César “Pupy” Pedroso, alma que seguirá sonando

Por Msc. Laura Vilar. Directora Cidmuc

Cesar Pedroso Fernández, conocido, en toda Cuba y más allá como “Pupy”, después de luchar incansablemente por la vida, inició su viaje hacia el Olimpo, allí donde descansan los grandes hombres.

César «Pupy» Pedroso

Compositor, escritor, arreglista, pianista y director de orquesta, nació en el habanero barrio de La Timba, bebiendo así de unos de los afluentes más raigales del pueblo cubano. Siempre cercano a su gente, a su pueblo, a su Cuba querida, Pupy con la modestia y la sencillez que lo caracterizaban conquistó a públicos de varios continentes, a partir de una carrera vinculada a la música popular bailable y marcando la diferencia con su tumbao en el piano.

Su herencia familiar en la música, abuelo y padre, propiciaron que le corriese por las venas ritmos identitarios de profunda cubanía, esto sumado a las clases recibidas en el conservatorio Amadeo Roldán, el encuentro con los Maestros Cheo Marquetti, Abelardo Barroso, Rafael Ortiz, Félix Reina, la orquesta de Arcaño y sus Maravillas, Bola de Nieve, Juan Formell, y las celebraciones que año tras año se realizaban en su casa víspera de San Lázaro, le aportaron el conocimiento y las sonoridades devenidas de sus ancestros.

Fue autor de temas como Seis semanas, Ya tu campana no suena, Cuatro años de ausencia, El negro está cocinando, El yerbero, Temba, tumba y timba, Mamita pórtate bien o La voluminosa, las que prestigiaron el imaginario popular de varias generaciones de cubanos.

Frases como: Que no me toquen la puerta, que el negro está cocinando, que está adobando la carne y la yuca se está ablandando…son frases que se repiten porque traducen y responden al ingenio popular y perdurarán en tanto representan una creación musical única e irrepetible.

La trascendencia de Pupy en la historia musical de Cuba es innegable. Durante 32 años marcó toda una época inolvidable como pianista, arreglista y compositor de la orquesta Los Van Van, y ya con casi 20 años de labor con su orquesta Pupy y los que Son Son, su trabajo devino en escuela para las nuevas generaciones de músicos.

Fue merecedor del Premio Nacional de Música 2013, reconocimiento que valida a la música popular bailable en Cuba, el cual le fue entregado por Juan Formell, su amigo y hermano.

Músicos, bailadores, y pueblo están de luto, se fue uno de los horcones de la música popular cubana, del Son cubano, del alma de la patria. ¡Qué cosas tiene la vida! Descanse en paz Maestro, Tranquilo Mota, su Obra ya está sembrada y germinará.

Cuando el pueblo, mayormente capitalino, se reúna en la Sala Avellaneda del Teatro Nacional para ofrecerle su último tributo, en cada alma cubana seguirá sonando ese tumbao inigualable con el que demostró porqué, al igual que él, en cualquier circunstancia, los que Son, Son.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s