Entreclaves…La obra pianística de Cecilia Arizti a través de las manos de Lisa María Blanco.

Por Estela Adriana Pérez Alfonso. Pianista

Los salones, las tertulias, la delicadeza de las damas con sus abanicos, los amores de juventud, los bailes, las risas, la nostalgia… rodean el disco Cecilia Arizti: obras para piano (Producciones Colibrí, 2019). Mientras me adentro en sus notas y en su música veo el siglo XIX y toda su elegancia.

Veo el mundo de una de las más importantes compositoras y pianistas de su época: Cecilia Arizti Sobrino; mujer culta y talentosa que se ganó un lugar privilegiado entre los compositores de ese siglo, enriqueciendo la literatura pianística cubana de una manera notable. El piano cubano le agradece sus obras, que engrandecen el repertorio de toda una época y traspasan las barreras del tiempo, llegando hasta nuestro siglo para el disfrute y deleite de todo aquel que las escuche.

Refiriéndose a su obra expresó el abogado, periodista y militar Manuel Sanguily:

“(…) mujer de poderosa fantasía… Hay composiciones de Cecilia que son delicadísimas y tiernas, casi empapadas de lágrimas, otras exhalan una melancolía infinita…”[1]

A la temprana edad de 8 años Cecilia compuso sus primeras obras para piano, iniciándose así en el mundo de la composición; más adelante uniría su trabajo como intérprete al de la creación, trazando una línea compositiva enfocada en este instrumento. Su obra como compositora no fue tan extenso como el de algunos de los coterráneos que la antecedieron: Manuel Saumell, Ignacio Cervantes y Nicolás Ruiz Espadero –su maestro. Sin embargo, las 25 obras que comprende su catálogo fueron suficientes para procurarle un lugar en el vasto mundo de la composición. Su producción abarca obras para piano solo, 2 obras para el formato de música de cámara, 2 libros de ejercicios y un manual sobre técnica pianística que escribió para sus estudiantes, ya en su faceta como educadora.

Cecilia Arizti: obras para piano, es posiblemente la única producción discográfica cubana que hasta el momento realizara un rescate de casi toda su obra escrita para este instrumento. Disfrutaremos entonces de un material discográfico de lujo, a cargo de la joven y talentosa pianista Lisa María Blanco Muiño; que en este –su primer fonograma en solitario con el que ganó el premio Cubadisco en la categoría de solista concertante en 2019– nos regala una detallada y exquisita interpretación de la obra de Cecilia Arizti. Es imperdible la experiencia de escuchar este trabajo donde disfrutaremos de aproximadamente 54 minutos de música escrita desde el corazón, con las más profundas y delicadas emociones.

El disco cuenta con 14 piezas entre las cuales se encuentran Scherzo Op.17 (a mi padre Fernando Arizti), Mazurka Op.7, Vals lento Op.8 (a Hubert de Blanck), Nocturno Op.13, Danza, Barcarola Op.6 (a Pablo Desvernine), Balada fúnebre, Reverie Op.16 (a Adolfo Quesada), Vals Brillante Op.18 (a Madame Victoria P. de Garrich), Romance Op.15, Scherzo Op.10, Allegretto Scherzando, Andante religioso e Impromptu Op.12 (a Nicolás Ruiz Espadero). Los títulos hablan por sí solos, dejándonos ver la inclinación que tuvo la autora hacia las microformas pianísticas del siglo XIX europeo. Y es que precisamente la formación de Cecilia como pianista fue completamente clásica.

El estilo compositivo de Arizti es totalmente europeo, aunque nunca dejan de asomarse rasgos de cubanidad en su música, como sucede en la obra Danza, en la que estos rasgos se hacen más notorios al utilizar sincopas en la mano izquierda, además de emplear recursos melódicos y rítmicos similares a los utilizados por Cervantes.

Esta obra mantiene la misma estructura de la danza –ternaria– donde se alternan dos temas principales –en este caso el primero en modo menor y el segundo en modo mayor en su segunda parte. Es una danza con un estilo refinado, de salón, que nunca pierde la jocosidad y la picardía, evidenciada en la parte central. Este mismo ambiente jocoso, de salón, de tertulias, con giros melódicos descendentes que simulan carcajadas, lo encontramos en la primera parte de la obra Scherzo Op.17; que continúa con un segundo tema muy lírico, cantabile y sutil, en donde se aprecia la influencia de Chopin.

La música de Cecilia Arizti tiene una gran influencia de este compositor y en su catálogo podemos encontrar casi todos los géneros que él abordó. Sin embargo esta influencia no está dada solamente en las formas y los géneros; sino también en sus melodías, ritmos y armonías. En Scherzo Op.17, Vals lento Op.8, Nocturno Op.13, Balada fúnebre, Vals brillante Op.18, Romance Op.15, Scherzo Op.10, notamos esa melodía nostálgica, cantabile, que lleva consigo una especie de lamento y melancolía; tan característica en la música de Chopin. En la Barcarolla Op.6, el diseño del acompañamiento que emplea, nos hace recordar el movimiento natural de las barcas sobre el agua, elemento distintivo de este género. En las obras más extensas suele incluir un Coral en la parte central, apareciendo el mismo en esta obra, en la Balada fúnebre y en el Scherzo Op.10.

Por otro lado, en Mazurca Op.7 está presente Robert Schumann y de éste capta absolutamente todo. Facturas, armonías, melodías, cambios de tonalidad y diferentes motivos temáticos. Es muy interesante cómo Arizti logra plasmar la dualidad de caracteres que existe en Schumann; la doble personalidad musical que se hace evidente en sus obras, representada por el eufórico y apasionado Florestan, y el melancólico y soñador Eusebius. Al mismo tiempo la compositora absorbe ese carácter de fanfarria tan representativo en obras como Papillons Op.2 o Carnaval Op.9.

Sin dudas, Cecilia Arizti dominó los géneros europeos a la perfección. Pianísticamente su escritura es cómoda -que no significa fácil, porque técnicamente algunas obras son complejas al nivel de Chopin, Schumann, Mendelsohnn, Brahams. Pero cuando hablo de comodidad me refiero a que es una partitura bien escrita, lo que denota el gran conocimiento que Cecilia tuvo del instrumento y su probado talento como pianista.

La interpretación de Lisa María Blanco en este disco es magistral. Cuando vemos las partituras podemos constatar cuán exhaustivo, inteligente y bien pensado trabajo realizó. No conformándose con la belleza del tema propuesto en cada pieza, supo sacar provecho a cada nota y motivo, yendo más allá, escudriñando hasta el último detalle y sacando absolutamente todo a la luz. Entonces aparecen las melodías ocultas, los contracantos, las armonías. Explota todos los recursos de la partitura al máximo, ofreciéndonos un trabajo minucioso donde nos muestra su visión personalizada y ahora sellada en este disco, dedicado a la pianística de Arizti.

La obra de Cecilia, al mostrar la influencia de tantos compositores requiere de un intérprete dotado del conocimiento necesario para abordarla. Lisa posee un gran dominio de los diferentes estilos y géneros; y en sus interpretaciones, demuestra de manera fehaciente su saber, descubriendo a cada compositor del cual la autora tuvo referencias.

Tiene Lisa María la capacidad de hacer sonar sencillo lo complejo, de hacerlo disfrutable, y en eso radica la maestría de un buen interprete. Las piezas se suceden como un vuelo, ligeras, elegantes, donde pareciera que ambas manos dialogaran entre sí, en una entrega en la que se funden la sutileza y el acabado certero de cada una de las obras.

La espontaneidad y las inflexiones en las que se apoya para dar su discurso melódico, son muy evidentes. La agógica sugerente y creativa, siguiendo la línea propuesta por la autora, nos muestra una Lisa sincera e imaginativa. Su interpretación caracterizada por el buen gusto y sensibilidad realza completamente la obra de Cecilia, confiriéndole el valor que merece.

Finalmente considero que se impone la necesidad de que este repertorio tenga más difusión y llegue pronto a oídos ávidos de consumir buena música cubana, sobre todo si es fruto de la creación y el talento femenino. Unidas entonces Cecilia Arizti, compositora y Lisa María Blanco, intérprete, solo nos queda deleitarnos con este regalo discográfico producido por el también pianista y destacado maestro Ulises Hernández; quien con sus sabios consejos y sugerencias contribuyó a enriquecer la calidad y el acabado de esta propuesta.


NOTAS

[1] https://worldwidecubanmusic.com/2016/07/13/in-memoriam-cecilia-arizti/

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s