Relatorías Simposio CUBADISCO 2022 (tercera jornada)

Por Amanda Espinosa Ramos (primera sección), Sady Karina Rubio Fuentes (segunda sección). Estudiantes de Musicología.

I Sección

En la mañana del jueves 19 de mayo se retomaron las jornadas del Simposio Internacional Cubadisco 2022, que invitó a especialistas que demostraron la intencionalidad del certamen de expandirse a la indagación de espacios diferentes a la producción discográfica habanera. Ciego de Ávila, Sancti Spíritus, Cienfuegos y Matanzas fueron las provincias representadas en la sesión matutina

La primera conferencia “Esta música americana, nuestra también”, estuvo a cargo de Guille Vilar. El tema tratado se relacionó con el modo en que el rock anglosajón ha formado parte del universo sonoro cubano. El conferencista explicó su experiencia como parte del movimiento urbano que se formó en torno al rock anglosajón durante la segunda mitad de la década del 60.

En ese entorno, la radio y la televisión fueron los medios por los cuales el rock anglosajón cobró visibilidad. Como género, tuvo como representantes manifestaciones auténticas que influyeron en la posterior manipulación del mercado musical foráneo. También señaló como en Cuba la música popular ha estado siempre tan arraigada que ninguna influencia extranjera pudo desplazar ese apego que siente el cubano por su cultura.

Desde Sancti Spíritus, la investigadora Dianelys Hernández Oliva presentó su ponencia “Las TIC en la formación musical”, con la cual expuso los resultados del trabajo que ha realizado como parte de su tesis doctoral. Al comenzar, expresó la importancia de desarrollar la educación musical en el contexto actual, acorde a las nuevas herramientas de las que puede valerse un profesor. En ese sentido, la ponente demostró cómo las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones proporcionan vías eficaces para mejorar el proceso enseñanza-aprendizaje del perfil de contrabajo en el nivel elemental. Entre las propuestas realizadas está la aplicación para dispositivos android Digita Música, que consta de ejercicios para entrenar a los alumnos en las primeras posiciones del diapasón del contrabajo.

Por otro lado, la comunicación entre alumnos y profesores en situaciones de distanciamiento, puede ser apoyada mediante un sitio web que funcione como almacén de información útil para ambos, a través de videos, imágenes, partituras, música, ejercicios, entre otras herramientas que faciliten el estudio individual.

Asimismo, Dianelys Hernández presentó la aplicación Programa CB, que contiene orientaciones para los profesores que se inician como educadores de contrabajo en el nivel elemental. Para concluir, realizó una invitación a los profesores a utilizar las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones, que integran la realidad de nuestro tiempo.

“La producción musical de la Orquesta Aragón: eje esencial para la gestión cultural”, este fue el tema abordado por Alegna Jacomino. Se refirió a la importancia de esta agrupación como parte del patrimonio cultural cubano y cómo ha sabido establecerse y mantener su trabajo, revalorizando su modo de producción musical para seguir las nuevas plataformas de mercado.

Una de sus actividades en ese sentido fue que, durante los años cincuenta, cuando aun era una agrupación joven, tuvo como estrategia la compra de sus propios discos para distribuirlos en todos los establecimientos en los que se reproducía su música.

Esfuerzos propios los llevaron a la CMQ, donde triunfaron con mucha popularidad en el programa de televisión El show del mediodía de la CMQ-TV. Llevando el análisis hasta la actualidad, , según Jacomino, el motivo por el cual esta emblemática agrupación ha triunfado ha sido el impacto de la gestión cultural de sus producciones discográficas, que se han atemperado a los nuevos tiempos y las exigencias tecnológicas y de mercado.

“La síntesis musical en la creación de Síntesis desde su discografía (1976-2010)”, la sesión de la mañana continuó con la joven invitada Arianni Oquendo, que expuso esta mirada alrededor del grupo Síntesis. Innovador, cosmopolita, novedoso, rock cubano, fueron los calificativos con que la prensa ha descrito la música de Síntesis. La ponente señaló, además, que a través de su desarrollo, la agrupación ha sumado múltiples influencias musicales: el rock sinfónico, progresivo, psicodélico, el jazz, la música afrocubana y el movimiento de la nueva trova, esto último apreciable en la selección de textos.

Para el estudio de Síntesis en el periodo de tiempo establecido, la ponente dividió su análisis en tres etapas (1976-1987, 1987-2001, 2001-2010), de las que escogió un disco en cada caso. En busca de una nueva flor (1976), Ancestros I (1987) y Habana a flor de piel (2002) ejemplificaron cómo la agrupación ha experimentado con diferentes sonoridades hasta conformar un estilo propio y fundamentalmente cubano.

“La producción discográfica de Manolito Simonet y su Trabuco”, fue resaltada por Madelín Torres a partir de esta ponencia con la cual presentó la figura del productor musical por su impronta en el producto discográfico y, especialmente, el caso de Manolito Simonet permite observar un entorno multifuncional debido a que el artista se desempeña como intérprete, compositor, arreglista y productor musical.

La ponente hizo referencia a la colaboración con otros artistas y productores como Germán Velazco, Emilio Vega y Miguel Ángel de Armas (Pan con salsa), hecho que ha enriquecido el resultado artístico del Trabuco. El análisis señaló como las improvisaciones instrumentales del piano, la trompeta y la flauta son muy características del grupo musical que se ha destacado también por versionar temas cubanos antológicos de artistas como Ignacio Piñeiro, César (Pupy) Pedroso, Juan Formell, entre otros. Del mismo modo ha asumido versiones de temas internacionales famosos, fusionados con géneros de la música popular cubana. La ponencia finalizó con la visualización del video clip del muy conocido tema Porque en La Habana hay una pila´e loco.

“Prácticas educativas para una participación social y consumo de la música en centros formativos de la ciudad de Sancti Spíritus”, el panel llevado a cabo por la musicóloga Aida Torres y la investigadora Dianelys Hernández, fue el espacio donde se expuso el quehacer de dos proyectos que se realizan en los centros de estudio de la Escuela Elemental de Arte Ernesto Lecuona y la Universidad José Martí, ambos de la provincia espirituana.

Dianelys explicó la importancia de las prácticas educativas con el objetivo de crear juicios de valor para el consumo de la música y destacó la relación de los artistas con sus receptores, en función de transmitir el arte y educar al público de las comunidades. Estas tareas se fomentan a partir de los conciertos que se realizan mensualmente en la biblioteca provincial Rubén Martínez Villena, espacio que forma a los estudiantes como artistas y constituye una práctica estudiantil en cuanto precisa un mejor desempeño profesional y una interacción directa con el público. Aunque la provincia prácticamente no tiene ninguna representación en el ámbito de la música de concierto, como apuntó Aida Torres, la orquesta constituye un espacio fundamental que propicia una experiencia enriquecedora.

Por otro lado, la Universidad José Martí, fomenta el desarrollo del movimiento de artistas aficionados a través de la programación, por parte de la sección de extensión universitaria, de varias actividades artísticas. Este proyecto, se apoya en la guía de instructores de arte que manejan, especialmente, repertorio de música popular y tradicional cubanas. Uno de los rasgos más importantes, de cuantos señaló Aida Torres, es la realización de actividades en comunidades de toda la provincia, incluso, se accede a zonas rurales. Según refirió, el intercambio con el público ha transformado la vida cultural de estos lugares, incentivando la participación social y la elevación del nivel cultural.

“¿Existen fronteras para la creación? Análisis de la presencia musical matancera en la industria discográfica cubana (2012-2022)”, fue este el título de la ponencia presentada por Leydet Garlobo, a fin de mostrar la relevancia de los artistas matanceros en el evento Cubadisco.

Primeramente señaló que las fronteras son subjetivas cuando se trata de creación musical y cómo el Cubadisco constituye el medidor más indicado para evaluar la producción discográfica cubana. En ese sentido, expuso que 47 fonogramas nominados han sido realizados por músicos matanceros, de los cuales 11 proyectos continúan radicando en la provincia. Asimismo, expresó que la empresa matancera Rafael Somavilla atiende a un total de 345 unidades artísticas, por lo cual concluye que la posibilidad de contar con un estudio de grabación profesional en la provincia pudiera ser un incentivo para el desarrollo del probado talento de sus artistas.

“El arte del fonograma. descubriendo problemáticas en torno a la relación de discos en Ciego de Ávila”, la musicóloga avileña Miraima García puso de relieve la situación de la producción discográfica en esa provincia. En primer lugar, García mencionó los principales fonogramas de las más representativas agrupaciones avileñas. Tras su análisis, la musicóloga determinó que entre las problemáticas que rondan el universo discográfico de la provincia se encuentran la proliferación de estudios independientes, pobremente equipados y con personal no experimentado, y el poco dominio de los artistas sobre las fórmulas para producir un fonograma profesional.

Como alternativas señaló la formación de estudios independientes que, aunque emplean equipos artesanales y carecen de los softwares y bancos de sonido competentes, desde los primeros años del siglo XXI, han avanzado en el proceso de profesionalización. Entre estos estudios independientes avileños destacan Fate Music Studio y Laberinto Record.

“La presencia de la AHS en el Cubadisco a partir de las Becas de Creación”, este fue el último espacio de reflexión de la jornada matutina y fue ocupado por el panel presentado por Yentsy Rangel y Leannelis Cárdenas. Según informaron, desde el año 2013, las becas musicales de la Asociación de Hermanos Saíz, Conmutaciones (para la música de concierto) e Ignacio Villa (para la música popular), cuentan dentro de su galardón con la oportunidad de grabar un disco con el sello discográfico Colibrí y EGREM, respectivamente.

Las panelistas expresaron la importancia que ha tenido la juventud, como actor que trasciende los límites preconcebidos, en tanto su accionar ha sido sumamente enriquecedor dentro del ámbito Cubadisco, entre otros aciertos, por la representación de algunos de los ganadores de las becas de la AHS, tanto en calidad de nominados como ganadores. Tal es el caso del fonograma Despertar, de Adrián Estévez, que este año fue ganador del Cubadisco en la categoría ópera prima.

II Sección

Para culminar la tercera jornada del Simposio Internacional Cubadisco 2022, el maestro Ulises Hernández llevó a cabo el taller “Interioridades de la producción musical en un fonograma. retos y desafíos del productor musical”. Partiendo de su experiencia como productor de música, vinculado sobre todo a la de concierto, Hernández planteó que existen dos puntos fundamentales cuando se quiere realizar un fonograma: la curaduría o conceptualización y el presupuesto. Seguidamente, detalló los conceptos que sostuvieron producciones fonográficas como Danzas para piano de Ignacio Cervantes, Dansoneo, Renovación Musical, Heitor Villa-Lobos: Cinco conciertos para piano y orquesta, Banda sonora del film La edad de la peseta, Serenata Cubana, Capricho Cubano y Mozart en La Habana.

El también pianista, compositor y pedagogo comentó que casi siempre la curaduría de sus producciones está acompañada por una investigación. Más adelante aclaró que esto es una necesidad del fonograma con interés patrimonial, que hace registro histórico y, a veces, de carácter único. También expuso que asume sus fonogramas como conciertos en vivo, en tanto piensa en estructura y dramaturgia.

Por otro lado, Hernández abordó la necesidad de defender un buen presupuesto para hacer una producción fonográfica, independientemente del formato o distribución que este fuese a tener. Explicó, a su vez que, particularmente, realiza trabajo de mesa con el ingeniero de sonido, pues prefiere tener contacto con los músicos antes de la grabación para definir o discutir cuestiones musicales específicas.

El artista hizo un llamado de alerta sobre la presión que está ejerciendo la desaparición de los equipos reproductores de fonogramas en formato físico; y a modo conclusivo de su exposición debatió en torno a dos preguntas: ¿Somos dueños de la nube? ¿Cuánto tiempo podremos conservar nuestros trabajos en estas plataformas? Finalmente, propuso hacer coincidir todos los formatos posibles, y estar abiertos a más y mejores maneras de conservar y distribuir la producción fonográfica.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s