Simposio del Fórum Internacional de Música en La Habana Cubadisco-Primera Línea

Por  Yamilka Cabrera Pozo

Cómo cada año, la industria de la música cubana convocó a todos los melómanos de dentro y fuera del país a disfrutar del programa de la Feria Internacional Cubadisco, que tuvo como primicia visibilizar y premiar las producciones musicales más actuales de nuestros artistas. Esta vez, hermanado con Primera Línea, evento que desde hace dos años promete impulsar el trabajo de los músicos locales hacia nuevos mercados y así, ampliar la mirada internacional de nuestra música. Nació de esta manera el Fórum Internacional de Música en La Habana Cubadisco-Primera Línea, auspiciado por el Instituto Cubano de la Música.

Por supuesto, la naturaleza de este abarcador evento dio pie forzado a debates de diversas índoles, por lo cual el Simposio, organizado por el Centro de Investigación y Desarrollo de la Música Cubana (Cidmuc), se convirtió en parte ineludible de su programa de actividades. Espacio que se dedicó a cuestiones inmediatas relacionadas con la música y los músicos cubanos, nutriendo a todos los presentes de las estrategias y proyectos más novedosos implementados en la distribución de la música en contextos nacionales e internacionales.

En la cita no pudieron faltar los merecidos homenajes a los centenarios de maestros como Argeliers León, Alfredo Diez Nieto y Harold Gramatges, quienes desde perspectivas y entornos musicales diferentes realizaron importantes aportes a la música cubana. Desde esta mirada fue recordado el maestro Argeliers, a través de las palabras de su discípula la musicóloga María Elena Vinueza, como uno de los promotores del registro sonoro, mediante la grabación in situ, de las expresiones más raigales de la cultura musical cubana.

Imprescindible fue rememorar la figura de Ignacio Piñeiro en el 130 aniversario de su natalicio, para lo cual se conformó un acertado panel compuesto por la musicóloga Yianela Pérez, el músico e investigador español Santiago Auserón y el maestro del tres Pancho Amat. Homenaje realizado desde diferentes puntos de vista, nos acercó a la creación musical de Piñeiro tomando como punto de partida el son, género esencial en su desarrollo como músico.

El papel de la musicología cubana en el Simposio fue crucial, demostrando su importancia para el desarrollo de la música cubana. Diversos fueron los entornos desde los cuales pudimos apreciar su labor, siempre en función de aportar herramientas y conocimientos relevantes para el perfeccionamiento de la industria musical.

No sólo su presencia en la directiva de las instituciones, empresas y centros rectores de la música en Cuba legitima esta importancia, sino también el empeño constante de reinventarse y mantenerse actualizada respecto al acontecer cultural del país.

Tal es el caso de la presentación de productos como el blog digital Del canto y el tiempo por la musicóloga Amaya Carricaburu, espacio creado por el Cidmuc para reflexionar y compartir criterios sobre música cubana; y el libro El jazz en español. Derivas hispanoamericanas por la musicóloga Carmen Souto, texto compilado por Julian Ruesga y publicado por el Fondo Editorial Casa de las Américas.

También fue notable en este aspecto la ponencia de la musicóloga y directora del Cidmuc Laura Vilar, sobre la digitalización de los archivos sonoros como alternativa de la producción fonográfica cubana. Además, la presencia de las jóvenes musicólogas Leannelis Cárdenas y Yamilka Cabrera junto al director de la Agencia Cubana de Rap Rubén Marín, ofreció al público presente una actualización respecto al fenómeno de la música urbana en el país.

Por otro lado, fue valioso contar con la presencia de especialistas foráneos activos en el trabajo de comercialización digital de la música como la argentina Laura Tesoreiro, gerente para América Latina del agregador de contenido digital The Orchad; el chileno Sebastián Milos, director del mayor portal de distribución digital de la música chilena Portal Disc; y el español Jordi Puy Campas, codirector de Sound Dimplomacy.

Indudablemente años atrás la democratización del arte musical a través de su comercialización y consumo desde las nuevas vías de distribución digital, parecía prácticamente una utopía para nuestro país. En el contexto actual ya constituye un hecho inherente a la circulación de la música en Cuba y que, por tanto, solicita la modernización de nuestra industria musical.

De ahí la factibilidad de las ponencias de estos especialistas, que además de contribuir a la formulación de una actualización coherente y funcional de los modelos de comercialización de la música en Cuba, demostraron el notorio interés que tienen estas grandes empresas por los productos musicales cubanos, evidencia de su fuerte demanda en las plataformas digitales internacionales.

En correspondencia con estas formulaciones y con la familiarización de la industria musical cubana con estos nuevos espacios de comercialización, fueron invitados para exponer sus opiniones y experiencias los representantes de las casas y productoras discográficas del país, así como directores de algunas de las empresas de la música, instituciones encargadas de la gestión y distribución de los productos musicales cubanos.

Si bien quedó claro en las comunicaciones que este proceso de modernización es paulatino y que requiere cada vez más recursos costosos para el país, permitió concluir que no es posible seguir dando paso a la conformidad, palpable en estos entornos. El panorama internacional de la industria musical asevera cada año el atraso que padecemos, por ello se deben aunar fuerzas para, de una vez y por todas, inducir el salto agigantado que necesita la comercialización de nuestros productos.

Sin dudas, el Simposio se asegura otro año más como un espacio vital para visibilizar las problemáticas inherentes al desarrollo de la industria musical en Cuba. Necesario también para destacar productos que quedan solapados por las producciones de mayor popularidad como la agrupación tradicional La Rondalla, dirigido por el músico e investigador Marcos Prawl y el grupo de rap Negrons de la Agencia Cubana de Rap, ambas de innegable valor para nuestro país.

A través de un breve audiovisual La Rondalla “interpretó un repertorio para algunos pasado de moda y no comercial y efectivamente no responde a los estándares actuales que impone el mercado, pero tiene un alto valor cultural por su factura interpretativa y el repertorio que denota una importante herencia y presencia en la historia de la música cubana”, según palabras de Laura Vilar en la apertura del Simposio.

La agrupación Negrons, quien dio cierre al evento posee un estilo musical diferente cuya sonoridad actual y muy cubana hizo mover los pies de quienes estuvieron allí y disfrutaron ese momento. Ambas agrupaciones de jóvenes creadores mostró la vitalidad y el talento que Cuba posee y seguirá siendo para el mundo “La Isla de la música”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s