Manguaré, 50 aniversario

Por Ada Oviedo Taylor. Historiadora de Arte

Para Cuba y parte del mundo, al conocido instrumento de percusión precolombino de la cuenca del Amazonas conocido como manguaré, se le añade hace cincuenta años el significado de agrupación emblemática de la música cubana y latinoamericana.

Desde su fundación el 1 de abril de 1972, es reconocida por la calidad de su quehacer, que le permite consolidarse en estas primeras cinco décadas de vida como genuino exponente del cancionero cubano y latinoamericano, al asumir géneros de la música folclórica, especialmente suramericana, música tradicional cubana y canción de contenido social. Destaca, igualmente, la agrupación como iniciadora del Movimiento de la Nueva Trova.

En este breve recuento no podemos olvidar a sus fundadores, el tresero y primer director Francisco «Pancho» Amat; Víctor Alfonso García, tumbador, ya desaparecido físicamente; Jorge «Fumanchú» Campos, flautista; las excelentes voces de Santiago García y Lázaro Miguel Rodríguez, quienes aún se mantienen en la agrupación; Orlando Ramos, bongosero; y Andrés Pedroso Chávez, contrabajista, director y destacado compositor que arriba este año a sus ocho décadas de vida, y a quien Manguaré debe parte considerable de su repertorio, con títulos tan gustados como: En casa del licenciado, Testamento de un sonero, Para volver, Tonada y filin para un caminante, Junto a mi fusil, mi son. Estos últimos temas fueron reconocidos con el Gran Premio del Concurso de Composición e Interpretación “Adolfo Guzmán” en las ediciones de 1980 y 1981, respectivamente. De este certamen emergió otra de las obras clásicas del repertorio de Manguaré: Mujer si la distancia es esa huella, del compositor Rodolfo de la Fuente, defendida por la agrupación en 1979.

A los títulos ya consagrados y que forman parte de la antología de la música cubana, se suman temas actuales que mantienen su estilo renovador característico, sustentado en la investigación y el estudio de nuestras más legítimas raíces.

Agrupación Manguaré. Foto tomada de Ecured.

Entre los rasgos que distinguen a Manguaré, podemos citar el tratamiento de la temática social en su más amplio concepto, reflejado en la mayoría de sus canciones; la referencia a vivencias que parten del amor en todas sus manifestaciones, la dignidad y el espíritu solidario. Del mismo modo, la revitalización de sones tradicionales con conceptos armónicos y tímbricos novedosos, el tratamiento armónico de las voces y una combinación rítmica que provoca en el público un alto grado de entusiasmo en un estilo sonero muy particular, son rasgos que han caracterizado sus presentaciones en numerosos escenarios internacionales de países tan diversos como Noruega, Holanda, Colombia, Bélgica, México, Jamaica, Angola, Grecia, Martinica, Francia, entre otros.

Cuando de Manguaré se habla, no puede obviarse la calidad humana, la modestia y sencillez de sus integrantes, quienes han merecido el cariño del pueblo para el que han trabajado. Por eso, continuarán enriqueciendo y dignificando los valores de la música popular cubana.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s