Cuba adorada, mi amor por ti.

Por: Guille Vilar

Foto tomada de Internet

En estos días de fervoroso jubileo patrio, valga recrear nuestros oídos en el álbum Con olor a manigua, proyecto discográfico del Sello Colibrí que se alzara con un Premio Especial en el prestigioso evento Cubadisco del 2015. Realizado por el avezado productor Rolando Montes de Oca, aquí encontramos un conjunto de quince piezas, algunas de las cuales se cantaron en los campamentos mambises antes del fragor de los combates. Tal es el caso de El proscripto, única canción a la que nuestro José Martí le pone texto a petición del músico irlandés Benito O´Hallorans durante una visita del Apóstol a la tabaquería de Ivor City, Tampa en 1891. Esta exclusiva versión aparece aquí grabada por Digna Guerra, la directora del Coro Nacional de Cuba, junto al trovador Eduardo Sosa.

Otro de estos verdaderos temas patrimoniales recopilados por Montes de Oca es Yo tengo una patria de José Pepe Sánchez, pieza que no pudo ser escuchada durante los tiempos de la gesta independentista porque se compone en las primeras décadas de la Republica. No obstante, la interpretación que hacen de la misma Kiki Corona con Cesar Echavarría, resume desde una perspectiva de impresionante belleza, la sencillez para expresar un profundo amor por Cuba.

Obviamente, en este sentido disco no podía faltar una emblemática canción que incluso, fue compuesta 17 años antes que ese cubano a quien llamamos el Padre de la Patria, diera el primer grito de libertad como inicio de nuestras guerras por la independencia de España. Por supuesto, se trata de La bayamesa de Carlos Manuel de Céspedes, José Fornaris y Francisco Castillo, esta vez a cargo del coro Exaudi. Sobre esta pieza, el autor de las notas al disco, el siempre recordado poeta y crítico Guillermo Rodríguez Rivera, nos cuenta en el lenguaje locuaz que lo singulariza, las anécdotas en torno a esta obra precursora de la trova cubana.

Según Rivera, la génesis de esta hermosa canción es una cotidiana historia de amor protagonizada por el músico bayamés Francisco Castillo y su esposa Luz Vázquez. Ambos se encontraban separados y es cuando Francisco acude a su amigo, el abogado Carlos Manuel de Céspedes para que este lo ayudara a resolver la difícil situación que estaba atravesando. A su vez, Céspedes se acerca a otro amigo común, el poeta José Fornaris y entre ambos proponen hacer una canción que será cantada en una serenata bajo la ventana de Luz. Céspedes, activo promotor de semejante iniciativa, le pide a Fornaris que escriba los versos para la melodía que previamente había compuesto Castillo. Al darse por terminada la composición de esta significativa canción, se habla con el tenor Carlos Pérez quien, en el amanecer del 21 de marzo de 1851, se la dedica a la atribulada esposa, para de este modo ponerles fin a los conflictos de la pareja.

Sin embargo, la canción ha trascendido en la historia debido al aliento poético que le permite evocar simultáneamente tanto el amor a la amada como a la patria. Para Rivera, la presencia del verso “recordando las horas pasadas”, otorgan la dualidad de rememorar momentos de pasión y de cariño entre los enamorados, a la vez que recuerda el futuro gesto de amor a Bayamo, ciudad que prefirió ser devorada por las llamas antes que volver a caer en manos españolas. “Esa debió ser La bayamesa que se cantaba en la manigua, en las batallas de la guerra grande o en las de la invasión a occidente, cuando el fuego de Bayamo y la memoria de Céspedes y Figueredo flotaban sobre el campamento de los insurrectos”, asevera el autor de las notas a este imprescindible disco para la cultura cubana.

 

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s