizan otras tradiciones asociadas a la expresión danzaria como la elegancia en el vestir y los tradicionales bailes de blanco, de guinga, de las flores, del abanico, encuentros de mujeres danzoneras, culinarios, artesanales que preservan estas tradiciones, entre otras iniciativas.

Igualmente realizan coloquios donde resaltan la historia del danzón así como la vida y obra de los más importantes creadores danzoneros desde el propio nombre del club dedicado a figuras y hechos relevantes del género.

En su interés por salvaguardar el legado histórico y danzario del danzón organizan talleres y festivales en los que participan niños y jóvenes de la comunidad que preservan los pasos coreográficos aportados por el pueblo que han identificado al danzón a través de la historia y evolución del género lo cual desarrolla desde edades tempranas el gusto por nuestras tradiciones danzarías populares.

Parejas danzoneras han tenido una destacada participación en audiovisuales como “Sencillamente Danzón”, documental de la realizadora Elba Torres, “Diálogo con mi abuela” de la premiada directora Gloria Rolando, “Danzones y razones”, de la joven documentalista Yamilé Alán en colaboración con la Universidad de Florencia, Italia; “Entre un tango y un danzón” de la documentalista argentina Marta Bautís el cual ha sido premiado en prestigiosos eventos internacionales en Grecia y Estados Unidos.

El conocimiento y la experiencia de sus miembros también han sido valorados por investigadores tanto cubanos como extranjeros en la búsqueda de una información precisa y efectiva, así fueron determinante la participación activa y testimonios ofrecidos que contribuyeron a la culminación exitosa de la investigación desarrollada por los musicólogos Robin Moore y Alejandro Madrid publicado en el libro Circulación del Danzón por el Caribe; diálogos entre música y danza. Así como la presencia sistemática en el proyecto de investigación Estudio y preservación del patrimonio musical vivo: rescate y difusión de la orquesta típica o de viento Piquete típico cubano del Centro de investigación y desarrollo de la música cubana.

Es importante resaltar la capacidad creativa y de autogestión de los clubs con numerosas iniciativas que les permiten sufragar las acciones que desarrollan en su incansable labor cultural lo que reporta un ahorro económico a las instituciones fundamentalmente las Casas de cultura a las que están vinculados, como atención y reconocimiento a los miembros destacados, actividades de extensión cultural, organización de concursos y festivales.

El baile de danzón constituye también una acción terapéutica; además del goce corporal y disfrute espiritual, es un estimulante para alejar situaciones y malestares lo cual contribuye a elevar la capacidad creativa y salud mental, de sus miembros, en su mayoría adultos mayores, grupo social al que se le presta especial atención.

El Movimiento cultural comunitario «Amigos del Danzón» tiene una amplia incidencia tanto en sus miembros como en la población de la cual se nutre para elevar no solo el nivel de conocimiento sobre el danzón y sus particularidades danzarías sino que lo hacen extensivo a escenarios que trascienden el entorno local enriqueciendo la resultante artística en presentaciones de carácter nacional e internacional en las que se socializa el género e intercambian con parejas de baile exponentes del danzón en países amigos como México, Colombia, Venezuela, Holanda representados en los diversos eventos que se organizan en Cuba.

Podemos entonces resumir los propósitos que el Movimiento cultural comunitario “Amigos del Danzón” ha consolidado en estos cuarenta y cinco años:

  • Mantener activa la memoria y tradición del danzón al realzar los valores patrimoniales que se conservan vivos en el proceso evolutivo del género que caracterizan su estilo como expresión danzaria de salón en Cuba.
  • Desarrollar la cultura danzonera entre niños y jóvenes de la comunidad que favorezcan su continuidad y los vínculos generacionales.
  • Preservar y revitalizar las particularidades danzarias que han identificado al danzón a través de la historia y evolución del género.
  • Propiciar un ambiente cultural favorable para el disfrute y el conocimiento en la comunidad de nuestro Baile Nacional.
Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s