“Coro de claves, único en Cuba que canta así…” 1961-2012 cincuenta y un años de tradición del Coro de claves y rumbas de Sancti Spíritus (Final)

Por Aida Ilen Torres Cabrera. Musicóloga y profesora de la Universidad de Sancti Spíritus José Martí Pérez

ESPACIOS DE DESEMPEÑO ARTÍSTICO

El principio masivo de la cultura estableció las presentaciones artísticas en escuelas, centros laborales, hospitales u otros entornos comunitarios, siempre sujetas a una programación conformada por las direcciones provinciales de cultura.

La agrupación se presentó en disímiles espacios de la provincia. No obstante, existió un grupo de sitios fijos para sus actuaciones: la Plaza Mayor, el Museo de Historia, la Casa de la Trova y la calle Llano, locaciones representativas de la ciudad, donde también se presentaban los tríos Pensamiento y Miraflores, así como la Parranda Típica Espirituana. La calle Llano, fue el escenario más parecido al de los antiguos claves espirituanos; sin embargo, era el menos frecuente.

Coro de claves en la década del 80 en Calle Llano.

La Feria Nacional de Arte Popular, creada en 1980, fue otro espacio habitual del coro y devino espacio idóneo para la agrupación, dado que allí se muestra lo más autóctono de la cultura popular tradicional cubana. El coro de claves, además, se presentó en la televisión local y nacional, así como en galas y otros espectáculos. Asimismo, participó en eventos nacionales como los Encuentros Nacionales de la Trova.

El otorgamiento de los premios Nacional de Cultura Comunitaria y Memoria Viva (recibidos en el año 2004) son indicadores de que la relación entre los músicos portadores y los reproductores fructificó. La interacción que tipifica este tipo de agrupaciones fue importante en tanto “los practicantes portadores fueron una fuente de primer orden para el desarrollo de los practicantes reproductores, pues además de ejecutores, se convirtieron en transmisores empíricos de la tradición e informantes directos de los nuevos ejecutores.” (Guanche y Suco, 1986)

Rosa L. Rodríguez, por entonces directora del conjunto ‒principal “guardiana y reproductora” de su música en el año 2009‒ con apoyo de las instituciones gubernamentales pertinentes revitalizó los encuentros de coros en el parque de La Caridad. Esta nueva versión del encuentro partió de un proyecto creado y organizado por ella.

El actual performance navideño no es competitivo, pero mantiene el tradicional pasacalle con los coros participantes, los cuales arroyan cantando la rumba Vamos al Parque hasta instalarse en el concurrido lugar . En la actualidad figura como signo de permanencia de esta tradición espirituana.

REPERTORIO Y RESULTANTES MUSICALES DE LA TRADICIÓN

El repertorio del coro de claves espirituano cuenta con ciento cuatro números (Legón sin fecha), pertenecientes en su mayoría a los antiguos coros de claves espirituanos de principios del siglo XX.

Treinta y ocho números conforman el repertorio activo de la agrupación. Esto es resultado de la ausencia de los portadores dentro del coro de claves, así como del manejo de estas personas por parte del Centro Provincial de la Música espirituano, si se tiene en cuenta que “el papel de la política cultural, mediante su identificación, declaración (jerarquización) y protección, es revitalizar esas manifestaciones culturales a partir de sus propios portadores, los cuales deben funcionar como transmisores” (Guanche, 2011).

El repertorio se transmitió de forma oral, aunque directores y cantantes emplearon libretas donde conservaron títulos, autores y tonalidades de las obras. Al repertorio existente se incorporaron otros números del propio Teofilito, así como de Alfredo Varona, inspirados en la nueva realidad de Cuba después de 1959, entre ellos: Rumba de los C.D.R, Homenaje a los cañeros, de Varona. De Teofilito se incluyeron Cuatro siglos y medio y La camisa azul, inspirada en las milicias que participaban en la limpia de bandidos en el Escambray.

El clave espirituano es un formato vocal instrumental conformado por un coro femenino a dos voces: primo (la voz aguda) y segundo (la voz grave), tanto en las partes corales como en la guía. Se acompaña por un conjunto instrumental de son integrado por claves, maracas, bongó con tipología de cuñas, marímbula, dos guitarras y un tres.

El principal cambio que experimentó el formato es la ausencia de voces masculinas, las cuales engrosaban cualquier línea melódica del conjunto vocal. El actual coro realiza el canto en el registro medio con una tendencia a la elevación de las tonalidades, debido a que la agrupación asimiló la técnica vocal propia del canto coral profesional, como consecuencia de la incorporación de músicos con formación académica.

Como rasgos de permanencia en este conjunto revitalizado se encuentran: los géneros representativos del repertorio del coro, así como los textos de los mismos, aun cuando son aspectos de los más susceptibles a la variación, y la mayor parte de las características melódicas, armónicas y rítmicas. La estabilidad morfológica de las partes vocales (guía y coro), distintivas  de los géneros, así como la introducción instrumental también figuran como tal. Por otra parte, el conjunto instrumental mantiene sus funciones, aunque se acentuó la función de bajo, comportamiento asimilado de tríos y agrupaciones de música popular profesional, resultado de la presencia de músicos provenientes de estas agrupaciones.

La clave espirituana es un género vocal instrumental, en función del lucimiento vocal, estético y musical de las agrupaciones en la competencia navideña. Consta de una introducción instrumental y dos partes vocales-instrumentales: una coral y la otra de carácter solista, llamadas coro y guía, respectivamente.

Los cambios musicales generados en la clave espirituana se centran en los planos tímbricos, melódicos y de factura. En lo armónico se aprecia un enriquecimiento en el uso de distintos acordes, así como tendencia a subir los tonos por la presencia de voces exclusivamente femeninas dentro de la actual agrupación.

En la clave permanecen aspectos armónicos, estructurales y tímbricos. Asimismo, se conservan las características tradicionales de la introducción instrumental. Del mismo modo se mantienen los patrones de los instrumentos de percusión, así como las funciones del tres. Desde su revitalización, se canta en espacios asignados a la agrupación por la política cultural cubana, principal modificación del género, que antes de 1959 era el canto por excelencia de las disputas navideñas.

La rumba espirituana es un género vocal instrumental perteneciente a las manifestaciones soneras cubanas. Este género presenta elementos morfológicos, rítmicos, y tímbricos que caracterizan al son, la rumba y las congas habaneras, rasgos permanentes en la interpretación del coro de claves espirituano. Los cambios musicales son similares a los de las claves, aunque en menor cuantía.

Las rumbas presentan las mismas partes que la claves con iguales principios en su tratamiento, aunque poseen un desarrollo musical y morfológico diferente. En los pasacalles ambas partes, coro y guía, alternan entre sí; principio de los llamados sones primigenios cubanos, sin improvisación o variación del texto, salvo en El Sarito, de Rafael Gómez.

Con la revitalización del coro en 1961, la rumba perdió las funciones sociales originarias del género, debido al cambio de espacio que generó la política cultural. La aceleración del tempo en las ejecuciones actuales es la modificación más significativa. La velocidad con la cual se cantaban tradicionalmente era más lenta, debido a la presencia de las voces de músicos portadores, quienes alguna vez habían arrollado con estos pasacalles.

PARA CONCLUIR

La revitalización del coro de claves espirituano es el resultado de la política cultural cubana y de la presencia de numerosos cantantes e instrumentistas portadores de la tradición, residentes en los barrios espirituanos. Estos últimos interactuaron con los nuevos gestores y músicos que se vincularon a la agrupación como resultado de la institucionalización. Ese vínculo materializó el actual conjunto.

El coro de clave actual es una agrupación profesional reproductora, en cuyo desempeño artístico permanecen elementos tradicionales relacionados con la ejecución musical del repertorio característico de los claves espirituanos. La interacción  entre los músicos resguardó la información referente a la interpretación musical del repertorio.

La variación de rasgos originales y la asimilación de otros se deben a la interacción entre lo institucional y la tradición. Los nuevos espacios, resultado de programación y dirección artísticas generaron modificaciones tímbricas y técnico-musicales.

El coro de claves y rumbas espirituano es una agrupación reconocida por su singularidad y calidad interpretativas. La salvaguarda de su tradición es un mérito triple: de la agrupación, la política cultural‒en ocasiones aplicada con errores que atentaron contra la trascendencia y la calidad artística del grupo‒ y del pueblo espirituano que se identifica con él.


Referencias

CIDMUC. (1986). Informe: Trabajo de campo. Provincias Villa Clara y Sancti Spíritus. Universidad de las Artes.La Habana.

CIDMUC. (197). Instrumentos de la música folclórica y popular de Cuba. Atlas. Editorial Ciencias Sociales, La Habana.

Guanche, J. y Suco, I. (1986). “El arte popular y tradicional”, en Revista Revolución y Cultura.5 (5).2-9.

Guanche, J. (2011). El patrimonio cultural vivo y otros temas de antropología. Adagio, La Habana.

Legón, A. (sin fecha). Biografía del coro de claves. Fondo factográfico No. 1045. Museo Nacional de la música, La Habana.

León, A. (1974). Del canto y el tiempo. Pueblo y Educación, La Habana.

Marrero Pérez de Urría, G. (2012). Presencia espirituana en la fonografía musical cubana volumen I. Luminaria, Sancti Spíritus.

Mejuto, M y Guanche J. (2007) La cultura popular tradicional en Cuba. Conceptos y términos básicos (Compilación). Adagio, La Habana.

Muro, S., Soler, C. y Damas V. (Sin fecha) Historia del tradicional coro de claves de Sancti Spíritus, único en el país. Fondo # 618. Fondos del Movimiento de Activistas por la Historia. Expediente # 334. Legajo # 8. Archivo Provincial de Historia, Sancti Spíritus.

Rodríguez Esplugas, L. (2011). “Lo que la canción esconde”, en Revista Clave 1-2-3. 60-69.

Rodríguez López, M. (1999) Coros de clave. Cuba en Diccionario de la música española e Hispanoamericana, v. IV. SGAE, España.

Rodríguez Valle, J.E.  (Julio-octubre, 2019). Estudio musical referente a la interrelación de los pueblos Lagos de Moreno y Sancti Spíritus. Pedagogía y Sociedad, 22(55), 4-28. Recuperado de http://revistas.uniss.edu.cu/index.php/pedagogia-y-sociedad/article/view/92

Valdivia García, A.L (Sin fecha). Apuntes para un estudio crítico sobre el surgimiento de los coros de clave en Sancti Spíritus, Fondo # 618. Fondos Raros y Valiosos. Biblioteca Provincial “Rubén Martínez Villena”,Sancti Spíritus.

Entrevistas

Leoncia Marín, realizada por Victoria Eli y Analesse Brizuela, 1986.

Armando Zamora Naranjo, realizada por el autor, 2013.

Rosa Lidia Rodríguez Bello, realizada por el autor en 2013.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s