Principios para una Modelo de Gestión de la Música en la oferta turística cubana

Por Leydet Garlobo González. Musicóloga

La música en condición de producto cultural adquiere un carácter transdisciplinario, por lo que su análisis debe combinar enfoques analíticos de diversas ciencias sociales. En ese aspecto, ha resultado de gran interés, de Gregorio Prieto, Albert, Introducción a la gestión estratégica (2003), ya que contiene presupuestos orientadores para nuestra concepción. Básicamente, se emplearán principios teóricos de la musicología, la estética, la sociología y la economía. Se enfatizará en las cuestiones relativas a la identidad en la música cubana, especialmente en la importancia de la música matancera en el proceso de consolidación de la identidad nacional y otros rasgos inherentes a la historia musical local (San Marfil, 2007; Oliver, 2019).

Será preciso explorar a fondo la historia del turismo en Cuba (Salina Chávez y Echarri Chávez, 2008), sus períodos de desarrollo, características, logros y retos. Esto permitirá analizar su funcionamiento de modo sistémico. Se estudiarán las peculiaridades de los destinos turísticos cubanos, según las variables:  formas de propiedad y gestión, tipo de modalidad que venden, mercados y segmentos con que operan, régimen económico, misión y visión de sus instalaciones, entre otras (Ayala Castro, 2002; Barreto, 2007; Abreu, 2009; Prieto, 2011). De forma independiente se estudiarán los retos del producto turístico cubano y su interacción con la economía de la cultura.

Una obra consultada que ofrece información relevante sobre el tema es Yúdice, George El recurso de la cultura. Usos de la cultura en la era global, (2006). Esta presenta un análisis detallado de los modos que utilizan los países capitalistas desarrollados, especialmente los Estados Unidos de América, para incorporar todos los ámbitos de la cultura a favor de la auto-regeneración del sistema. Si bien los principios que se analizan y critican no corresponden a los de nuestro país, resulta un referente fundamental por los aspectos teóricos que expone.

Para abordar la integración de la música en la oferta turística cubana se valorarán tres segmentos diferenciados: el turismo profesional musical, con implicación del sector educativo y la industria; el turismo cultural musical, con intérpretes y audiencias; y el turismo de ocio cultural musical, centrado en la experiencia musical in situ (APMCV, 2019).

Finalmente, se diseñará un modelo de gestión dirigido a incrementar las posibilidades dinamizadoras de la música sobre la oferta turística, con la inclusión de la sostenibilidad como indicador de desempeño. Entre los presupuestos teóricos relacionados con la sostenibilidad se propone integrar las buenas prácticas al modelo de gestión, por su comprobada efectividad en el ámbito del turismo cultural, la ecología y otros. Para ello se considerará a la música esa necesidad identificada que es capaz de generar un grupo de acciones para optimizar sus resultados, en correspondencia con la definición para servicios de ocio planteada por la Fundación Iberoamericana, la cual expone que:

Una buena práctica es una acción o conjunto de acciones que, fruto de la identificación de una necesidad, se proyecta de forma sistemática, eficaz, eficiente, sostenible y flexible. Es aprobada y realizada por los miembros de una organización, con el apoyo de sus órganos de dirección, y, además de satisfacer las necesidades y expectativas de los clientes, supone una mejora evidente en los estándares del servicio, siempre de acuerdo a los criterios éticos y técnicos, y alineada con la misión y visión. La buena práctica debe estar documentada para facilitar la mejora de sus procesos y servir de referente a otros.

A continuación se esclarece el contenido de la cita anterior:

Acción o conjunto de acciones: se refiere a uno o varios hechos que pueden ser de una misma naturaleza, aunque no necesariamente.

Fruto de la identificación de una necesidad: la buena práctica será producto de la evolución de una condición con expectativa de mejora, que haya sido identificada por los clientes, los trabajadores, o como resultado de investigaciones relevantes realizadas en el sector.

Es un sistema eficaz, eficiente, flexible y sostenible: se desarrolla de forma continua, con control de su eficacia y eficiencia. Para ello, debe contar con una estructura económica, organizativa y técnica que haga posible su sistematicidad y flexibilidad. Debe adaptarse a las necesidades de los clientes y a los cambios en el contexto. Se deberán revisar periódicamente las evidencias recogidas como prueba de su impacto.

Está aprobada y realizada por los miembros de una organización, con el apoyo de sus órganos de dirección: incluye no sólo a los expertos externos sino además, y fundamentalmente, a los agentes internos. La dirección debe liderar estos procesos, impulsarlos y respaldaros permanentemente desde el ejemplo y la implicación.

Supone una mejora evidente de los estándares de servicios, alineadas con la misión y visión: es más que lo que obligadamente ha de cubrir un servicio por las especificaciones legales o reglamentarias existentes; ha de ser un avance significativo en este sentido. Debe ser coherente y consecuente con la misión y visión de la organización en la que se aplica.

Debe estar documentada para facilitar la mejora de sus procesos y servir de referente a otros: su aplicación debe ser contemplada en la base documental de la instalación, de modo que pueda aplicarse a cualquier organización que pretenda realizarla, adaptándola a su situación. Debe recoger las fases experimentadas, señalando los recursos utilizados, las actuaciones realizadas, así como los contratiempos y dificultades surgidos durante el proceso de implementación.

El impacto social de las buenas prácticas como centro del modelo de gestión será evaluado mediante áreas de acción que facilitarán el monitoreo sistemático de los resultados. Para ello es vital ejercer un dominio pleno de la base documental legal vigente. El investigador deberá accionar respaldado en todo momento por los preceptos que norman la política cultural del país en relación al objeto de estudio. Esa documentación es esencial para contrastar la correspondencia -o la falta de esta- entre lo normado en teoría y su aplicación práctica, y si fuera necesario proponer cambios en el sistema reglamentado, en sintonía con las necesidades apremiantes del país.

Seguidamente, se exponen las áreas que hasta el momento han sido identificadas y sus correspondientes acciones:

Área de acción 1. Valor artístico de la oferta musical

Acciones que corresponden: identificar el talento musical local que merece una mayor visibilidad en la oferta al turista, en correspondencia con la política cultural; establecer una política de precios –como parte de la estrategia comercial, acorde al valor de las creaciones musicales y hacerla cumplir ante las entidades empleadoras, con el respaldo de la documentación legal vigente; velar por que estén dadas las condiciones básicas para el desempeño de la oferta musical al turista en las locaciones seleccionadas a tales efectos; organizar cursos de superación para operadores de audio, teniendo en cuenta la incidencia de este personal en el resultado artístico musical de la oferta al turista.

Área de acción 2. Rentabilidad de la oferta musical

Acciones que corresponden: incrementar los eventos y actividades musicales sistemáticas de carácter local como incentivos de viaje para el turista; utilizar la Agencia Cultural Paradiso como motor impulsor de la promoción y comercialización de los principales eventos y actividades musicales de presentación sistemática; utilizar las instalaciones hoteleras y hostales privados como plataformas para la promoción de los eventos y actividades musicales de carácter sistemático, mediante sus páginas web y en la acción directa con los clientes; hacer cumplir los mecanismos de funcionamiento internos de las empresas de representación artística para respetar los plazos establecidos para el pago por concepto de servicios artísticos prestados.

Área de acción 3. Impacto de la oferta musical en la comunidad

Acciones que corresponden: lograr una mayor promoción y difusión de los valores musicales locales ante el público nacional y extranjero; lograr una mayor contribución a la rentabilidad de las instalaciones culturales de la comunidad; generar mayores fuentes de empleo para el talento musical local de vanguardia; generar eventos musicales de alto valor que contribuyan al incremento del turismo profesional, y con ello estimulen el intercambio entre estudiantes y profesionales de música; acercar al público nacional y extranjero a actividades musicales locales de carácter comunitario; mejorar las condiciones físico-ambientales de los lugares que se identifiquen como potencial para el desarrollo del turismo.

Esperamos que la presente investigación pueda dar solución a un problema de la práctica vinculado al orden económico y cultural del país. Desde el punto de vista teórico, se brindará una nueva herramienta metodológica fundamentada en la interrelación dialéctica entre los campos teórico y práctico. En tal sentido, se describirá, a través de un modelo creado al efecto, el sistema de puesta en práctica de la música en la oferta turística en los destinos ciudad de Matanzas y Varadero y se realizará la puesta en valor de la música como ventaja competitiva del ámbito turístico.

El modelo de gestión estratégica estará encaminado a satisfacer necesidades socio-culturales y económicas identificadas en la ciudad de Matanzas y Varadero. Su aplicación se proyectará desde el sistema institucional vigente. Por tanto, esperamos que las instituciones e instalaciones vinculadas al objeto de estudio puedan incrementar su rentabilidad a partir de su accionar conjunto, y así repercutir en el aumento del nivel de empleo para los músicos locales y en el establecimiento de una política de precios acorde al valor de sus propuestas artísticas.

Con ello, esperamos que pueda lograrse un salto cualitativo en la apreciación de los valores culturales locales por el turismo nacional y extranjero. Se prevé que las acciones orientadas a ese fin sean ejecutadas por los propios agentes responsables de la gestión cultural y turística de ambos territorios, con lo cual se garantizaría la viabilidad y la factibilidad de los resultados de esta investigación.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s